NOTICIAS DE CRUCEROS

  • 23 ABRIL: El AidaDiva cumple hoy 10 años.
  • 23 ABRIL: El Henna (ex-Carnival Jubilee) será desguazado en Alang.
  • 18 ABRIL: Viking Ocean Cruises construirá dos nuevos buques de cruceros ampliando su flota hasta los 8 navíos en 2022.
  • 18 ABRIL: El MSC Magnifica sufre un incidente sin consecuencias al golpear contra el muelle de Civitavecchia por culpa del fuerte viento.
  • 29 MARZO: El nuevo buque de Saga Cruises se llamará Spirit of Discovery.

martes, 31 de mayo de 2016

La ventana indiscreta





El pasado sábado se cerró una de las semanas más concurridas del presente año en lo que a navíos de pasaje se refiere con 8 escalas de buques de cruceros en tan sólo 7 días, aunque puestos a ser exactos fueron 8 las recaladas pero en 5 jornadas, las transcurridas entre el martes y el sábado. Una semana tan espectacular como ésta tenía que tener un final apoteósico y ciertamente que estuvo a la altura: el encargado de poner el broche de oro fue el buque Navigator of the Seas, de la naviera Royal Caribbean, que de paso también marcó el final del mes de mayo. Un final grandioso.


El Navigator of the Seas echó el cierre a una semana cargada de cruceros en la ciudad herculina.


Tenía prisa el navío de Royal Caribbean por reencontrarse con la ciudad herculina tras casi 9 años de ausencia (su única visita hasta ahora databa del 7 de noviembre de 2007) y se plantó en A Coruña a las ¡¡05:30 horas!! en una de las llegadas más tempraneras que se recuerdan (al menos yo) por parte de un buque de estas características. Influyó evidentemente la corta distancia que separaba a nuestra urbe de su anterior puerto de escala, el de Vigo, lo que hizo que el "Master" del navío bahameño se tomara la corta travesía con mucha calma y aún así recalara todavía con noche cerrada. El Navigator of the Seas trajo a la ciudad unos 3.100 pasajeros que tras despertar y descubrirse ya comodamente instalados en un nuevo destino comenzaron a bajar a tierra para coger los buses que les llevarían a realizar las excursiones contratadas, aunque muchos también optaron por descubrir a pie los maravillosos rincones con encanto que abundan en nuestra ciudad.


El Navigator of the Seas trajo a A Coruña el pasado día 28 a más de 3.000 pasajeros.


La ruta que trajo al Navigator a aguas herculinas era una singladura de 10 días de duración con salida desde el puerto de Southampton y escalas en Le Havre, Gijón, Lisboa y las dos paradas en tierras gallegas antes de poner fin al crucero durante la jornada de ayer de nuevo en Southampton. El viaje ha tenido un sabor agridulce para los pasajeros que se encontraban a bordo ya que durante su primera escala, en Le Havre, los turistas no pudieron bajar a tierra por una huelga del personal portuario, una circunstancia que les impidió disfrutar de uno de los grandes atractivos del viaje ya que el puerto de Le Havre es el elegido por los buques de pasaje para que sus clientes puedan realizar las excursiones a París.




La visita del Navigator of the Seas ha supuesto un extraordinario colofón en lo crucerístico al excelente mes de mayo que es junto a septiembre el mes crucerístico por excelencia en nuestras aguas. En total han sido 17 escalas las producidas por 16 barcos (repitió el Voyager) en estos 31 días, con jornadas muy destacadas: Además de la del pasado sábado con el buque que sale en las fotos cabe destacar la jornada del día 6 con la visita del Britannia y sus 3.500 pasajeros, los 3.000 llegados a bordo del Emerald Princess el día 9, el espectacular debut del Viking Sea el día 1 o la triple escala del pasado día 25. En cuanto a pasajeros mayo se cierra también con buenos números: unos 16.000 turistas llegados por vía marítima, cifra que no alcanza un valor mayor debido al pequeño tamaño de gran parte de los buques (11 eran de pequeño tamaño).


Mayo una vez más ha traído buenas cifras para el  puerto herculino.


Volviendo a nuestro protagonista de hoy y pese a no ser ni el buque más nuevo ni el más grande de la flota Royal Caribbean, no cabe duda de que el Navigator of the Seas es un espectacular ejemplo de ingeniería flotante de dimensiones imponentes; de hecho pocos más grandes que él tocarán aguas herculinas este año y tan sólo lo habrán superado a final del año su compañero de naviera, el Independence of the Seas, y el formidable Britannia de la P&O. Construído en los astilleros Kvaerner-Masa Yards de la ciudad finlandesa de Turku y puesto en servicio en el año 2002, el Navigator of the Seas es un buque de 139.570 toneladas de registro bruto con unas dimensiones que quitan el hipo: 311´1 metros de eslora, 38´6 metros de manga en la línea de flotación que alcanza los 48 metros entre las alas del puente y un calado de 8´6 metros. En sus 15 cubiertas de pasaje este impresionante megacrucero puede albergar a 3.807 pasajeros en capacidad máxima a los que hay que sumar sus 1.213 tripulantes. De la propulsión del buque se encargan tres pods suministrados por la firma sueca ABB, de los cuales el central es fijo y los laterales son azimutales, es decir que son capaces de rotar 360 grados. Para las maniobras el Navigator cuenta además con 4 hélices auxiliares KAMEWA a proa de 3.000 KW cada una.


1, 2, 3... y así hasta 1.557 camarotes.


El Navigator of the Seas es el cuarto integrante de la célebre Voyager Class, una serie de buques practicamente gemelos surgida en 1999 y que por aquel entonces asombró al mundo por sus colosales dimensiones y prestaciones que dejaban muy atrás a sus más inmediatos perseguidores en todos los aspectos. La familia Voyager la integran por orden de aparición además de nuestro "navegante" de hoy un "viajero" (el Voyager of the Seas de 1999), un "explorador" (Explorer OTS de 2000), el Adventure OTS  (2001), y un "marinero" (Mariner OTS de 2003). De los cinco el Navigator y el Mariner son dos diseños ligeramente modificados sobre el esquema original de la Voyager Class y nuestro protagonista de hoy es el más grande del quinteto. Llama la atención que el tercer integrante de la serie se llama Adventure ("aventura") y no Adventurer ("aventurero") como por lógica debería llamarse. La razón es que ya existe un buque de pasaje llamado Sea Adventurer y que, casualidades de la vida, estuvo en A Coruña hace un par de semanas.


El Navigator of the Seas es la unidad más grande de la familia Voyager.


Seguro que viendo a un gigante como el Navigator of the Seas se nos plantean cosas como la multitud de secretos que estas enormes moles flotantes esconden en su interior, ya no sólo para los que los vemos desde fuera sino para los que tienen la suerte de traspasar su escala de acceso y adentrarse en sus entrañas. Lugares como las salas de máquinas son zonas restringidas que salvo en contadísimas excepciones están vetadas para los cruceristas. Otros lugares "impenetrables" para los pasajeros son los puentes de mando que por lo general y salvo en alguna que otra naviera con política de puente abierto no permiten el acceso a los turistas para conocer sus intimidades. Es aquí donde el Navigator of the Seas ofrece una exclusiva presente en muy pocas naves de pasaje de la flota mundial e incluso rara de encontrar dentro de la propia flota  de Royal Caribbean; se trata de un lugar que hace las delicias de "voyeurs" y que permite ver que es lo que "se cuece" en el lugar donde se gobierna esta auténtica ciudad flotante.


Vista de proa del espectacular Navigator of the Seas.


La ubicación de este lugar pasa bastante desapercibida para gran parte del pasaje durante toda la travesía y sólo algunos cruceristas exploradores, de esos que no dejan un milímetro de barco sin escudriñar, dan con ella. Para encontrarlo hay que ir hasta la cubierta 11. Una vez allí dirigirse hacia la proa en dirección al solarium y cruzar unas puertas correderas de cristal que parecen no conducir a ningún sitio. Tras unos pasos llegamos a una zona cubierta por un pequeño tejado situado justo sobre el puente de mando y allí se abre ante nosotros un ventanal que ofrece unas inigualables vistas de todo el puente las 24 horas del día; una auténtica ventana indiscreta que no tiene nada que envidiarle a la del gran Alfred Hitchcock.


Las flechas verdes señalan la ubicación de la "ventana indiscreta" a bordo del Navigator of the Seas.


Además de la indiscreta ventana en este punto hay varios paneles explicativos que nos informan de lo que estamos viendo, indicando que componentes alberga cada consola así como la situación exacta de cada instrumento de navegación.



Arriba: Desde la ventana indiscreta tenemos unas vistas diáfanas de los controles principales presentes en el puente del Navigator of the Seas.
Abajo: También hay paneles explicativos describiendo las diversas partes e instrumentos del puente de mando.

(Fotos: José R. Montero)


Volviendo al pasado sábado, tras una estancia que se prolongó por espacio de 11 horas finalmente el Navigator of the Seas reanudó viaje a las cinco de la tarde para cubrir la última etapa de su singladura, la que le llevaría de vuelta a tierras inglesas. Tras soltar las amarras que lo sujetaban a los norays del muelle de trasatlánticos, el gigantesco buque dio atrás despacio para ya a la altura de la terminal de petroleros dar un grácil giro de 180 grados que lo dejó encarado para iniciar su viaje, tomando como vía de escape tras superar el dique de abrigo la canal norte. Si no hay cambios de última hora los coruñeses tendremos una nueva oportunidad para disfrutar de nuevo de este coloso "of the seas"; será el próximo 12 de octubre.


El Navigator of the Seas se despide de la ciudad hasta el mes de octubre.


Para acabar quisera agradecer a mi buen amigo Jose R. Montero las fotos tomadas a bordo del Navigator y que amablemente me ha prestado para la elaboración de esta entrada.




Salvo las que así lo indiquen, las fotos de esta entrada  han sido realizadas por Diego Veiga. Por favor, respetad la autoría de todas ellas.

lunes, 30 de mayo de 2016

Sin tiempo...


(Foto: Manuel Candal)


...para resumir en el blog el ingente tráfico de cruceros que se produjo la semana pasada en el puerto herculino. El aluvión de escalas  producido en tan corto lapso de tiempo (7 en 72 horas) me deja siempre un sabor agridulce; por un lado a más barcos más posibilidades de disfrutar de las maniobras de estos portentosos navíos surcando las aguas de la ría, y por otro la imposibilidad de dedicarle en el blog el espacio  que sin duda merecen todos ellos. Por este motivo me veo obligado a mencionar casi de pasada a los dos protagonistas del pasado jueves, los buques Nautica y Sea Cloud II. Por suerte el hecho de ser dos habituales de las aguas coruñesas me dará la oportunidad de resarcirme en un futuro no muy lejano.


Sea Cloud II y Nautica, protagonistas de la jornada del pasado jueves.
(Foto: Manuel Candal)


Procedente de las Islas Cíes el bellísimo velero alemán Sea Cloud II maniobraba a las 07:00 horas en aguas interiores portuarias para quedar amarrado a los norays iniciales del muelle de trasatlánticos minutos más tarde. A bordo del elegante buque de bandera maltesa llegaron apenas 60 pasajeros, un limitadísimo aforo que otorga a la travesía una gran exclusividad a lo que hay que sumarle el placer de realizar una travesía de este tipo utilizando como principal propulsión la fuerza del viento. Toda una experiencia digna de ser vivida.


El Sea Cloud II fue el primer componente del dúo en llegar a la rada herculina.
(Foto: Manuel Candal)


Una hora más tarde hacía lo propio el Nautica, de la naviera Oceania Cruises que atracó por delante del velero-crucero. El Nautica procedía de Leixoes y su escala en A Coruña forma parte de una ruta de 12 días de duración con salida en Barcelona y llegada a Southampton adonde arribará este miércoles. Entre medias sus algo más de 650 pasajeros habrán hecho escalas en puertos tan interesantes como Málaga, Lisboa o Burdeos.


El Nautica es todo un habitual de las aguas coruñesas.
(Foto: José Luís Porta)


Si las maniobras de salida de estos barcos siempre resultan vistosas, la del pasado jueves tuvo una mayor espectacularidad al zarpar ambas naves a la misma hora, las cinco de la tarde y en dirección al mismo puerto, el de Bilbao, lo que provocó que Nautica y Sea Cloud II navegaran por la ría coruñesa practicamente en convoy, como si de una parada naval se tratase para deleite de los shipspotters habituales y demás curiosos que inmortalizaron la estampa desde todos los ángulos posibles.


La salida de los dos navíos casi al unísono provocó que navegaran practicamente en convoy a su salida de la ría herculina.
(Foto: José Luís Porta)


Ambos buques volverán a la ciudad en breve; si se cumplen las previsiones el Sea Cloud II regresará el próximo 1 de septiembre y el Nautica lo hará el día 28 de ese mismo mes.


El Sea Cloud II a la altura de Cabo Prioriño con el helicóptero Pesca 1 por su popa
(Foto: José R. Montero)


Agradecimientos a Manuel Candal, José R. Montero y José Luís Porta, autores de las fotos que ilustran el post de hoy, y que practicamente cubrieron todos los ángulos durante la salida del Nautica y del Sea Cloud II en la tarde del jueves.


(Foto: José R. Montero)




domingo, 29 de mayo de 2016

Triplete atípico





Este miércoles tuvo lugar en el puerto coruñés una destacada jornada crucerística con la presencia de tres naves de crucero, National Geographic Orion, Ocean Majesty y Voyager, en el que se puede considerar el día grande de una de las semanas más prolíficas del año en lo referente a este tipo de tráficos con 8 recaladas hasta este domingo. Pese a que un triplete de cruceros siempre supone todo un acontecimiento en la ciudad, el protagonizado por los buques anteriormente mencionados ha sido bastante atípico por más de un motivo como veremos a continuación.


El National Geographic Orion fue uno de los protagonistas de la ajetreada jornada crucerística vivida el pasado miércoles en el puerto de A Coruña.
(Foto: José R. Montero)


Para empezar la efeméride pierde brillo si los tres barcos en cuestión no llegan a coincidir atracados a la vez. Es lo que ocurrió el miércoles donde tan sólo dos de los buques llegaron a verse las proas. El primero de los protagonistas que llegó a la ciudad fue el Voyager, que poco después de las 06:00 horas tomaba práctico para quedar atracado en el muelle de trasatlánticos minutos más tarde. Procedente de Guernsey, en las británicas Islas del Canal, el buque de la naviera Voyages of Discovery trajo a la ciudad a unos 500 pasajeros que se encuentran realizando estos días una travesía de 15 jornadas de duración con inicio en el puerto inglés de Portsmouth y que tras llegar a aguas herculinas iniciará un periplo por Portugal, con paradas en Horta y Ponta Delgada (Azores), Funchal (Madeira), Porto Santo y Lisboa antes de regresar al punto de partida en tierras británicas el próximo 6 de junio. Tras pasar buena parte del día en la ciudad finalmente el Voyager puso fin a su estancia  en la ría coruñesa a las seis de la tarde para continuar viaje rumbo sur. Con esta escala la nave británica cerró su agenda de visitas a A Coruña por este año, quedando su próxima recalada a la ciudad para el 2017.


Vista de popa del Voyager atracado al muelle de trasatlánticos.


El segundo protagonista de la concurrida jornada crucerística del pasado miércoles fue el pequeño National Geographic Orion que poco antes de las siete y media de la mañana maniobraba  en aguas interiores de las instalaciones portuarias para atracar proa con proa con el Voyager en el muelle de trasatlánticos. Procedente de Vilagarcía de Arousa, donde había hecho escala el día anterior el buque de  bandera bahameña llegó a aguas de Marineda con 100 pasajeros a bordo que estos días se encuentran realizando una singladura de 8 jornadas de duración con inicio en Lisboa, y escalas en Leixoes, la doble parada en tierras gallegas, Bilbao, San Juan de Luz, Bayonne y Burdeos, que será el punto de desembarco de la ruta. La estancia del National Geographic Orion fue bastante breve y cuando el reloj marcaba la una de la tarde el pequeño buque de expedición se puso de nuevo en movimiento rumbo al País Vasco. De momento no hay más visitas programadas en la ciudad herculina por parte de este vistoso barco de pasaje.


El National Geographic Orion llegó a la ciudad pasadas las siete de la mañana.


Con el grueso de la jornada ya finiquitada fue el turno del último de los protagonistas del trío, el Ocean Majesty, que llegó a la urbe herculina cuando sus dos compañeros de profesión ya habían dejado la ciudad. Procedente de Vigo el veterano buque de bandera portuguesa atracó a las 7 de la tarde para recoger a gran parte de su pasaje (poco más de 500 llevaba en esta ocasión) que habían desembarcado en la ciudad olívica a primera hora de la mañana para realizar las habituales excursiones. Si corta fue la experiencia del National Geographic Orion en la ciudad no le fue a la zaga el Ocean Majesty, que minutos antes de la medianoche y protegido por el anonimato de la oscuridad completa abandonaba las instalaciones portuarias rumbo al puerto de Belle Ille (Francia). Tampoco hay más visitas en el horizonte para este buque.


El Ocean Majesty llegó a última hora del día para recoger a parte de su pasaje.
(Foto: José Luís Porta)


Como reza el encabezado de la entrada el del pasado día 25 es uno de los tripletes crucerísticos más atípicos que se ha producido en la ciudad; al hecho de no coincidir los tres amarrados al mismo tiempo hay que sumarle el pequeño tamaño de los mismos, lo que redunda en el número de pasajeros. En total algo menos de 1.200 pasajeros en una jornada con tres atraques cuando en ocasiones la llegada de un único buque de grandes dimensiones supone el desembarco de 3.500-4.000 personas de una sola tacada. Aún así los shipspotters locales y aficionados a estos buques en general disfrutamos de lo lindo con el ir y venir de barcos durante todo el día.


Pese a la concentración de barcos, las cifras de pasaje fueron bajas debido al pequeño tamaño de los protagonistas.


Unas breves pinceladas ahora sobre las principales características de cada uno de los componenetes de este triplete atípico empezando por el que es sin lugar a dudas el más conocido del trío, al menos por estas aguas.


Empezamos el repaso por el Voyager.
(Foto: José R. Montero)


Y ese no es otro que el Voyager que desde su debut con su actual naviera, la británica Voyages of Discovery allá por el año 2012 es un asiduo visitante a nuestra dársena; de hecho su anterior visita fue hace tan sólo unos días, el pasado 19 de mayo. Evidentemente y tal como indican sus formas el Voyager no es un buque reciente y antes de su actual etapa comercial ya vivió mil y una aventuras (no todas ellas positivas) con distintos nombre y dueños. Construído en los astilleros españoles Unión Naval de Levante y puesto en servicio a finales de 1990 con el nombre de Crown Monarch, el actual Voyager es un buque de pequeño tamaño de 15.271 toneladas de registro bruto, y unas dimensiones principales de 150´7 metros, 20´6 metros de manga y un calado de 5´7 metros. En sus 7 cubiertas de pasaje el buque de bandera de Bahamas puede albergar a 556 pasajeros en capacidad máxima además de a sus 215 tripulantes.


El Voyager fue el más grande del trío.
(Foto: José R. Montero)


El Ocean Majesty por su parte comparte con el mencionado Voyager varias características comunes. Una, su veteranía, si bien en este navío de bandera lusa esta peculiaridad es mucho más acusada (fue construído en 1965) y la otra, una coincidencia mucho más llamativa: su común lugar de nacimiento en los valencianos astilleros Unión Naval de Levante. Teniendo en cuenta los pocos buques de pasaje de fabricación nacional que a día de hoy sobreviven, que dos de ellos atraquen el mismo día en A Coruña es como una rara conjunción planetaria. Como digo el Ocean Majesty vio la luz a mediados de la década de los 60 del pasado siglo con el nombre de Juan March para la Compañía Transmediterránea y no nació como buque de cruceros sino como ferry. Tras varios años trabajando para diversos intereses, en 1989 el otrora navío español fue comprado por la armadora griega Shipping & Commercial Corp. con el propósito de reconvertirlo en buque de cruceros y tras cinco años de trabajos surgió el actual Ocean Majesty, cuya peculiar imagen practicamente no recuerda en nada a la que presentaba con su aspecto original (quizás la proa). Tal y como conocemos hoy en día a este buque, propiedad de Majestic International Cruises pero fletado a diversos touroperadores mayoritariamente alemanes es un navío de discretas dimensiones con 10.417 toneladas de registro bruto, 135 metros de eslora, 15´8 metros de manga y un calado de 5´9 metros. El Ocean Majesty es capaz de transportar a 621 pasajeros en capacidad máxima con una dotación de 257 personas.


Apenas queda nada del que fuera ferry Juan March de la Compañía Transmediterránea.
(Foto: José Luís Porta)


Pese a que en principio el Ocean Majesty no tiene previstas nuevas visitas a nuestra ciudad en lo que resta de año, este veteranísimo navío volverá a ser protagonista en el blog en unas semanas. El motivo será celebrar su reciente 50 aniversario desde su botadura, un hecho que pocos navíos de cualquier clase alcanzan y que bien se merece un pequeño homenaje por mi parte en forma de post especial.


El Ocean Majesty se encuentra en la actualidad celebrando sus bodas de oro.
(Foto: José R. Montero)


Y vamos por último con el que es quizás el buque más desconocido de entre los tres que visitaron aguas coruñesas el pasado miércoles, el National Geographic Orion, el pequeño buque de expedición perteneciente a la división de cruceros de la famosa marca de divulgación científica que desde hace varios años se asoció con la naviera Linblad Expeditions. Construído en el año 2003 en los astilleros Cassens de Emden (Alemania) con el nombre de Orion para la naviera Explorer Maritime en 2014 la compañía donde operaba fue adquirida por Linblad incorporándose desde ese momento a su flota de pequeños navíos aventureros. El National Geographic Orion es una nave de 4.100 toneladas con unas dimensiones de 102´7 metros de eslora, 14´2 metros de manga y un calado de 3´8 metros que puede dar cabida a 106 pasajeros en máxima ocupación y a una tripulación formada por 75 personas. Aunque único en su especie, el National Geographic Orion es una versión mejorada y ampliada de los actuales Celebrity Expedition y Corinthian; este último presente hace unos días en la ciudad.


El National Geographic Orion despidiéndose de la ciudad.
(Foto: José R. Montero)


Ya ven que la jornada del 25 de mayo fue de lo más movidita. Para terminar quisiera agradecer a mis amigos y habituales colaboradores del blog José R. Montero y José Luís Porta su inestimable apostación en forma de fotos para elaborar esta entrada.



    viernes, 27 de mayo de 2016

    Sinfonía berlinesa





    Puede que suene a una obra de Beethoven o Schumann pero lo cierto es que el título del post hace alusión a los dos protagonistas de este pasado martes en el puerto de A Coruña, que no son otros que los buques  Berlín y Crystal Symphony. Los dos navíos fueron los encargados de abrir la presente semana crucerística, 7 días que estarán repletos de barcos de pasaje en nuestra ría con una previsión que augura hasta 8 atraques. Casi nada.


    El Crystal Symphony y el Berlín (en la foto) fueron los dos primeros cruceros de una semana muy prolífica en este tipo de tráficos.


    Pero no adelantemos acontecimientos y centrémonos en los dos citados navíos. El primero en asomar el hocico por la rada herculina fue el lujoso Crystal Symphony que a eso de las 06:30 horas ya se encontraba confortablemente instalado en el muelle de trasatlánticos. Procedente de Lisboa el barco de la naviera anglonipona Crystal Cruises trajo a la ciudad a 760 pasajeros que se encuentran realizando una travesía de 15 días de duración  con salida desde la capital portuguesa y escalas en nuestra ciudad, Bilbao, San Juan de Luz, Le Verdon, La Rochelle, Guernsey (Islas del Canal), St. Malo y Honfleur antes de desembarcar en Londres el próximo 5 de junio. El viaje, dotado de un gran atractivo por su enorme riqueza cultural, no sale barato: el alojamiento más "modesto" a bordo del Crystal Symphony para esta singladura cuesta unos 5.000 euros.(¡la leche!)


    El Crystal Symphony es uno de los buques de cruceros más exclusivos del mundo.


    El Berlín por su parte se hizo de rogar un poco más y hasta las 07:00 horas no apareció por las inmediaciones del dique de abrigo para atracar minutos después proa con proa con el Crystal Symphony sin ningún tipo de complejo de inferioridad a pesar de la contundente diferencia de tamaño (cinco veces en volumen) entre ambas naves. El Berlín, operado por la naviera germana FTI Cruises, trajo a A Coruña a unos 400 pasajeros que disfrutan estos días de un crucero de 10 jornadas de duración con salida en Lisboa y final en Zeebrugge, el que se considera puerto de la bellísima ciudad belga de Brujas. Tras este repaso del momento de la llegada es hora de comentar algunos aspectos de cada uno de los dos protagonistas del día empezando por el más grande del dúo...




    .. que lo es sin lugar a dudas pero está claro que catalogar al Crystal Symphony como "grande" es pasarse un poco y más viendo la tendencia que en los últimos años ha tomado el sector crucerístico con la construcción de mastodóticos barcos que cada vez se parecen menos a eso, a barcos, y más a enormes bloques de apartamentos dotados de propulsión propia. En el caso que nos ocupa y pese a tratarse de un objeto de un porte más que respetable se consigue mantener unas más que adecuadas proporciones sin comprometer el apartado estético. Construído en los astilleros finlandeses Masa Yards y puesto en servicio en marzo de 1995 el Crystal Symphony  es un buque de 51.044 toneladas de registro bruto con unas dimensiones de 237´1 metros de eslora, 30´2 metros de manga y un calado de 7´6 metros de calado que en sus ocho cubiertas de pasaje puede albergar a 1.010 pasajeros en capacidad máxima  a los que hay que sumar las 568 personas que componen su tripulación. El Crystal Symphony es uno de los navíos más lujosos de su tamaño con un ratio espacio-pasajero exorbitante que alcanza el 53´1 y un ratio pasajero-tripulante no menos espectacular de 1´7.


    El Crystal Symphony es grande... dependiendo de con qué lo compares.


    Por sus frecuentes visitas desde hace ya varios años el Crystal Symphony es un buque bastante conocido por la rada coruñesa. Más desconocido es su compañero de amarre del martes, el Berlín, a pesar de que ha estado por aquí alguna que otra vez. Sus líneas delatan que estamos ante un barco ya entrado en años; concretamente el buque germano (aunque luce una "conveniente" bandera maltesa) inició su andadura comercial a mediados de 1980 cuando fue entregado por los astilleros Howaldtswerke Deutsche Werft de la ciudad germana de Kiel a sus primeros propietarios, la también alemana Peter Deilmann, para la cual operó durante casi un cuarto de siglo (hasta 2004) con un paréntesis de 3 años, entre 1982 y 1985, donde estuvo al servicio de la Blue Funnel Cruises con el nombre de Princess Mahsuri. Tras concluír su etapa con Peter Deilmann en 2004 el buque pasó a manos de Saga Cruises que durante 2005 lo charteó a intereses rusos, donde fue rebautizado como Orange Melody. Tras esta breve experiencia el navío fue remodelado y renombrado de nuevo, esta vez como Spirit of Adventure para la marca homónima dentro de Saga Cruises. Durante esta etapa que duró 6 años la naviera británica ofreció rutas por destinos exóticos y poco frecuentados en el circuito crucerístico convencional, a la búsqueda de un target de cliente muy distinto al habitual en esta compañía, compuesto principalmente por cruceristas mayores de 60 años. En 2012 Saga decidió cancelar su "espíritu aventurero" y el buque fue vendido a sus actuales dueños, los alemanes FTI Group que lo operan bajo la marca FTI Cruises y al que tras una puesta a punto le devolvieron su nombre original.


    Durante su anterior etapa comercial, como Spirit of Adventure, este buque visitó A Coruña en varias ocasiones. La foto se corresponde con una escala realizada en mayo de 2011.
     

     El Berlín es un buque de pequeño tamaño (a la vista está) de 9.570 toneladas de registro bruto con unas dimensiones principales de 139 metros de eslora, 17´5 metros de manga y un calado de 4´8 metros. Nació más pequeño pero a finales de 1986 sus entonces dueños decidieron aumentarlo en casi 20 metros de eslora mediante la adición de una sección central en los astilleros Nobiskrug de Rendsburg (Alemania). El Berlín puede albergar a 412 pasajeros en capacidad máxima en alguno de sus 206 camarotes, 158 de los cuales son exteriores. La tripulación está formada por 180 personas.


    FTI Cruises es uno de esos nombres practicamente desconocidos para el gran público.


    Quizás aquí sea un gran desconocido pero en Alemania el Berlín es toda una estrella... de la tele; durante años se rodó a bordo de este navío la serie "Das Traumschiff" de la cadena ZDF, el equivalente germano de la mítica "Vacaciones en el mar". Se trata de una ficción televisiva de culto en el país centroeuropeo, que se comenzó a emitir en 1981 y que tras varios parones a lo largo de estos años sigue grabándose en la actualidad. Tras dejar la naviera Peter Deilmann, el Berlín dejó de ser el escenario de la serie y su relevo lo tomó el buque Deutschland, de la misma compañía y que desde ese mismo momento fue elevado a la categoría de mito por parte de los germanos. Actualmente "Das Traumschiff" se rueda en el buque Amadea, de la naviera Phoenix Reisen. Precisamente durante la última visita de este barco a A Coruña, el pasado 21 de abril, se aprovechó para rodar algunas escenas de la serie.


    El Berlín es un barco de película... bueno, de serie.


    Volviendo a la jornada del pasado martes a media tarde los dos protagonistas del día en el puerto herculino fueron despidiéndose de la ciudad. El primero en hacerlo fue el Crystal Symphony que a las cinco de la tarde partía rumbo a la dársena de Bilbao. Si no hay novedad la nave de Crystal Cruises volverá a aguas coruñesas el próximo año, más concretamente el 13 de octubre.


    Pego la vuelta y rumbo a Bilbao.
    (Foto: Manuel Candal)


    Apenas una hora después de la marcha del Crystal Symphony hacía lo propio el Berlín que partía también rumbo norte en dirección a su siguiente destino, la ciudad de Santander. Esperamos ver pronto a este televisivo navío de nuevo por nuestra ciudad aunque de momento no hay más visitas confirmadas a medio plazo.


    El Berlín durante su salida de la ciudad el pasado martes con la patrullera de la Guardia Civil Río Jallas en primer término.


    Agradecimientos a mi amigo y habitual colaborador Manuel Candal por la foto prestada de la salida del Crystal Symphony.





    Salvo las que así lo indiquen, las fotos de esta entrada  han sido realizadas por Diego Veiga. Por favor, respetad la autoría de todas ellas.



    jueves, 26 de mayo de 2016

    Ferrol parle français... et allemand.





    ¡Qué importante es saber idiomas!. Ferrol domina desde el pasado jueves la lengua francesa, o al menos tiene unas nociones básicas de ella, que por algo el dominio de algo se alcanza con la práctica. La primera lección eso sí dicen que es la más importante y nuestros vecinos recibieron el pasado día 19 toda una "masterclass" a cargo del buque Horizon, el primer crucero de habla francófona que recibe la ciudad ferrolana en su historia.




     Sobre las ocho de la mañana el Horizon hacía su entrada en el golfo ártabro y de paso en los libros de historia de la urbe departamental. Procedente de Leixoes el buque de bandera maltesa trajo a la ciudad vecina a unos 1.700 turistas, franceses en su totalidad, que estos días disfrutan de una travesía de 9 jornadas de duración con salida desde Marsella y escalas en Gibraltar, Cádiz, Lisboa, Leixoes y por fín aguas gallegas. Tras su parada en Ferrol el Horizon puso punto y final al viaje en el puerto de Calais.


    El Horizon, debutante la semana pasada en Ferrol, hizo su escala inaugural en A Coruña en 2014.


    Construcción nº619 de los astilleros Meyer de la ciudad de Papenburg (Alemania), y puesto en servicio en el año 1990, el Horizon fue el primero de dos buques gemelos (el otro es el Zenith) construídos para la Celebrity Cruises, sus primeros buques nuevos desde su fundación en el año 1989. Tras pasar por varias etapas comerciales en las que lució varios nombres (Island Star, Pacific Dream...) en el año 2010 el navío recuperó su nombre original y pasó a manos de la española Pullmantur, que tras operarlo brevemente bajo su marca lo transfirió a su filial francesa, Croisières de France, para sustituir al Bleu de France (el actual Saga Sapphire) de menor tamaño y capacidad que nuestro protagonista de hoy. El Horizon es un buque de 46.811 toneladas de registro bruto con unas dimensiones de 208 metros de eslora, 29 metros de manga y un calado de 7´3 metros. En sus 10 cubiertas de pasaje el navío de bandera maltesa tiene capacidad para 1.828 pasajeros en doble capacidad y una tripulación formada por 620 personas.


    El aspecto actual del Horizon dista bastante del que lucía en su primera etapa comercial al servicio de la Celebrity Cruises.
    (Fuente: shipspotting.com)


    Al tratarse de la primera escala del buque en la dársena se realizó a bordo la protocolaria recepción institucional con intercambio de regalos en la que los miembros de la Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao entregaron al capitán del navío una metopa como recuerdo de su paso por la ciudad. Desde la autoridad portuaria destacaron la impotancia de abrir un mercado de cruceros tan importante como el francés, que se caracteriza por la alta valoración de la gastronomía y su interés por los destinos con un importante legado patrimonial y cultural, características que reúne la ciudad de Ferrol.


    La importancia de esta visita es enorme ya que supone abrir un nuevo mercado, en esta caso el francés.


    Tras pasara toda la mañana atracado en Curuxeiras a las 4 de la tarde el Horizon se puso de nuevo en movimiento para dirigirse a tierras galas. Su estancia en la ciudad ferrolana no estuvo acompañada por el buen tiempo pero al menos el Horizon tendrá una nueva oportunidad para resarcirse y poder disfrutar de Ferrol en plenitud de condiciones; será el próximo 12 de septiembre si no hay cambios de última hora cuando volvamos a ver por la ría vecina al crucero francés.


    Ferrol parle français...


    Aprender idiomas está bien pero también es importante repasar los que ya se dominan. El alemán es una lengua que el puerto de Ferrol "chapurrea" con soltura desde que la naviera Aida Cruises se estableciese por allí desde el año 2014. La presencia puntual de otras navieras germanas como Phoenix Reisen sirvió para estrechar aún más los lazos de unión entre la ciudad gallega y el país de la Merkel y el pasado domingo una nueva compañía oriunda de esta nación centroeuropea se ha sumado a la nómina de visitantes germanos. Se trata de Plantours & Partner que trajo a aguas ferrolanas a su buque Hamburg.


    ...et allemand.


    A primera hora de la mañana el Hamburg atracaba en la ciudad ferrolana. En esta ocasión los pasajeros llegados a bordo del buque alemán, unos 400, pudieron disfrutar de una climatología más benévola a lo largo de toda su estancia que la vivida durante la escala del Horizon tres días antes. El Hamburg realiza estos días una singladura de 9 jornadas de duración con salida desde el puerto de Lisboa y llegada al de Hamburgo el próximo 28 de mayo. Ferrol es la primera escala de una travesía que tendrá paradas en Guernsey (Islas del Canal), Honfleur (Francia) y Ostende (Bélgica). Al igual que ocurrió con el Horizon, al tratarse de una escala inaugural en puerto durante la mañana se celebró la protocolaria recepción a bordo del Hamburg con intercambio de metopas incluído entre el director del puerto de Ferrol, Alejandro Rey y el capitán de la nave Igor Gaber.


    Vista de proa del buque Hamburg.


    Construído en los astilleros MTW Schiffswerft de la ciudad alemana de Wismar y puesto en servicio en 1997 con el nombre de C. Columbus, el actual Hamburg es propiedad del consorcio bávaro Conti Holding  GmbH que chartea el buque desde su construcción a diversas navieras. Así desde el comienzo de sus operaciones hasta 2012 el navío fue operado con su nombre original (aunque luego se cambió a simplemente Columbus) a la germana HAPAG-Lloyd. Una vez finalizado este chárter tomó el relevo la naviera Plantours & Partner, también alemana, que se hizo con sus servicios para sustituír al más pequeño Vistamar. El Hamburg es un buque de 15.067 toneladas de registro bruto con unas dimensiones principales de 144´1 metros de eslora, 21´5 metros de manga y un calado de 5´1 metros. En sus 6 cubiertas de pasaje el Hamburg puede albergar a 426 pasajeros en capacidad máxima a los que hay que sumarle sus 170 tripulantes. El buque navega bajo pabellón de Bahamas.


    Plantours, nuevo cliente del puerto de Ferrol.


    Tras pasar buena parte del día en la ciudad departamental poco después de las seis de la tarde el Hamburg dio por concluída su estancia en aguas gallegas poniendo rumbo hacia el canal de la Mancha no sin antes recibir la amistosa andanada a cargo de los miembros de la Asociación Batalla de Brión a su paso frente al Castillo de San Felipe a la que al buque germano contestó a bocinazo limpio.


    A su salida de Ferrol el Hamburg puso rumbo a Guernsey.


    Con el Hamburg Ferrol dio por cerrado el mes de mayo en lo crucerístico, un mes que en números ha resultado ser muy positivo con tres escalas (AidaSol, Horizon y Hamburg) que en total sumaron unos 4.500 pasajeros, 6.000 personas en total si les sumamos además sus tripulaciones. Junio también se presenta muy prometedor con otras tres escalas previstas a cargo de los buques Marina (día 9), Star Legend (el 12) y el Wind Surf, que cerrará el día 29.


    Buenos números en mayo para la dársena ferrolana.


    Y el segundo semestre del año será mucho mejor pero eso ya lo iremos viendo. De momento el blog "Cruceros en la ciudad de cristal" se despide de Ferrol hasta dentro de dos semanas. Au revoir!, Auf wiedersehen!.