domingo, 21 de mayo de 2017

No es lo habitual...





...pero a veces sucede. Lo suyo es que los buques de cruceros que atracan en nuestra ciudad lo hagan con un "cargamento" de turistas ávidos por pisar tierra y conocer los secretos de la urbe que se abre majestuosa a sus pies, y que tras unas cuantas horas de exploración y ya de vuelta a su palacio flotante a las pocas horas de haber llegado, éste ponga proa hacia su siguiente destino. La escala que el pasado jueves realizó el pequeño Corinthian no se adaptaba precisamente a estos cánones de lo que debe ser una escala "modelo": su extraña hora de llegada (la 01:30 de la madrugada), su larguísimo tiempo de estancia (casi tres días) y lo más llamativo, la ausencia total de pasajeros. Como casi todo en esta vida hay una explicación de lo más racional para el misterio.


El Corinthian ha pasado unos días atracado en el muelle de trasatlánticos del puerto de A Coruña.


El Corinthian tenía una escala prevista en A Coruña, sí, pero no esta semana sino el pasado día 9. El buque debía haber zarpado de Lisboa con 89 pasajeros norteamericanos a bordo pero un problema mecánico que la tripulación no puedo subsanar a tiempo obligó a cancelar la travesía. La nave dejó la capital lusa tan sólo con la tripulación y puso rumbo a las instalaciones de Navantia, en la localidad de Fene, adonde llegó renqueante el miércoles por la tarde de la semana pasada. El problema mecánico parece ser que estaba relacionado con una de las hélices del navío.


El Corinthian en las instalaciones de Navantia Fene para reparar un problema en las hélices.
(Foto: Fernando Allegue)


El Corinthian es desde hace un par de años un buque bastante habitual por nuestra dársena, donde suele efectuar una o dos escalas cada temporada. Construído en los astilleros Cantieri Navale Ferrari de la ciudad italiana de La Spezia y botado en enero de 1991 bajo el nombre de Renaissance IV, se trata de un pequeño buque de 4.077 toneladas de registro bruto y que cuenta con unas dimensiones principales de 88´1 metros de eslora, 15´3 metros de manga y un calado de 4´1 metros. Sus 5 cubiertas de pasaje albergan 50 camarotes/suites, todas ellas exteriores, que le otorgan una capacidad de 100 pasajeros a los que hay que sumarles las 64 personas que componen su tripulación. En la actualidad el Corinthian navega bajo bandera maltesa (La Valeta es su puerto de registro) y trabaja para el operador Grand Circle Cruise Line.


El pasado día 10 el Corinthian llegó a la ría ferrolana para llevar a cabo las reparaciones necesarias en las instalaciones de Navantia Fene.
(Foto: José R. Montero)


Tras varios días de reparaciones el Corinthian zarpó de la ría ferrolana este miércoles para realizar una prueba en mar abierto a fín de verificar si los arreglos habían solucionado el problema. Tras comprobar que todo funcionaba correctamente la nave puso rumbo a A Coruña donde atracó la madrugada del miércoles al jueves  y donde permaneció varios días para que su tripulación preparara la nave para su próximo crucero, esencialmente labores de aprovisionamiento y limpieza. Ayer por la tarde el Corinthian se despedía definitivamente de aguas herculinas en dirección a Leith, distrito de la ciudad escocesa de Edimburgo, donde retomará sus rutas de cruceros.


Durante la tarde-noche del pasado miércoles el Corinthian realizó pruebas en mar abierto para comprobar si los arreglos habían solucionado el  problema. En esta imagen podemos ver el recorrido efectuado por el navío desde su salida de los astilleros Navantia.
(Fuente: Marinetraffic)


 Agradecimientos por las fotos prestadas a José R. Montero (las del Corinthian entrando en la ría de Ferrol) y a Fernando Allegue (la del buque en el dique de Navantia Fene). Las instantáneas del Corinthian en A Coruña son de mi archivo personal y pertenecen a diversas escalas realizadas por el barco en distintas fechas.


El Corinthian durante una de sus últimas escalas en la ciudad "disfrutó" a su salida de las bondades del mar coruñés.


No hay comentarios:

Publicar un comentario