sábado, 30 de septiembre de 2017

Esperados e inesperados



(Foto: J. Daniel Díaz)


Jornada de gran actividad crucerística y con sorpresas incluídas la vivida el pasado martes en el puerto coruñés; a las visitas esperadas de los buques National Geographic Orion y Nautica se unió otra inesperada, la del Thomson Celebration, una escala no programada de la que ahora comentaré los motivos y que dió lugar al tercer triplete crucerístico del mes en A Coruña.


A éste no lo esperábamos...
(Foto: Carlos Rapela)


Una triple escala siempre es un motivo de alegría para los shipspotters locales y aficionados a lo naval en general y más en casos como el que nos ocupa hoy cuando nadie se lo esperaba. Ésta comenzó a gestarse sobre las siete de la mañana cuando el pequeño National Geographic Orion comenzaba su maniobra para atracar en el extremo proximal del muelle de trasatlánticos. Procedente de Vilagarcía el pequeño buque de expedición trajo a la ciudad a unos 90 pasajeros que estos días disfrutan de una travesía de 8 noches de duración iniciada el pasado sábado en el puerto de Lisboa y que hasta su llegada a aguas coruñesas había efectuado paradas en Leixoes (para visitar Oporto) y la mencionada escala en la localidad de las Rías Baixas. Tras A Coruña llegarían las visitas a Bilbao, San Juan de Luz y Bayona antes de concluír la singladura en Burdeos en el día de hoy. Barco discreto en tamaño y ruta de  aproximadamente una semana no son necesariamente sinónimos de crucero barato y ésta es la prueba; el viaje que estos días realiza el National Geographic Orion salía por casi 7.000 euros siempre y cuando escogiéramos el alojamiento más asequible. La suite se cotizaba a unos astronómicos 14.000 euros.


El National Geographic Orion es un buque altamente especializado cuyas tarifas están al alcance de unos pocos privilegiados.
(Foto: J. Daniel Díaz)


El segundo y en teoría último componente del día, el Nautica, se hizo esperar hasta las ocho y media de la mañana, momento en el que la discreta eslora del buque de Oceania Cruises convertido en improvisado gigante por su inevitable comparación con su compañero de atraque, amarraba a los norays del muelle de trasatlánticos justo por la proa del National Geographic Orion. A bordo del Nautica llegaron a la ciudad algo más de 600 cruceristas que disfrutan estos días de un crucero de 11 noches de duración con salida desde Southampton y escalas en Burdeos, Le Verdon, Bilbao, A Coruña, Leixoes, Lisboa, Cádiz y Málaga. El viaje concluirá en el puerto de Barcelona (todo dependiendo de como esté la situación allí) el próximo lunes. Al igual que ocurre con el tamaño de la nave, puesto en comparación con el National Geographic Orion los precios del Nautica nos pueden llegar a parecer hasta asequibles: los pasajes de este crcuero se vendían desde los 3.600 euros de tarifa por los camarotes interiores y alcanzaban los 5.000 euros en el caso de alguna de las 52 Penthouse Suites situadas en la cubierta 8. Hay suites más caras (las 6 Owner´s Suites situadas a popa) pero para ponerles precio hay que preguntar directamente a la naviera.


El Nautica, propiedad de la naviera Oceania Cruises, está orientado hacia el segmento premium superior.
(Foto: J. Daniel Díaz)


A decir verdad habría que hablar de cuatro y no de tres a la hora de enumerar a los protagonistas de la jornada del martes y es que la circunstancia que permitió ver a las tres naves de cruceros atracadas al unísono en el puerto coruñés fue la pertinaz niebla que se adueñó de la ría ferrolana durante las primeras horas del día. Ese era el destino inicial que tenía el Thomson Celebration a su llegada al golfo ártabro pero la adversa situación meteorológica comunicada por los prácticos del puerto departamental obligó a un cambio de planes. Tras 45 minutos de reflexión el "Master" de la nave de bandera maltesa tomó una decisión; el buque de Thomson Cruises siguió los pasos del Nautica, que acababa de pasar por su costado minutos antes, y enfiló hacia la dársena coruñesa. Allí con el muelle de trasatlánticos con el cartel de completo el Thomson Celebration se vio obligado a atracar en el de Calvo Sotelo Sur. Ferrol tendrá que esperar para otra ocasión. Lo siento, vecinos.


La niebla jugó una mala pasada a los ferrolanos esta vez y el Thomson Celebration tuvo que atracar en A Coruña.
(Foto: Carlos Rapela)


Dos semanas de crucero se están pegando el millar de cruceristas que viajan estos días a bordo del Thomson Celebration. La ruta se inició en el puerto inglés de Newcastle-upon-Tyne el pasado día 18 y ha incluído escalas en Zeebrugge (el puerto de la ciudad belga de Brujas), Cherburgo, Dublín, y Cork, punto de origen de la nave a su llegada a aguas gallegas. Tras la improvisada parada en A Coruña el Celebration continuó su singladura visitando Vigo, Lisboa, Portimao y Gibraltar, donde se encuentra hoy. El viaje finalizará mañana en Málaga. Oceania (la naviera del Nautica) y Lindblad (la del Orion) juegan en una liga distinta que Thomson Cruises, a cuya flota pertenece el Thomson Celebration; la prueba es que un crucero como el descrito sale a partir de los 1.000 euros, 7 veces menos y casi el doble de duración si lo comparamos con el del buque de expedición.


(Foto: José R. Montero)


Voy a hablaros ahora con más detalle de los tres protagonistas de la jornada (a la niebla la dejaré aparte) empezando por el integrante más pequeño del terceto. El Orion era hasta hace nada un auténtico desconocido en nuestro puerto, con alguna que otra presencia meramente anecdótica en la ciudad pero está claro que la nave quiere cambiar esta dinámica; la del martes es la segunda de las tres escalas que la pequeño barco tiene previsto hacer en A Coruña en el plazo de dos semanas. Estamos ante una de las unidades más especializadas de cuantas se dedican al negocio de los cruceros, con un casco especialmente reforzado y un calado muy reducido para permitir su navegación por zonas de hielos, de hecho sus principales "lugares de trabajo" son el Océano Glaciar Ártico y la Antártida que alterna dependiendo de la época del año.


 El National Geographic Orion regresó a la ciudad el pasado martes tras su escala del pasado día 20.
(Foto: José R. Montero)


El Nautica es quizás el más conocido de los tres. Debutó en la ciudad en junio de 2004 cuando el buque estaba fletado por el operador francés TMR y lucía aún sus colores originales de cuando fue botado en el año 2000 con el nombre de R-Five para la difunta naviera Renaissance Cruises. Un año después de esta visita el buque pasó a manos de su actual naviera, primero en régimen de charter y un año después ya en propiedad y desde entonces sus visitas a A Coruña se volvieron bastante más habituales junto a las de sus compañeros de flota Regatta e Insignia y su última adquisición, el Sirena. Los 4 buques citados son gemelos entre sí.


El Nautica debutó en A Coruña el 26 de junio de 2004 pero con un aspecto muy diferente al que luce en la actualidad. Sus colores eran herencia de su antigua propietaria, la Renaissance Cruises y en la chimenea lucía el logo de TMR, el touroperador galo parta el que estaba fletado.


El mismo año que el Nautica debutaba en la ciudad lo hacía también el Noordam, denominación original por la que se conocía al actual Thomson Celebration. Su peculiar aspecto ya denota que estamos ante un buque ya entrado en años (es de 1984), con unas formas que en contraposición con las modas actuales no son nada masivas, llegando incluso a parecer un barco inacabado sobre todo si lo miramos desde la popa. Personalmente lo considero un buque muy atractivo en parte por lo único de su diseño. Bueno, lo de "único" no es del todo exacto ya que el Celebration tiene un gemelo y en su misma naviera, el Thomson Spirit, puesto en servicio un año antes que nuestro protagonista de hoy con el nombre de Nieuw Amsterdam.


Apenas un mes antes del debut del Nautica en la ciudad hizo lo propio el Noordam de la naviera Holland America Line. El buque de la foto no es otro que el actual Thomson Celebration.


Tras compartir amarre por unas horas los protagonistas del improvisado triplete del pasado martes se fueron despidiendo de la ciudad a lo largo del día. El primero en hacerlo fue el National Geographic Orion que minutos antes de la una de la tarde zarpaba en dirección a su siguiente destino, el puerto de Bilbao. El pequeño y exclusivo buque de expedición repetirá visita a los muelles herculinos la próxima semana. Será el miércoles. 


El National Geographic Orion se despidió de la ciudad, aunque regresará en unos días.
(Foto: José R. Montero)


Minutos antes de las séis de la tarde era el turno del Thomson Celebration que tras soltar amarras y maniobrar con agilidad en aguas tan confinadas aumentó revoluciones y puso proa a su siguiente destino, el puerto de Vigo. Con el buque de Thomson Cruises todavía doblando el dique el Nautica inició la maniobra de desatraque, que incluyó un grácil giro de 180 grados a la altura del Castillo de San Antón. El buque de Oceania dijo adiós a la urbe herculina con rumbo a Leixoes. Ninguno de los dos navíos tiene previstas más escalas en la ciudad en lo que resta de año quedando la próxima escala del Nautica programada para junio del año que viene. El Thomson Celebration por su parte no tiene previsto recalar en A Coruña en 2018 ya que el próximo año la nave realizará sus itinerarios por el Mediterráneo.


Despedida (quien sabe si definitiva) para el Thomson Celebration.
(Foto: Carlos Rapela)


Y para acabar, turno de los agradecimientos, que hoy son muchos. Al resultarme imposible acudir al puerto para fotografiar a los tres protagonistas de la jornada me he visto obligado a tirar de contactos para poder ilustrar el post. Salvo las fotos de archivo de escalas anteriores las preciosas instantáneas que aparecen en la entrada de hoy son obra de tres buenos amigos y habituales colaboradores del blog: J. Daniel Díaz, José R. Montero y Carlos Rapela. Muchísimas gracias a los tres.


No hay comentarios:

Publicar un comentario