jueves, 23 de diciembre de 2010

El camuflaje perfecto



¿Como un objeto de casi 220 metros de largo puede pasar inadvertido? Muy facil: escóndete detrás del grandote y no te verán.
Eso es lo que le pasó al Balmoral este 27 de Noviembre, que mucha gente que paseaba por el puerto ni lo vió, y es que la sombra del Independence es muy alargada (340 metros de largo concretamente), pero eso no es motivo para dedicarle un poco de mi tiempo al buque estrella de la naviera Fred. Olsen Cruise lines, que con la de este 27 de noviembre completa su terna de escalas realizada en nuestra ciudad durante este año.


El Balmoral atracó hacia las 7 de la mañana en el muelle de Calvo-Sotelo Sur en previsión de la llegada del Independence of the Seas, permaneciendo en su amarre hasta las dos de la tarde momento en el que soltó cabos para dirigirse a su próximo destino, la ciudad inglesa de Dover.
El  Balmoral y A Coruña  están muy unidos por dos hechos completamente opuestos: del lado positivo, el buque visitó nuestra ciudad en su viaje inaugural, febrero de 2008 antes de poner rumbo al Caribe que sería su lugar de operaciones durante aquel invierno. El contrapunto negativo tuvo lugar el 21 de enero de 2009: Aquel día el buque se encontraba en nuestra costa y sufrió los embates del ciclón Klaus con el resultado de 2 personas heridas que tuvieron que ser trasladadas al hospital de la ciudad. Las imágenes del Balmoral luchando contra los elementos ese día dieron la vuelta al mundo y fueron tomadas por mi amigo Jose Montero, cuyo material utilizo asiduamente en este modesto blog con su oportuna bendición, por supuesto.

El Balmoral sufriendo la furia del Klaus en su salida de la ciudad en 
Enero de 2009. Impresionante documento gráfico obra de Jose Montero.



Construido en 1988 los astilleros alemanes Meyer con el nombre de Crown Odyssey para la naviera Royal Cruise Line, el barco tenía un desplazamiento de 34.242 tonealdas y una eslora de 187 metros. En 1996 la compañía matriz, la NCL realiza un reordenamiento de su flota y nuestro protagonista se convierte en el Norwegian Crown, nombre con el que se le conocería hasta 2007. Un año antes, y debido a la incorporación de las nuevas unidades a la flota de Norwegian Cruise Lines, la naviera decide vender sus buques más viejos y el Norwegian Crown es vendido a la Fred. Olsen Cruise lines aunque no pasó a formar parte de la compañía inglesa hasta finales de 2007. Una vez en manos de sus nuevos propietarios, el barco es sometido a una remodelación completa en los astilleros alemanes Blohm & Voss para adecuarlo a los gustos de público británico. La cosa no fue un simple lavado de cara con cambio de nombre y de mobiliario, si no que el barco sufrió una auténtica metamorfosis; al igual que hicieran con el Braemar, al Balmoral (su nuevo nombre) se le añadió una sección central de 30 metros con lo que se aumentó la capacidad en 186 pasajeros y se reestructuraron algunas áreas comunes.
A continuación podeís ver un vídeo en el que se ve el proceso de conversión y que podríamos llamar: "Entra el Norwegian Crown, sale el Balmoral". Famosa es la eficiencia alemana, pero si el vídeo dura tres minutos es porque está grabado en cámara rápida.






CURIOSIDADES:

el Balmoral ha sido "alquilado" para el 2012 por la empresa Miles Morgan travel para realizar la ruta original del Titanic con motivo del 100 aniversario del hundimiento del mítico transatlántico. está previsto que el 15 de abril de 2012 el Balmoral se detenga en el punto exacto donde se encuentran los restos del navío y se celebre una ceremonia en homenaje a las víctimas de la catástrofe.


El Balmoral maniobrando en el puerto el pasado mes de junio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario