lunes, 13 de noviembre de 2017

El barco de las burbujas (Parte I)





2017 pasará a la historia de los muelles herculinos en materia de cruceros por presentar los mejores números de siempre en cuanto a captación de este tipo de tráficos y no sólo destacará por cantidad sino que también lo hará por calidad; a lo largo del año entre las innumerables escalas dignas de destacar se han producido los estrenos de algunos de los buques más novedosos del sector, nombres tan importantes como los Seven Seas Explorer o Silver Muse por citar sólo algunos de los que han visitado la rada herculina por primera vez. El pasado jueves tuvo lugar el noveno y en principio último estreno del curso crucerístico y también a mi modo de ver y pese a la importancia de los buques anteriormente citados, el más relevante de todos. Y lo es porque su concepción sobre todo a nivel de ingeniería supone un punto de inflexión respecto a lo hasta ahora establecido y porque no cabe duda de que habrá un antes y un después de este navío en la industria del crucero. El futuro ya ha llegado señores, y el jueves atracó por unas horas en A Coruña. Su nombre: AidaPrima.


El estreno del AidaPrima del pasado jueves puede considerarse sin lugar a dudas como una de las escalas más importantes de este año.


Los shispotters locales y aficionados navales en general andábamos medio revolucionados desde hacía semanas, justo desde el momento en el que se anunció que el AidaPrima, posiblemente el buque de cruceros más revolucionario y radical del momento, cambiaba su escala programada en un principio en la ciudad de Ferrol por A Coruña por motivos que hasta la fecha me resultan desconocidos. La visita a aguas de Marineda no sólo era importante por lo anteriomente expuesto en el párrafo anterior sino por el hecho de que se trataba de la primera escala al uso de la nave en un puerto español; a principios del pasado año había realizado una en Cádiz en su camino desde el astillero donde fue construído a Europa, pero había sido de carácter técnico, simplemente para dejar material en las instalaciones que Navantia posee en la localidad andaluza. Así que, escala inaugural en puerto y primera dársena española donde recala ¿se puede pedir más?. Lo cierto es que podríamos haber pedido que la meteorología hubiese estado a la altura del acontecimiento pero esto es Galicia y estamos a mediados de noviembre así que... resignación. La llegada del AidaPrima minutos antes de las nueve de la mañana procedente de Southampton tuvo lugar bajo una fina lluvia que en parte entorpeció la labor afotadora pero que no pudo evitar las caras de estupefacción de los presentes en las inmediaciones del muelle mientras el navío retrocedía lentamente para situarse en su punto de atraque en el muelle de trasatlánticos. Y es que es tal su impacto visual que resulta inevitable retirar el ojo de la cámara para comprobar que la realidad se corresponde con la imagen que nos devuelve el visor. No hay palabras para describir lo que es ver este buque en directo; el equivalente sería ver uno de esos raros concept-cars de formas imposibles que de vez en cuando muestran las marcas automóvilisticas en los salones para sacar pecho rodando en mitad de Alfonso Molina ante la mirada atónita del resto de conductores. Finalizada la maniobra y ya con el insólito navío firmemente asegurado a los norays del muelle sus 3.000 pasajeros, alemanes en su mayoría por ser éste el mercado para el que opera la compañía Aida Cruises, comenzaron a bajar a tierra para disfrutar de la estupenda (modo ironía ON) mañana.


La lluvia empañó (y nunca mejor dicho) el estreno del flamante AidaPrima en A Coruña.
(Foto: Manuel Candal)


Dos semanas es la duración del crucero que se están pegando los tres millares de cruceristas que viajan estos días a bordo del AidaPrima. El buque partió el pasado 4 de noviembre del puerto de Hamburgo, su base de operaciones hasta la fecha, en una singladura que tiene previsto hacer escalas en Zeebrugge (el puerto de la ciudad belga de Brujas), Southampton, A Coruña, Lisboa, Funchal, Sta. Cruz de Tenerife, Puerto del Rosario y Arrecife antes de poner fin a la travesía en Las Palmas el próximo día 18. Una vez finalizada la singladura el AidaPrima establecerá su base invernal en las Islas Canarias ofreciendo cruceros de una semana de duración con embarques desde Tenerife o Las Palmas para a mediados de abril dirigirse al Mediterráneo, donde llevará a cabo su temporada estival. Los precios de la travesía que trajo al AidaPrima a nuestra ciudad partían desde los 1.199 euros pedidos por un camarote interior.




Unas pinceladas ahora de acerca del nuevo prodigio flotante de Aida Cruises: Construído en los astilleros Mitsubishi Heavy Industries de la ciudad japonesa de Nagasaki y puesto en servicio en mayo de 2016 tras una de las construcciones más problemáticas de las últimas décadas como posteriormente explicaré, el AidaPrima es un revolucionaro buque de cruceros de 124.700 toneladas de registro bruto que tiene unas medidas de 299´9 metros de eslora (le faltan exactamente 5 centímetros para los 300 metros exactos), 37´6 metros de manga y un calado de 8 metros. El buque posee 17 cubiertas numeradas de la 1 a la 18 (falta la 13 por aquello de la superstición) de las cuales 15 están dedicadas en exclusiva al pasaje. En gran parte de ellas se distribuyen los 1.643 camarotes que dan al AidaPrima una capacidad de 3.286 pasajeros en acomodación normal. Del total de alojamientos 1.133, o lo que es lo mismo el 69 % presentan la tan demandada terraza privada. La tripulación la componen 900 personas. Pese a ser un buque destinado al mercado alemán el AidaPrima navega bajo pabellón italiano, con Génova como puerto de registro inscrito en su popa. La razón, como ya habréis leído en alguna que otra entrada del blog, es que Aida Cruises pese a ser marca propia pertenece a la naviera transalpina Costa Cruceros, marcas ambas englobadas dentro del gigante crucerístico Carnival.
 

Camarotes con terraza allá donde dirijamos la vista; en concreto los de popa son mayoritariamente suites. Otra peculiaridad del AidaPrima la podemos ver en la parte de abajo del extremo derecho de la foto y es que el buque, pese a ser más alemán que el chucrut, está abanderado en Italia.


Hablar de todas las novedades que presenta el AidaPrima en el apartado técnico daría para una tesis aunque trataré de resumirlas: ante ustedes el primer buque de la industria crucerística equipado con una propulsión dual: esta joya de la ingeniería naval presenta la habitual propulsión diésel-eléctrica común a otras naves de cruceros pero uno de sus 4 motores Caterpillar (la unidad 2) puede funcionar también con gas natural licuado, un combustible mucho más limpio y que la nave utiliza cuando está atracada en puerto. En este sentido el AidaPrima es un pionero y supone un primer paso dentro de esta industria antes de la inminente revolución que está a punto de llegar en la que los buques se moverán exclusivamente con este combustible; la veda se abrirá ya el próximo año y será precisamente con un buque de Aida Cruises. Otro aspecto destacable para que el AidaPrima sea considerado el buque de cruceros más ecológico del momento es su sistema integral de filtrado de emisiones, inédito hasta la fecha en un barco de sus características, y que permite reducir entre un 90 y un 99 % la emisión a la atmósfera de óxidos de nitrógeno, óxidos de azufre y hollín.


AidaPrima: el barco verde (aunque les parezca blanco).


Para su propulsión el AidaPrima incorpora en su popa dos pods azimutales firmados por ABB. Se trata de unos pods de última generación, los llamados Azipods XO, que presentan un diseño más compacto, un mantenimiento menor y que permiten entre otras ventajas poder reparar sus rodamientos internos sin necesidad de llevar el barco a dique seco, con el consiguiente ahorro económico al no tener la necesidad de cesar sus operaciones. Pero al margen de todas estas importantes novedades el AidaPrima presenta dos peculiaridades en su diseño que por su importancia en el conjunto final merecen que le dedique un poco más de tiempo para explicarlas.


Diagrama de una de las dos unidades azipod XO que monta el AidaPrima.
(Fuente: ABB)


Sin lugar a dudas el principal rasgo externo del AidaPrima es su inusual proa recta; podría parecer una novedad, y en cierta manera lo es, pero la realidad es que se trata de retomar una idea que ya usaban los buques de pasaje de finales del siglo XIX y principios del XX, donde el ejemplo más conocido lo encontraríamos en el malogrado Titanic. Hasta la fecha lo habitual era una proa lanzada que presentaba en la parte baja (la que va sumergida) una protuberancia de diversas formas y tamaños llamada bulbo. La función del bulbo basicamente es la de desviar el agua y reducir la altura de la ola de proa, reduciendo así la resistencia al avance y a su vez el consumo de carburante. A más velocidad, mayor es la efectividad del bulbo. Pero durante los estudios previos a la proyección del buque realizados en el Centro de investigación de construcción naval de Hamburgo (HSV en sus iniciales en alemán) los ingenieros de Aida desarrollaron este radical nuevo (o viejo) concepto. Partieron de dos premisas: por un lado que la efectividad de la proa lanzada y el bulbo se reducía drasticamente al disminuir la velocidad del buque y por otro estaba el hecho de que el AidaPrima está pensado para realizar recorridos muy cortos entre ciudades europeas. De esta manera tas diversas pruebas se comprobó que una proa recta y sin bulbo conseguiría unos mayores beneficios en el consumo de carburante; de hecho los estudios realizados indican que por sí sola la proa del AidaPrima supone un ahorro de combustible del 10%. Acostúmbrense a esta forma tan peculiar porque la proa recta ha venido para quedarse y un gran porcentaje de los buques de cruceros proyectados a partir de este año contarán con esta característica. Así los nuevos buques de Costa Cruceros, MSC, P&O o Celebrity Cruises por citar sólo a algunos tendrán esta especial característica.



Arriba: La proa recta que retoma la tendencia de los "liners" de principios de siglo XX es sin lugar a dudas el aspecto más definitorio del nuevo AidaPrima.
Abajo: Esta carácterística no será algo puntual sino que su uso se extenderá en los buques de cruceros de nueva generación como por ejemplo los de la futura World Class de la naviera MSC.

(Foto abajo: MSC Cruises)


Si una de las principales novedades de diseño del AidaPrima es tan visible que constituye su principal seña de identidad, la que voy a describir a continuación va oculta pero es tanto o más efectiva que su singular proa. Se trata del MALS (iniciales de Mitsubishi Air Lubrication System), un sistema patentado por el propio astillero japonés donde fue construída la nave y que consiste en inyectar burbujas de aire bajo el casco del buque mientras navega con el objeto de reducir la fricción del barco con el agua en su avance. En los estudios durante la aplicación del sistema en modelos de prueba se calculó que la implantación del MALS supondría como mínimo un ahorro de combustible del 7%. En conjunto todas las medidas implementadas en el AidaPrima con el objeto de reducir (proa recta, MALS, etc...) consiguen ahorrar un 20% de energía si lo comparamos con el buque anteriormente construído por Aida Cruises, el AidaStella, pese a que el Prima es un 75% mayor en volumen. ¿Es o no es un portento de la ingeniería?.


Si nos ponemos en "modo sardina" y viéramos navegar al AidaPrima sobre nuestras cabezas podríamos apreciar perfectamente el funcionamiento del MALS, que crea una especie de "alfombra de aire" bajo la nave que reduce la fricción del agua con el casco, reduciendo de esta manera el consumo de carburante.
(Fuente: Aida Cruises)


Interiormente el AidaPrima no alcanza ese punto tan revolucionario como desde el punto de vista ingenieril peroésto no significa que la nave pase desapercibida en esta faceta. Al contrario. A bordo de la nueva joya de la compañía alemana encontramos 15 cubiertas dedicadas en exclusiva al disfrute del pasajero y en la que no faltan instalaciones clásicas ya en esta naviera como el Theatrium, una estancia a medio camino entre un atrio clásico y un teatro situado en el centro de la cubierta 6 y que ocupa tres pisos de alto. El Theatrium es ya toda una seña de identidad de la naviera germana, una instalación vista por primera vez en el AidaDiva, el navío que abrió la prolífica Sphinx-Klasse serie predecesora de nuestro protagonista de hoy. Más desconocida que el Theatrium es la presencia en la cubierta 18, la más alta del AidaPrima, de una pequeña área denominada FKK Deck; son las iniciales de "Frei Koerper Kultur" y que en castellano se traduce como "cultura nudista", un espacio apartado dedicado en exclusiva para aquellos que quieran practicar el naturismo, una corriente que cuenta con muchos adeptos en el país germano. Todos los bquues de Aida Cruises cuentan con una zona de este tipo y por supuesto el AidaPrima no iba a ser menos.


Os hacéis una idea de como es la cubierta nudista del AidaPrima, ¿verdad?.


Pero además de los "clásicos Aida" nuestro protagonista de hoy presenta numerosas novedades de las que a continuación citaré algunas de las más destacadas. El AidaPrima es el primer buque de la naviera germana que cuenta con los cada vez más en boga toboganes acuáticos. En este caso al conjunto se le denomina Aida Racer y son dos toboganes cuyo inicio se sitúa a popa de la cubierta 17 y finaliza en la piscina situada en la cubierta 15. Entremedias curvas y más curvas, incluído un tramo acristalado que transcurre suspendido sobre los costados del barco para que los osados que se atrevan con esta instalación experimenten el vértigo más extremo. Otra novedad la encontramos a popa y en los costados de la cubierta 15 adonde llegaremos subiéndonos en alguno de los 4 acensores panorámicos de la nave. Allí se ubican los skywalks, dos impresionantes miradores situados a 45 metros de altura sobre el nivel del mar y que ofrecen unas extraordinarias vistas de todo lo que nos rodea. También es digno de mención el Aida Beach Club; situado a proa de la cubierta 15 este espacio tipo chillout de dos pisos de alto está cubierto con una cúpula que presenta una membrana permeable al UV transparente que permite relajarse en alguna de las tumbonas rodeadas de palmeras independientemente de la climatología exterior. La cúpula también sirve para proyectar sobre ella variados espectáculos de láser.



Arriba: Las flechas azules indican la ubicación de uno de los skywalks, los miradores del AidaPrima, situados a una altura de 45 metros sobre el nivel del mar.
Abajo: Saliendo de la estructura de la chimenea se aprecia claramente una sección de los toboganes acuáticos (flechas rojas) que forman el Aida Racer. Dicha sección es acristalada y cuelga sobre el costado de la nave.



La oferta gastronómica del AidaPrima es enorme y como es norma en la compañía no existe un restaurante principal ni turnos asignados. Aquí reina la informalidad y el pasajero puede elegir libremente la opción gastronómica en función de lo que le apetezca en el momento. La diferencia principal entre el AidaPrima y los demás buques de Aida es que aquí hay una mayor cantidad de restaurantes especializados. En total podemos escoger entre 13 restaurantes distribuidos a lo largo (y alto) de toda la nave. De ellos muchos siguen siendo, como es tradición en la naviera, de tipo buffet: entre éstos encontramos el Markt Restaurant y el Bella Donna (ambos a popa de la cubierta 6) o el Fuego Restaurant (en la cubierta 14). La oferta de restaurantes a la carta aumenta considerablemente: Ristorante Casa Nova (cubierta 6) especializado en cocina mediterránea, Frenck Kiss Die Brasserie (centro de la cubierta 7), de comida francesa o el Sharfe Ecke (cubierta 6), donde mandan las especialidades alemanas por citar sólo unos cuantos ejemplos. Los pasajeros pueden optar también por recibir clases de cocina interactivas en el Kochstudio (cubierta 7) y saborear sus propias elaboraciones. Además de los restaurantes el AidaPrima cuenta con un total de 18 bares, desde los ya habituales en la naviera como el Tapas & Bar, a los que funcionan como clubes nocturnos (D6 Diskothek y Nachtclub Nightfly). Entre la amplia oferta caben destacar dos: por un lado el Spray Bar (a proa de la cubierta 6), de dos pisos y que está operado por la firma Moet & Chandon, y por otro el Patio Bar (a proa de la cubierta 16) y que ofrece unas espectaculares vistas similares a las que pueden ver la tripulación desde el puente de mando de la nave.


En el interior del Ristorante Casa Nova.
(Fuente: mhi.com)


En lo que se refiere a los alojamientos existen 14 categorias distintas de camarotes repartidas en 9 cubiertas. Los tamaños parten desde los 13 metros cuadrados de las modestas "innen kabinen" (camarotes interiores) situadas en las cubiertas 4 y 5, hasta las dos impresionantes Deluxe Suites situadas a proa de la cubierta 15, justo sobre las alas del puente de mando. Estos alojamientos cuentan con una superficie de 40 metros cuadrados más los 12 metros cuadrados de terraza y tienen capacidad para 4 personas. Cuentan además con una serie de "comodidades adicionales" como una selección de champagnes y chocolates  además de una cena de bienvenida en uno de los restaurantes del barco. Además de las dos Deluxe el AidaPrima cuenta con otras 30 suites en diversas ubicaciones. Mención aparte merecen los 62 camarotes Lanai; situados en la cubierta 8 presentan una terraza de invierno y acceso directo a la Cubierta Lanai, que se extiende por ambos costados del buque y tiene dos pequeñas piscinas infinitas por cada banda.



Arriba: Una de las 32 suites con las que cuenta el AidaPrima.
Abajo: En la cubierta Lanai, que se extiende por parte de las cubiertas 7 y 8, hay cuatro pequeñas piscinas infinitas (flechas moradas), dos por cada banda.

(Foto arriba: Aida Cruises)


De momento lo dejamos aquí. En la siguiente entrada os seguiré desvelando más secretos sobre este impresionante navío que es el AidaPrima.


(Foto: Manuel Candal)


Salvo las que así lo inidcan, las fotos de esta entrada han sido realizadas por Diego Veiga. Por favor, respetad la autoría de todas ellas

No hay comentarios:

Publicar un comentario