miércoles, 7 de septiembre de 2016

Feliz aniversario, Sr. March (Parte II)





Aprovechando su reciente visita a nuestra ciudad, en la entrada anterior comencé un breve repaso por la vida marinera del buque Ocean Majesty con motivo de su 50 aniversario que se cumple este mismo año. En este post continuaré el relato en el mismo punto donde lo dejé, el año 1989.


El Ocean Majesty atracado en el puerto de Brens a última hora del psado lunes para recoger a los pasajeros que habían desembarcado en A Coruña por la mañana.
(Fuente: La Voz de Galicia)


Y es que como dije 1989 marcó un antes y un después en la vida del que fuera en origen Juan March. Tras pasar por varios propietarios a principios de ese año el navío es comprado por la armadora griega Chios Breeze Marine Co. con el objetivo de reconvertir al ferry en un buque de cruceros. Para realizar dichos trabajos la nave fue llevada a los astilleros helenos Perama donde el ex-Juan March fue sometido a una de las más radicales transformaciones de su época: se retiró totalmente la superestructura desapareciendo sus características dobles chimeneas en paralelo además de la falsa chimenea circular que albergaba la discoteca. A nivel técnico los viejos motores del barco fueron sustituídos por dos modernos Wärtsila 16V32D capaces de producir 13.200 c.v. a los que también se le añadieron 4 auxiliares y 2 calderas. De la antigua instalación sólo se aprovechó las líneas de ejes y las hélices. Los trabajos, que se paralizaron y retomaron varias veces, duraron unos cinco años y finalmente en 1994 vio la luz un buque totalmente nuevo, con un aspecto estético bastante más desgarbado que el esbelto Juan March y que fue rebautizado como Ocean Majesty, nomenclatura que mantienen en la actualidad. El buque fue abanderado en el puerto de El Pireo.


En los primeros años como buque de cruceros el Ocean Majesty tenía como puerto de registro El Pireo.
(Fuente: shipspotting.com)


El nuevo Ocean Majesty ya con una configuación exclusiva de nave de cruceros era (y es) un buque de 10.417 toneladas de registro bruto con unas dimensiones principales de 131 metros de eslora, 19´2 metros de manga y un calado de 5´8 metros. Salvo el registro bruto, que obviamente aumentó de manera considerable, y el calado las principales medidas del buque se mantuvieron bastante similares a las que poseía el Juan March en origen. Interiormente el buque de cruceros contaba con 8 cubiertas de pasaje con capacidad para albergar a un máximo de 621 pasajeros en sus 273 camarotes de los cuales casi el 70 % eran exteriores.


La reconversión de ferry a buque de cruceros arruinó considerablemente el aspecto estético del que fuera Juan March.


La intención de los propietarios del Ocean Majesty, era la de situar el buque en el mercado de alquiler para que fuera charteado por otras naviera. El primer trabajo de la nave como buque de cruceros fue con la griega Epirotiki que se hizo con los servicios del barco casi todo 1994  rebautizándolo como Olympic. Una vez finalizado el contrato el buque recuperó el nombre de Ocean Majesty pero al año siguiente Epirotiki volvió a chartearlo rebautizándolo de nuevo, esta vez con el nombre de Homeric. A mediados de 1996 nuestro protagonista de hoy comenzó sus operaciones con el touroperador británico Page & Moy que en distintas períodos y a lo largo de los últimos 20 años ha sido el principal explotador comercial de este navío. En septiembre de 1997 el Ocean Majesty fue fletado por el gobierno de Qatar como hotel flotante con motivo de una cumbre política celebrada en dicho país. Fue ese mismo año cuando el buque trabaja por primera vez para intereses norteamericanos con su chárter a Apple Vacations para realizar cruceros de una semana de duración por la Riviera Maya


Durante su segunda etapa con Epirotiki el Ocean Majesty fue rebautizado como Homeric.
(Fuente: shipspotting.com)


Otro acontecimiento destacado en la vida del Ocean Majesty fue su entrada en el mercado hindú en el verano de 2000 de la mano de la recién creada Indian Ocean Cruise Line. Pese a tratarse de un mercado emergente y con buenas perspectivas de negocio, el chárter del buque con la compañía india fue más breve de lo previsto y en enero de 2001 volvió a Grecia  a la espera de un nuevo cliente. El Ocean Majesty se pasó la mayor parte de la primera década de este siglo fletado por Page & Moy con algunas excepciones; la más destacada fue su contratación de nuevo por el gobierno qatarí en noviembre de 2006, esta vez para servir como hotel flotante en Doha durante la celebración de los XV Juegos Asiáticos. En  febrero del año siguiente el navío desempeñó el mismo papel pero esta vez para el emirato de Abu Dhabi, con el objetivo de paliar la escasez de plazas hoteleras en su capital, Mina Zayed, debido a la celebración de varias ferias y congresos. Antes de estos dos fletes tan especiales el Ocean Majesty sufrió una profunda remodelación en los astilleros Perama que incluyó la renovación de sus interiores y meses más tarde tuvo lugar el cambio de su puerto de registro de El Pireo a Funchal.


La mayor parte de su vida comercial el Ocean Majesty ha estado ligado al touroperador británico Page & Moy.
(Fuente: shipspotting.com)


Pese a que el que fuera ferry Juan March gozaba de una segunda juventud reconvertido en buque de cruceros y a pesar de soportar sobre sus cuadernas el peso de cuatro décadas de vida marinera,  sus hermanos de la clase Albatros no corrieron la misma suerte: el que fuera segundo de la serie, el Santa Cruz de Tenerife, tras ser vendido y rebautizado como Sol Olympia II sufrió un grave incendio en abril de 1986 mientras era reparado en Turquía lo que le provocó daños tan severos que tuvo que ser desguazado. El Ciudad de Compostela corrió una suerte similar; tras ser rebautizado como Saray Star se hundió en junio de 1994 tras haberse declarado un incendio a bordo que devoró el buque durante tres días. El último del cuarteto, el Las Palmas de Gran Canaria al menos pudo gozar de una vida algo más longeva: reconvertido también en buque de cruceros gozó de una carrera medianamente exitosa primero como Crown del Mar y más tarde como Don Juan pero finalmente el fuego también se cruzó en su derrota. Ya rebautizado como Royal Pacific sufrió un incendio en el puerto de Kaohsiung (Taiwán) en junio de 2005 tras el cual fue desguazado.


De los 4 clase Albatros, y si exceptuamos a nuestro protagonista de hoy, el que más éxito comercial ha tenido ha sido el Las Palmas de Gran Canaria que tras ser vendido por la Compañía Trasmediterránea fue reconvertido también a buque de cruceros gozando de una cierta popularidad, primero como Crown del Mar (en la foto) y posteriormente como Don Juan.
(Fuente: trasmeships.com)


El Ocean Majesty de momento ha logrado esquivar ese fatídico destino en forma de incendio que parece reservado a todos los buques de la clase Albatros, sin embargo a lo largo de su vida marinera durante su nueva etapa como buque de cruceros no se ha librado de ciertos percances, afortunadamente todos ellos de poca importancia: una varada en septiembre de 1999 a la entrada del Canal de Kiel sin daños o un fallo en el servo en mayo de 2004 que obligó a cancelar el crucero que se encontraba realizando. Pero sin lugar a dudas el incidente de mayor relevancia y que pudo provocar consecuencias más graves fue la colisión que sufrió con el Thomson Spirit en agosto de 2007 durante una estancia en el fiordo de Geiranger. Mientras ambos buques estaban fondeados unas fuertes ráfagas de viento hicieron que el ancla de nuestro protagonista comenzase a garrear y que se acercase peligrosamente al navío de Thomson Cruises. pese a los esfuerzos de la tripulación no se pudo evitar el impacto y el Ocean Majesty acabó golpeando al Thomson Spirit con su sección central en el abanico de proa del buque británico. El peor parado fue el Ocean Majesty al que el impacto le dejó inoperativos dos de los botes salvavidas de babor lo que obligó a la cancelación inmediata del crucero. El Thomson Spirit sólo sufrió daños leves y pudo continuar su viaje.



Arriba: Como resultado del choque dos de los botes salvavidas del Ocean Majesty quedaron inutilizados, obligando a suspender el crucero.
Abajo: El Thomson Spirit tan sólo sufrió daños leves en la proa.



La nueva década ha supuesto un período de cierta estabilidad laboral para el Ocean Majesty. Los mayores cambios llegaron en 2013 cuando Page & Moy fue absorbida por el Travelsphere y el buque inició un nueva aventura comercial con el touroperador alemán Hansa Touristik con el que el buque opera desde entonces bajo chárter durante la temporada estival. Durante estos últimos años el hecho más destacado en la vida de este veterano navío fue su uso como hotel flotante durante los trabajos de amplición del Canal de Suez durante 2015.


 En 2013 el Ocean Majesty comenzó una nueva aventura comercial de la mano de Hansa Touristik.


Y ahí sigue este veterano de los mares al pie del cañón. Y yo bien que me alegro porque siempre es un placer ver a un clásico como éste visitando el puerto de A Coruña. Desde este blog sólo me queda desearle al Ocean Majesty si no otros 50 años de vida, sí al menos unos cuantos más realizando exitosas singladuras y a poder ser recalando en nuestras aguas para que los shipspotters y los aficionados al mundo naval en general podamos seguir difrutando de la estampa marinera de este viejo rockero.


No hay comentarios:

Publicar un comentario