miércoles, 10 de mayo de 2017

Una noticia magnífica





Tras la borrachera de barcos del pasado miércoles, con hasta 4 navíos de pasaje atracados al unísono en la ciudad, el pasado domingo tocó volver a la normalidad con la visita de "tan sólo" un buque de cruceros. Ahora bien, no se trataba de una nave cualquiera sino de toda una nave magnífica.


El buque de cruceros más magnífico del mundo se pasó por A Coruña el pasado domingo.


Los habrá más grandes, más emblemáticos o más bonitos, que para gustos se hacen barcos, pero no existe en toda la industria del crucero y literalmente hablando barco más magnífico que el MSC Magnifica, y que el pasado día 7 permaneció por espacio de unas horas en la ciudad herculina. Procedente de Lisboa el buque de la naviera transalpina MSC Cruises llegó a la ría coruñesa a media mañana, hora bastante inusual para esta compañía. Minutos antes de las 11 y media de la mañana y a la altura de la Torre de Hércules el navío cogía el práctico encargado de guiarlo hasta el punto de atraque asignado en el habitual muelle de trasatlánticos. A bordo del buque de conveniente bandera panameña una cifra total de 2.500 pasajeros.


El MSC Magnifica llegó a la dársena herculina poco antes del mediodía.


Los afortunados cruceristas que viajan a bordo de la Magnifica (en femenino, por aquello de que para los italianos no son barcos, sino naves) disfrutan en esta ocasión de un crucero de 11 noches de duración iniciado en el puerto de Génova y que tras hacer escala en Marsella, Barcelona, Gibraltar y Lisboa rindió visita a nuestra ciudad. Tras la parada en tierras gallegas el Magnifica continúa su ruta recalando en Southampton, Rotterdam y Copenhague, punto final de la singladura. MSC Cruises ofrece a todos los clientes que así lo prefieran la oportunidad  de alargar el viaje sustituyendo el punto de desembarque en la capital danesa por el de Warnemunde (Alemania).


(Foto: Manuel Candal)


Construído en los actuales astilleros STX France de la ciudad de Saint Nazaire y puesto en servicio en marzo de 2010, el MSC Magnifica es un buque de 92.409 toneladas de registro bruto y que presenta unas dimensiones principales de 293´8 metros de eslora, 32,2 metros de manga y un calado de 7´8 metros. En sus 13 cubiertas del pasaje el buque de bandera panameña puede albergar a un total de 2.550 pasajeros en aforo normal gracias a sus 1.275 camarotes, de los cuales el 65% presenta balcón privado. La tripulación está compuesta por 987 personas. La construcción del Magnifica tuvo un coste aproximado para su naviera de 500 millones de euros.




El MSC Magnifica se engloba dentro de la Clase Musica, una serie de buques practicamente gemelos entre sí de la cual nuestro protagonista de hoy es su cuarto y último integrante. La saga la inició en 2006 el buque que le da nombre a la familia, el MSC Musica. Tras él llegaron el MSC Orchestra (2007) y el MSC Poesia (2008). Inmersa ya en su siguiente generación de buques, los Clase Fantasia, MSC decidió añadir una cuarta unidad a la serie Musica que si bien exteriormente sería idéntica a sus otras tres naves hermanas, en el interior conjugaría elementos de las clases Musica y Fantasia. Ese es el motivo por el cual el Magnifica es un pelín más grande que sus teóricos gemelos.


Un Clase "Musitasia": Aunque estéticamente es un Clase Musica de quilla a perilla, interiormente el MSC Magnifica es un híbrido entre ésta última y la clase Fantasia.


Hace unas semanas el MSC Magnifica fue noticia en los medios de comunicación por un incidente sufrido en Civitavecchia, el  puerto donde atracan los buques de cruceros para visitar Roma. El pasado 17 de abril y mientras el Magnifica iniciaba la maniobra de salida un repentino aumento en la velocidad del viento, que pasó de 9 a 40 nudos en apenas un minuto, provocó la pérdida de control del buque y que éste chocara contra el muelle provocando algunos daños en su costado de babor. Afortunadamente todo quedó en un susto para los pasajeros y tras pasar la noche en el puerto italiano para verificar que todo estuviera en perfecto estado el navío pudo continuar su itinerario previsto al día  siguiente. Resulta practicamente imposible que unidades de este tipo, que realizan dos maniobras de entrada y de salida cada día, se libren de sufrir este tipo de percances más tarde o más temprano por una simple cuestión de probabilidad. Lo realmente importante es que éstos se salden sin consecuencias para las personas que se encuentren a bordo y que la respuesta de la tripulación sea lo más profesional posible para minimizar los daños. En el caso concreto del suceso comentado, todo funcionó correctamente.


El fuerte viento es uno de los principales enemigos de los bquues de cruceros actuales.


 Afortunadamente el MSC Magnifica no sólo es noticia por hechos desagradables. Hace unos meses conocíamos la estupenda noticia (estupenda para nuestra ciudad, desde luego) de que la naviera MSC iniciaría una operativa de embarque en el puerto herculino a partir de 2018 y que el barco elegido para llevarla a cabo sería nuestro protagonista de hoy. Así el MSC Magnifica tendrá como puerto base el de Southampton operando desde esta dársena inglesa cinco rutas distintas. Una de ellas será una travesía de 14 días de duración que hará escalas en Le Havre, A Coruña, Leixoes, Lisboa, Málaga, Amsterdam y Hamburgo, permitiendo el embarque de pasajeros en la totalidad de puertos intermedios. El operativo incluirá 9 paradas en nuestra ciudad estableciendo la primera de ellas para el próximo 26 de marzo. Una noticia magnífica.


En 2018 esta imagen será muy habitual.
(Foto: Manuel Candal)


No es la primera vez que MSC apuesta por el puerto herculino como punto de embarque de cruceristas; ya en el 2011 la compañía llevó a cabo este procedimiento con éxito utilizando el buque MSC Opera. En aquella ocasión el operativo se extendió por espacio de dos años durante los cuales el navío hacía rotaciones de 12 días durante el período estival y que supusieron para la ciudad un total de 8 a 12 escalas en cada ejercicio. En 2013 la naviera alegó motivos técnicos para llevarse el operativo al puerto de Vigo. Un año antes que MSC fue la naviera Pullmantur la que en 2010 iniciaba sus escalas con embarque en A Coruña con el buque Empress, la primera operativa de este tipo llevada a cabo en nuestra ciudad desde los inicios de la industria crucerística moderna. En el caso de la naviera española los embarques tuvieron lugar en A Coruña durante 6 años consecutivos, cesando en 2015.




Volviendo a nuestro protagonistas del día, la escala del pasado domingo del MSC Magnifica en la urbe  herculina finalizó a las siete de la tarde cuando el imponente navío soltó amarras para poner rumbo a su siguiente destino, Southampton. Apenas separado unos metros del muelle de trasatlánticos el enorme navío realizó un espectacular giro de 180 grados que dejó atónitos a los curiosos que se daban cita en las inmediaciones del Parrote, una maniobra de gran impacto visual y de mucho mérito teniendo en cuenta el poco espacio existente para realizarla lo que a buen seguro convertirá la maniobra de salida del Magnifica del pasado domingo en una de las más vistosas del año. La proxima parada de este magnífica nave en la ciudad tendrá lugar previsiblemente el 9 septiembre.


Una maniobra de 10: La salida del MSC Magnifica fue una de las maniobras más espectaculares de un buque de cruceros vistas en la ciudad en los últimos años.
(Foto: J. Daniel Díaz)


Agradecimientos tanto a Manuel Candal como a J. Daniel Díaz por las estupendas fotos prestadas.





Salvo las que indiquen lo contrario, las fotos de esta entrada han sido realizadas por Diego Veiga. Por favor, respetad la autoría de todas ellas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario