viernes, 5 de mayo de 2017

Un buen surtido de barcos (Parte I)





Las ha habido de con 2. También con 3. Pero como aquí en A Coruña nos gusta superarnos, la jornada del miércoles el puerto herculino rebasaba su propia marca del año al registrar el atraque al unísono de 4 naves de cruceros. Y además de destacar por la cifra, estos 4 protagonistas suponían toda una variada muestra de tamaños y estilos de lo que nos podemos encontrar dentro de este exitoso sector turístico. Lo que se dice un buen surtido de barcos.


El miércoles tuvimos un buen surtido de buques en A Coruña... y no me refiero a la lancha de la Guardia Civil.


Una jornada crucerística tan intensa como la vivida este 3 de mayo tenía que empezar muy temprano y vaya si lo hizo; tan temprano que todavía no había amanecido cuando el primero de los protagonistas doblaba el dique de abrigo. Se trataba del minúsculo Serenissima, que a las siete menos cuarto y procedente de Vilagarcía exigía su cuota de protagonismo antes de que la llegada de sus compañeros de atraque redujeran su presencia en la urbe herculina a mera anécdota. Aún así la temprana hora de llegada unido a su pequeño tamaño no jugó a favor de este bello navío que en esta ocasión trajo a la ciudad  la exigua cifra de 92 pasajeros. el Serenissima se ubicó en el extremo del muelle de trasatlánticos más próximo a tierra, entre los norays 1 al 7, dejando la mayor parte de la línea de atraque libre en previsión de lo que estaba por llegar.


Poca luz y pequeño tamaño. El Serenissima pasó casi desapercibido a su llegada a A Coruña salvo para los shipspotters más madrugadores.
(Foto: Manuel Candal)


La casi centena de afortunados que viaja estos días a bordo de la nave de bandera sanvicentina (gentilicio de San Vincente y las Granadinas, país formado por un conjunto de islas caribeñas) disfrutan de una interesante singladura iniciada el pasado día 29 en el puerto de Lisboa y que tras hacer escalas en Leixoes y los dos puertos de la geografía gallega continúa la ruta bordeando la costa cántabra para visitar Gijón y el puerto de Pasajes. Tras su estancia en tierras vascas el Serenissima proseguirá viaje haciendo escala en Belle Ile, Concarneau y Roscoff (Francia), Tresco (Islas Scilly), y los puertos ingleses de Dartmouth y Portsmouth. Este último será el próximo día 11 el punto de desembarque para los pasajeros y para muchos el final de unas vacaciones de ensueño... y caras. Quien piense a la vista de su modesto aspecto que estamos antes una opción económica dentro del sector de los cruceros no podría estar más equivocado; un pasaje para este crucero a bordo del Serenissima partía desde los 4.300 euros siendo ésta la tarifa del alojamiento más asequible.


Pequeño, si. Caro, también.


Con el Serenissima ya instalado no tardó mucho en haber más novedades en los muelles. Las primeras luces del día dejaron entrever la silueta del segundo componente del cuarteto, aunque lo difícil hubiera resultado el no verlo ya que se trataba del Azura, en términos de tamaño y con diferencia la estrella de la jornada. El buque de la naviera británica P&O es archiconocido por nuestras aguas a base de hacer continuas visitas a nuestra ciudad. Este 2017 parece querer batir su propio récord; la del miércoles fue la segunda de las tres que el navío tiene previsto hacer de aquí al final de año.


El imponente Azura, el más grande de la "manada".


Procedente de Arrecife el indudable buque británico a la vista de su patriótica proa (otra cosa es lo que indica a popa su puerto de registro) trajo en esta ocasión a la ciudad a  3.100 cruceristas que tras dos días de navegación ininterrumpida pudieron bajar a tierra una vez que los colosales 290 metros de eslora de su morada flotante quedaron firmemente sujetos a los norays más distales del muelle de trasatlánticos. Del 7 al 22.




La escala del Azura este miércoles en A Coruña se enmarca dentro de los compases finales de un crucero de 12 noches de duración que se inició el pasado día 23 de abril en el puerto de Southampton y que ha realizado paradas en Funchal, St. Cruz de La Palma, Tenerife, Arrecife y nuestra ciudad, última parada antes de regresar al punto de partida en el sur de Inglaterra adonde el buque ha llegado hace apenas unas horas.


A Coruña fue la última escala para los tres millares de pasajeros que viajaban a bordo del Azura antes de finalizar la travesía en el Reino Unido.


Apenas media hora más tarde hacía acto de presencia el tercero de la jornada, el buque Saga Sapphire. Con Leixoes como puerto de procedencia, donde coincidió con dos de sus compañeros de atraque del miércoles en la urbe herculina, el barco de la naviera Saga Cruises trajo a nuestra ciudad un total de 641 pasajeros, británicos en su totalidad. Con el muelle de trasatlánticos lleno hasta la bandera a la nave de pabellón maltés no le quedó más remedio que instalarse en el menos vistoso muelle de Calvo Sotelo Sur, una ubicación que alargó algo más la maniobra de atraque.


Con el Azura finalizando la maniobra de atraque el Saga Sapphire asomó tras el Castillo de San Antón.
(Foto: Manuel Candal)


El Saga Sapphire partía el pasado 28 de abril desde el puerto de Dover en una navegación de 12 noches de duración con paradas en St. Peter Port (Isla de Guernsey), Leixoes, A Coruña, Santander, Burdeos, Saint Nazaire, Tresco (Islas Scilly) para regresar de nuevo a Dover, el que será su puerto base hasta finales del verano. La del miércoles fue la primera escala del año en A Coruña para el Saga Sapphire pero no su primera visita al golfo ártabro ya que el pasado mes de marzo hizo una parada en aguas ferrolanas.


Al Saga Sapphire la falta de espacio le obligó a atracar en el más discreto muelle de Calvo Sotelo Sur.


Ya tenemos a 3 de los protagonistas amarrados. Nos queda el cuarto integrante del grupo pero lo dejaré para el siguiente post.





No hay comentarios:

Publicar un comentario