viernes, 15 de septiembre de 2017

Megaciudades en Marineda





Jornada de gran ambiente crucerístico la que se vivió en A Coruña el pasado martes con la visita de los buques Costa Magica y Navigator of the Seas, 2 megaciudades que asombraron a los coruñeses con su  imponente tamaño durante su estancia en aguas de Marineda.


Dos nuevos gigantes hicieron escala en el puerto herculino.


La función dio comienzo cuando sobre la ciudad todavía reinaba la noche. A las séis y media de la mañana una enorme figura salpicada de luces navegaba lentamente por la ría herculina en dirección al puerto; se trataba del Costa Magica que procedente de Le Havre atracaba media hora más tarde en un emplazamiento desconocido para él, el muelle de Calvo Sotelo Sur, al quedar reservado el muelle de trasatlánticos para el componente más grande del dúo y que aún se haría esperar unas horas. Una vez asegurado a los norays del muelle los pasajeros del buque italiano propiedad de la naviera Costa Cruceros comenzaron a bajar a tierra para subirse a los autobuses que los llevarían a realizar las excursiones contratadas. En su segunda comparecencia del año en la dársena herculina el Costa Magica trajo a la ciudad a casi 2.600 pasajeros.


Al Costa Magica le tocó esta vez atracar en el muelle de Calvo Sotelo Sur.
(Foto: Manuel Candal)


Los más de dos millares y medio de cruceristas que viajan a bordo de la nave transalpina se encuentran realizando un viaje de 11 noches de duración que se inició el pasado día 8 en el puerto de Amsterdam  y que ha hecho o hará escalas en las dársenas de Dover, Le Havre (para visitar París), A Coruña, Leixoes (para visitar Oporto), Lisboa, Gibraltar y Málaga antes de concluír la singladura en Civitavecchia, el oficioso puerto de Roma, el próximo día 19. Costa ofrecía para este viaje la posibilidad de embarcar un día antes en el puerto de Savona o dos días antes en el de Marsella.




El Navigator of the Seas prefirió no madrugar tanto y hasta bien entrada la mañana no hizo acto de presencia en la ría herculina. Procedente de Funchal, en el archipiélago de Madeira, el buque de Royal Caribbean inició la maniobra de atraque en el muelle de trasatlánticos minutos antes del mediodía. Los algo más de 3.000 pasajeros llegados en el buque de la naviera norteamericana se encuentran en la parte final de un crucero de dos semanas de duración que partió de Southampton el pasado 1 de septiembre y que los ha traído a aguas herculinas tras visitar Vigo, Lisboa, Ponta Delgada, Sta. Cruz de Tenerife, Gran Canaria y la mencionada Funchal. Por delante una última parada en el puerto galo de Le Havre antes de que la ruta llegara a su fín hace unas horas en Southampton.


El Navigator of the Seas llegó poco antes de las 12 de la mañana.
(Foto: Manuel Candal)


La llegada a los muelles de dos naves de tan gran porte tuvo como consecuencia lógica un aumento temporal en el censo de la ciudad en más de 5.600 personas, 8.000 si a los cruceristas les sumamos las tripulaciones de ambos barcos. La cifra, aún siendo muy significativa no basta para superar la mejor marca del año, establecida el pasado día 6 de septiembre por los buques Azura, Britannia y Island Sky con 6.500 turistas.




Vamos ahora con unos cuantos datos de los protagonistas de la jornada, empezando por el Costa Magica. Construcción nº6087 de los astilleros Fincantieri, en su sede de Sestri Ponente (Génova), estamos ante un buque de 102.587 toneladas de registro bruto con unas dimensiones principales de 272´3 metros de eslora, 35´5 metros de manga y un calado que alcanza los 8´2 metros. En sus 13 cubiertas destinadas al pasaje el Magica ofrece una capacidad de 2.702 pasajeros en acomodación normal a los que hay que sumar las 1.068 personas que componen su tripulación. Puesto en servicio en noviembre de 2004 el Costa Magica es gemelo del Costa Fortuna, botado un año antes y ambos forman la llamada Fortuna Class. El diseño de este par de navíos se tomó como base para la siguiente generación de barcos de Costa, la Concordia Class, cuya primera unidad fue el malogrado Costa Concordia. En esencia el Costa Concordia era un Costa Magica "ampliado", con 12.000 toneladas más de registro bruto, una eslora 18 metros mayor y una capacidad de pasajeros que alcanzaba las 3.000 personas.


El diseño del Costa Magica fue tomado como base para el ya desaparecido Costa Concordia.


El Navigator of the Seas por su parte es un poco más viejo que el buque italiano. Fue construído en los astilleros finlandeses Kvaerner-Masa (hoy Meyer Turku) y entró en servicio en diciembre de 2002. Este navegante de los mares alcanza un registro bruto de 139.570 toneladas y tiene unas dimensiones principales de 311´1 metros de eslora, 38´6 metros de manga y un calado de 8´6 metros. En sus 15 cubiertas destinadas al pasaje el Navigator ofrece espacio para 3.286 cruceristas en acomodación normal y su tripulación alcanza las 1.185 personas. El Navigator of the Seas es el cuarto integrante de la Voyager Class, una serie de 5 buques que asombraron al mundo con sus mastodónticas dimensiones cuando vieron la luz a finales del siglo XX. De los cinco miembros (el Voyager, el Explorer, el Adventure, el Navigator y el Mariner of the Seas) nuestro protagonista de hoy es el más grande del quintento aunque las diferencias son muy sutiles y salvo detalles muy concretos, inapreciables a simple vista.


En su día los buques de la clase Voyager, serie a la que pertenece el Navigator of the Seas, fueron los barcos de cruceros más grandes del mundo.


A la vista de estos datos no cabe duda de que estamos hablando de dos gigantes de los mares si bien no aparecen ni por asomo, en los puestos más altos del ránking de colosos pero aún así siempre impresiona ver buques con estas enormes proporciones, más en el caso que nos ocupa al ser dos las naves atracadas que superaban el simbólico registro de 100.000 toneladas. Esa sicológica barrera de las 6 cifras fue hecha añicos en la industria crucerística ya hace bastantes años; el mérito hay que atribuírselo al buque Carnival Sunshine (ex-Carnival Destiny) que con sus 101.509 toneladas echó a rodar en 1996 una bola de nieve que en la actualidad ha alcanzado proporciones preocupantes. Si el registro bruto del Destiny se asemeja tremendamente al del Costa Magica se debe a que el buque italiano presente esta semana en nuestra ciudad copia hasta el último detalle el diseño del navío de Carnival salvo en excepciones muy pequeñas como es el caso de la chimenea.



 El Carnival Destiny (arriba) fue el encargado de abrir el melón de los buques de cruceros de más de 100.000 toneladas allá por el año 1996. Si observan similitudes entre este buque y el Costa Magica (abajo) se debe a que ambas unidades parten de un mismo diseño original.

(Foto Carnival Destiny: Brian Fisher)


Aquí en A Coruña tuvo que transcurrir más de una década desde la aparición del Carnival Destiny para que supiéramos lo que era el que una de estas megaciudades de cifras astronómicas atracara en el puerto. Y fue precisamente el Navigator of the Seas el 7 de noviembre de 2007 el que tuvo el honor de ser el primer buque de cruceros de más de 100.000 toneladas en hacer escala en nuestra ciudad. Recalco lo de "buque de cruceros" porque en sentido estricto el primer buque de pasaje que superó esa cifra en A Coruña fue el legendario Queen Mary 2 tres años antes. Claro que la "Reina" de la Cunard  pese a dedicarse al mismo cometido que el buque de Royal Caribbean no es un buque de cruceros al uso sino un trasatlántico, términos ambos que muchas veces se utilizan erróneamente como sinónimos cuando conceptualmente presentan bastantes diferencias. El tema daría para 2 ó 3 entradas en el blog. Si un día me aburro (y tengo tiempo, que eso va a resultar bastante más difícil) me meto a fondo en ese "fregao".


El Navigator of the Seas durante su escala inaugural en A Coruña el 7 de noviembre de 2007. Ese día se convirtió en el primer buque de cruceros de más de 100.000 toneladas en visitar la ciudad.


Volviendo al pasado martes y tras compartir escala por unas horas, a media tarde el dúo de impresionntes naves dio por disuelta su asociación cuando a las séis el Costa Magica soltaba amarras y tras los tres bocinazos de rigor a modo de despedida doblaba el dique para poner rumbo al sur con destino a la dársena de Leixoes. Sin más escalas por la proa A Coruña dice adiós por un largo período de tiempo a la nave de Costa, a la que desde este blog le deseamos buenas singladuras.


El Costa Magica se despide de A Coruña por un período mínimo de 2 años.


El Navigator of the Seas prolongó su estancia en la urbe coruñesa algo más respecto al navío italiano e incluso retrasó su salida prevista para las ocho de la tarde en algo más de media hora por culpa de una incidencia médica a bordo. Tras subsanar el problema el buque de Royal Caribbean partió con las últimas luces del día en dirección al puerto francés de Le Havre. A diferencia de lo que ocurrirá con el Costa Magica tenemos Navigator para rato en la ría herculina: aún le resta una visita más antes de finalizar el año que tendrá lugar el próximo 10 de octubre además de tres escalas más confirmadas para el 2018.


El Navigator of the Seas durante su maniobra de salida el pasado martes.
(Foto: Manuel Candal)


No quisiera terminar el post de hoy sin agradecer a mi amigo y habitual colaborador en el blog, Manuel Candal, su participación en esta entrada aportando un buen surtido de instantáneas.


(Foto: Manuel Candal)



 Salvo las que así lo indiquen, las fotos de esta entrada han sido realizadas por Diego Veiga. Por favor, respetad la autoría de todas ellas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario