sábado, 19 de agosto de 2017

Harmonyzación





El colosal Independence of the Seas volvió a ser protagonista de nuevo en A Coruña convirtiéndose el pasado miércoles por unas horas en un reclamo turístico más de nuestra ciudad en pleno mes de fiestas.


Independence of the Seas de nuevo protagonista en aguas herculinas, y van 3 veces este año.


Procedente del puerto de Bilbao el gigantesco navío propiedad de la compañía norteamericana Royal Caribbean maniobraba ya en aguas interiores de la ría pasadas las ocho y media de la mañana para quedar atracado media hora más tarde en el muelle de trasatlánticos. Fue un horario de llegada poco habitual para lo que acostumbra a hacer esta nave en A Coruña, destino adonde normalmente recala a media mañana. El motivo de este cambio se debió a que su ruta actual no es la que suele cubrir cuando recala en la ciudad. En esta ocasión la escala del Independence se enmarca dentro de una travesía de 8 noches de duración con salida desde Southampton, (su puerto base) y paradas en Gijón, Bilbao, A Coruña, Cherburgo y Le Havre antes de regresar a la ciudad del sur inglés este domingo.




Que levante la mano el coruñés que no conozca el Independence of the Seas. Estoy seguro de que es la nave de cruceros más vista y fotografiada por los coruñeses gracias a sus frecuentes visitas que se repiten año tras año, lo que convierte a este impresionante ingenio naval pese a su juventud en  uno de los clásicos que no puede faltar en el calendario crucerístico coruñés. Debutó en nuestras aguas el 27 de noviembre de 2010 convirtiéndose aquella histórica jornada en la nave de cruceros más grande jamás vista en A Coruña y desde entonces raro es el año en el que no atraca al menos una vez en nuestros muelles. Hasta donde yo recuerdo el único año que nos se dejó ver por aguas de la ría herculina fue en 2015: un cambio de rutas por parte de su naviera tuvo la culpa. Tras su regreso el pasado año en el presente ejercicio el Independence of the Seas volverá a tener un notable protagonismo con sus cuatro escalas previstas y en 2018 volverá a repetir en la rada herculina aunque lo hará con suculentas novedades.


Una estampa que va camino de convertirse en todo un clásico.


Y es que hace unas semanas la naviera Royal Caribbean anunciaba que su buque Independence of the Seas será sometido a una reforma con el objetivo de ponerlo al día. Puede sonar un tanto extraño en un navío como el de las fotos que no llega a la década de vida pero en una industria tan competitiva como la crucerística donde se suceden las novedades a un ritmo frenético todas las compañías luchan por tener su producto lo más actualizado posible. De hecho no será la primera reforma llevada a cabo en la nave que ya sufrió una puesta al día en 2013. La naviera no ha publicado los detalles de los trabajos que se acometerán el próximo año en el Independence y sólo ha dado unas pinceladas sobre algunas de las instalaciones que se añadirán a bordo: varios toboganes de agua, un renovado parque acuático, un laser tag y una habitación de escape.



Algunas instantáneas sobre la partida del Independence of the Seas.



Decir ésto y decir nada practicamente viene a ser lo mismo pero por fortuna podemos ver el futuro sin necesidad de bola de cristal; basta observar los trabajos realizados en una reforma semejante que sufrió uno de los gemelos del Independence, el Liberty of the Seas a principios de 2016 y suponer que los tiros irán por ahí. De esta manera podemos aventurar que el Independence of the Seas incorporará tres nuevos toboganes de agua denominados en conjunto The Perfect Storm y que irán situados a popa de la cubierta 13 junto al simulador de surf Flowrider. Los dos primeros se llamarán Cyclon y Typhoon y fueron vistos por primera vez en un barco de Royal Caribbean en el Harmony of the Seas, el actual buque insignia de la compañía. El tercero será el Tidal Wave, que a diferencia de los otros dos será de estilo boomerang, con una parte final formada por una pared vertical que permitirá al masoquista  pasajero que lo pruebe experimentar la ingravidez por unos segundos. El laser tag y la habitación de escape sin embargo serán primicias de la naviera norteamericana. Respecto a los alojamientos se aprovechará la estancia en dique seco para añadir y reubicar algunas cabinas dándose por seguro que se incorporarán 26 camarotes exteriores a proa de la cubierta 12, justo por delante del spa.



Arriba: Una recreación de como quedarán los dos toboganes convencionales que se añadirán al Independence of the Seas durante la reforma a la que será sometido.
Abajo: El Liberty of the Seas durante su estancia en dique seco el año pasado. Se aprecian a popa sus nuevos toboganes que tendrán la misma disposición en el Independence.

(Foto arriba: Royal Caribbean)
(Foto abajo: autor desconocido)


Y eso es todo lo que puedo aventurar. La reforma se llevará a cabo el próximo mes de abril  cuando el buque finalice su último crucero por el Caribe en Fort Lauderdale el día 3 de ese mismo mes. Entonces la nave pondrá rumbo al astillero; casi seguro a los Grand Bahama Shipyards de Freeport, en Bahamas donde se realizarán los trabajos que finalizarán en el plazo aproximado de un mes, justo a tiempo de que el Independence cruce el Atlántico e inicie su temporada estival de cruceros desde su habitual puerto base europeo, Southampton. Desde allí partirán las travesías que lo traerán a nuestra ciudad el próximo año en un total de tres ocasiones, la primera de ellas el próximo 14 de junio. Será entonces cuando podremos ver in situ que tal le han sentado los cambios al Independence of the Seas.


En 2018 podremos ver al Independence of the Seas, ya con reforma incluída, por nuestras aguas.


Volviendo al pasado miércoles el Independence se despidió de la ciudad pasadas las seis de la tarde. La maniobra de salida, que incluyó un vistoso giro de 180 grados pasado el castillo de San Antón, fue seguida por multitud de curiosos desde diversos puntos de la costa advertidos por el reiterado uso de señales acústicas por parte del capitán de la nave. Tras ganar velocidad el megacrucero enfiló por la canal norte rumbo a su siguiente destino, la dársena de Cherburgo. Al Independence of the Seas todavía le queda una cuarta y última escala por aguas de Marineda este año: será de cumplirse las previsiones el próximo 28 de septiembre.


El Independence cruzándose con el mercante Kitty C. durante su salida de la ciudad el pasado miércoles.


Salvo las que así lo indiquen las fotos de esta entrada han sido realizadas por Diego Veiga. Por favor, respetad la autoría de todas ellas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario