NOTICIAS DE CRUCEROS

  • 23 ABRIL: El AidaDiva cumple hoy 10 años.
  • 23 ABRIL: El Henna (ex-Carnival Jubilee) será desguazado en Alang.
  • 18 ABRIL: Viking Ocean Cruises construirá dos nuevos buques de cruceros ampliando su flota hasta los 8 navíos en 2022.
  • 18 ABRIL: El MSC Magnifica sufre un incidente sin consecuencias al golpear contra el muelle de Civitavecchia por culpa del fuerte viento.
  • 29 MARZO: El nuevo buque de Saga Cruises se llamará Spirit of Discovery.

viernes, 27 de noviembre de 2015

Y la Saga continúa





Para estar entrando en las últimas semanas del año, unas fechas que no suelen ser muy pródigas en escalas por estos lares, la actividad crucerística en el puerto coruñés será muy alta en las próximas jornadas con hasta 4 recaladas programadas en tan sólo 7 días. Abriendo esta mini-maratón de barcos hoy visitó la ciudad el buque Saga Sapphire de la naviera británica Saga Cruises.




Procedente del puerto de Brest, el Sapphire llegó a la ría herculina poco antes de las 08:00 horas con unos 750 pasajeros a bordo que iniciaron hace varias jornadas una singladura de 16 días de duración con salida desde Southampton y escalas en Le Havre, Brest, nuestra ciudad, Leixoes, Lisboa, Huelva, Santander, Burdeos y regreso al punto de partida.




Con sede en la ciudad inglesa de Folkestone, Saga Cruises es una compañía fundada en el año 1996 que opera para el mercado británico y que se caracteriza por ofrecer rutas mayoritariamente por Europa aunque en ocasiones también navega por el Caribe. Su target de cliente es el de solteros o parejas de más de 50 años ya que está declarada como naviera "child-free" (sin niños a bordo) ofreciendo un ambiente íntimo y un trato muy personal a bordo de sus buques y alejándose de la tendencia actual de los megacruceros. Para ello Saga siempre ha utilizado naves de pequeño/medio tamaño con capacidad para 800 pasajeros como máximo. Se trata de una flota ya entrada en años (34 de media) con la que se consigue también ese aroma clásico en cada singladura de esta naviera, por eso sus barcos han sido siempre de segunda mano... hasta ahora.




 En las últimas semanas la comunidad crucerística internacional anda revolucionada tras el anuncio de la naviera Saga Cruises el pasado 30 de septiembre de que ha llegado a un acuerdo con los astilleros alemanes Meyer Werft para construír un nuevo buque, con opción a ampliar el proyecto con una segunda unidad. La noticia ha causado un gran revuelo en el sector tanto por lo inesperado de la misma como por el hecho de que se tratará del primer navío nuevo en los 20 años de historia de esta compañía británica.


Saga Cruises está dando mucho que hablar en el último trimestre del año.


De momento no han transcendido muchos detalles sobre el proyecto y tan sólo se han adelantado unas cifras generales y ciertas características, así como una imagen virtual del aspecto que tendrá la futura nave. Se tratará de un buque de 55.900 toneladas de registro bruto con capacidad para no más de 1.000 pasajeros, con unas dimensiones de 234 metros de eslora y 30´8 metros de manga. Además de estos números destaca el hecho de que el futuro barco de Saga incluirá en todos sus camarotes (540) balcón privado y que del total de alojamientos aproximadamente el 15% estarán destinados a "singles". El debut del nuevo buque insignia de la naviera británica se prevé para el verano de 2019 y de concretarse la segunda unidad ésta vería la luz en 2021.


Imagen virtual del nuevo navío de Saga Cruises.


Personalmente la noticia me ha causado una gran alegría ya que Saga Cruises es una de mis navieras favoritas  además de ser una de las marcas que más ha apostado por la ciudad de A Coruña desde sus inicios como punto imprescindible de recalada en el noroeste español. De la única imagen que ha trascendido hasta el momento de su nuevo navío destacaría por un lado su atractivo perfil, acentuado por el color oscuro de su casco y por otro un detalle sutil pero muy simbólico; la presencia de la chimenea pintada de amarillo. Este color formaba parte de la imagen corporativa de la compañía hasta que en el año 2012 la incorporación a la flota de su actual buque insignia, nuestro protagonista de hoy, trajo los nuevos colores con la chimenea en azul y el nuevo logo. Quizás esta imagen virtual quiera indicar una vuelta a sus tonos originales que se identifican mejor con la idea de navegación tradicional que quiere dar esta naviera. En mi opinión el buque gana muchos enteros con la chimenea amarilla.


El actual logo de la naviera fue introducido con la entrada del Saga Sapphire en la flota británica pero los bocetos del nuevo buque apuntan a un posible cambio de imagen en el futuro.


Lo que tampoco se conoce de momento es su nombre aunque se pueden hacer unas cuantas conjeturas; si no cambia el guión, Saga suele bautizar a sus buques con nombres de piedras preciosas como ocurre en el caso de su actual flota, compuesta por dos joyas como el Saga Sapphire y el Saga Pearl II. Si siguen por ahí los derroteros es fácil aventurar varias posibilidades como Saga Diamond, Saga Emerald o incluso la más original Saga Opal. Personalmente considero que sería un bonito homenaje recuperar el nombre del ya desaparecido Saga Rose, el que fuera primer buque de la naviera y que fue desguazado en 2010. Y si finalmente se diera luz verde a un segundo buque podría llamarse Saga Ruby, gemelo del anterior y que abandonó la compañía hace a principios de 2014. Claro que todo ésto es hacer cábalas...


El emblemático Saga Rose fue el primer buque en propiedad de la compañía británica.


Lo que es practicamente seguro es que más tarde o más temprano veremos al futuro navío de Saga Cruises por nuestra ciudad. Es todavía pronto para conocer donde será posicionado el barco y qué itinerarios realizará pero si la naviera británica no realiza un cambio de estategia en un futuro próximo el nuevo Saga tendrá su puerto base en Reino Unido (Dover o Southampton). Sea como sea tendremos que esperar como mínimo hasta el segundo semestre de 2019 para poder ver a este nuevo navío por aguas herculinas.


Una imagen virtual de uno de los restaurantes del nuevo Saga.


Para ver de nuevo por la ciudad al Saga Sapphire tendremos que esperar algo menos aunque de momento el navío cerró con la escala de hoy su calendario de visitas en la urbe herculina por este año. Tras una estancia de 8 horas a las cuatro de la tarde el Sapphire soltó amarras y puso rumbo hacia el sur con destino al puerto de Leixoes. El 5 de noviembre de 2016 es la fecha prevista para su próxima recalada en aguas coruñesas.






viernes, 20 de noviembre de 2015

El patito feo (Parte III)



(Fuente: www.fromthedeckchair.com)


Me había quedado pendiente la última parte de la entrada especial dedicada al Norwegian Epic con motivo de su visita inaugural al puerto de Vigo hace unas semanas. En las dos partes anteriores había comentado diversos aspectos de esta controvertida nave centrándome sobre todo en la característica que más da que hablar, su discutido aspecto exterior. Dejando de lado este punto tan criticado hoy voy a centrarme en todo lo bueno que ofrece el Epic en su interior, que no es poco, por lo que trataré de resumirlo lo máximo posible.


(Foto: José R. Montero)


Es indiscutible que si por algo es famoso en el mundo entero el Norwegian Epic es por su desgarbada imagen exterior, lo que hace que se le conozca en todo el mundo con el peyorativo apodo del "patito feo", pero a fuerza de ser justos si este navío debiera ser conocido por algún hecho en concreto es por su revolucionaria concepción; nunca antes un buque de este tipo había aportado novedades tan radicales, haciendo en muchos casos tabla rasa con alguno de los axiomas del sector; quizás lo más comparable en términos revolucionarios de diseño sean los buques de la Clase Oasis surgidos un tiempo después. Es esa radicalidad en su concepto la que explica la tan controvertida imagen externa del Norwegian Epic y es que nunca antes en esta industria la forma se había sacrificado tanto en pos de la función. Un ejemplo de lo que acabo de mencionar lo representan los botes salvavidas y su inusual ubicación y es que como ya dije en la entrada anterior el objetivo de tan peculiar disposición es el de lograr una vista diáfana desde todos los camarotes con balcón. Es en este tipo de camarotes donde el Epic se anota su primer tanto a favor ya que sin ser el buque de pasaje con mayor porcentaje de esta clase de alojamientos (en eso lo superan los clase Oasis y clase Quantum, por citar algunos de su clase) este navío es el primer megacrucero en el que sus 1.380 camarotes exteriores presentan balcón, toda una hazaña a la que hay que sumarle la guinda que supone el no obstruír sus vistas con ningún bote.


Vistas sin obstáculos desde cualquier camarote exterior. Todo un logro.


Y es que los alojamientos son sin lugar a dudas una de las principales novedades en esta nave. El apartado de los camarotes ha sido uno de los campos en los que menos había evolucionado el sector de los cruceros... hasta que llegó el Epic. Aquí encontramos por primera vez formas curvas que rompen la atmósfera de cubículo que se suele respirar en este tipo de barcos. Otra innovación además es la estructuración de los cuartos de baño; dividiendo sus componentes (lavabo, ducha, water...) de manera individual por toda la estancia para ganar espacio, un aspecto este último que no ha sido del agrado de todos los que lo han probado. Por lo demás los alojamientos del Epic se dividen en 14 categorías distintas cuyos tamaños van desde los 12 metros cuadrados de los camarotes interiores hasta los 80 metros cuadrados de las Owner´s Suites situadas en las cubiertas 16 y 17. Como ya mencioné en la segunda parte de la entrada gran parte de las suites más lujosas se engloban en el Villa Suite Complex situado en las dos cubiertas más altas de la nave y que incluye instalaciones de uso privado para los inquilinos de esas habitaciones.


Formas redondeadas en los camarotes, El Norwegian Epic ha revolucionado el concepto de alojamiento en los buques de crucero.  
(Fuente: norwegianepiccruises.com)


La otra gran novedad en los alojamientos del Norwegian Epic son sus 128 camarotes Studio pensados para los que viajen solos. Se trata de alojamientos de 9 metros cuadrados de tamaño que cuentan con una agradable iluminación, una ventana de un solo sentido que da al pasillo e ingeniosas soluciones de almacenamiento. Los camarotes Studio se agrupan en las cubiertas 11 y 12 y cuentan con su sala de estar propia denominada Studio Lounge, una estancia privada que hace las funciones de bar, sala de lectura, etc con la idea de que los ocupantes de estos alojamientos socialicen entre ellos.


Los futuristas y algo claustrofóbicos camarotes Studio.
(Fuente: norwegianepiccruises.com)


La restauración es otro de los elementos fuertes del Norwegian Epic, no tanto por su calidad que para eso ya tenemos a las navieras premium y sus propuestas culinarias de primerísimo nivel, sino por el concepto Freestyle heredado del resto de la flota Norwegian Cruise Line que algunas navieras (Royal Caribbean por ejemplo) han empezado a copiar. Sin restaurantes ni mesas ni horarios asignados de partida el pasajero puede elegir la opción que más le apetezca dentro del amplio abanico de posibilidades que ofrece a bordo este megacrucero con la única restricción de la disponibilidad de mesas en ese momento. La oferta se compone de 14 propuestas divididas entre las que van incluídas en el precio del pasaje y las que tienen cargo aparte. Entre las primeras figuran el cosmopolita Manhattan Room, que imita la atmósfera de los grandes clubs de la Gran Manzana de la postguerra y que equivaldría al restaurante principal de la nave o el más informal Taste donde destaca su gran lámpara de araña de la que hablaré luego.


El Manhattan Room es el equivalente al restaurante principal de la nave.
(Fuente: norwegianepiccruises.com)


Entre las opciones que se pagan aparte tenemos un amplio abanico de cocinas internacionales para satisfacer todos los gustos. Haciendo un repaso rápido encontramos La Cucina, un restaurante italiano situado en la parte de proa de la cubierta 14 que goza de unas extraordinarias vistas desde su privilegiada atalaya. En la cubierta 6 se sitúa Spiegel´s Tent, un híbrido entre restarante y sala de espectáculos donde un grupo de acróbatas y trapecistas se mezclan entre los comensales que pueden disfrutar de un show circense mientras cenan. La oferta gastronómica es tan diversa que nuestro paladar podrá hacer un tour por medio mundo sin necesidad de bajar del barco: propuestas como el Le Bistro, especializado en cocina francesa, Shanghai´s (cocina china) o Teppanyaki Grill y Wasabi (dos opciones donde degustar la comida japonesa) por citar algunas de las más relevantes.


Múltiples opciones de restauración a bordo del Epic: Desde el precioso italiano La Cucina (arriba) al francés Le Bistro (abajo).
(Fuente: norwegianepiccruises.com)


Antes mencioné de pasada la presencia de una lámpara de araña entre lo más destacado de uno de los restaurantes del Epic y merece la pena pararse un poco a explicar esta espectacular estructura  porque no pasa precisamente desapercibida. Se trata de la lámpara de este tipo más grande vista nunca en alta mar y que se extiende sobre tres cubiertas con unas dimensiones que quitan el hipo: tiene una altura de 6´5 metros, 3 metros de diámetro y su peso alcanza las 2 toneladas. Está compuesta por 40.000 piezas de cristal de distintos tamaños y está completamente iluminada por tecnología LED mediante el uso de 10.000 diodos, lo que la convierte además de en la más grande en una de las más eficientes desde el punto de vista energético. La lámpara fue construída en Austria por uno de los principales referentes del sector, que ha realizado multitud de trabajos de este tipo en los principales hoteles y palacios de todo el mundo y su montaje en el Norwegian Epic duró tres semanas.


La espectacular lámpara de LEDs del Norwegian Epic varía periódicamente de tonalidad cromática y constituye toda una atracción en sí misma.
(Fuente: www.cruisecritic.com)


En un mega-resort flotante como éste no puede faltar una pieza clave en la oferta de ocio como son las piscinas. En el Norwegian Epic encontramos varias repartidas a lo largo de la nave siendo el principal centro neurálgico acuático el Aqua Park. Situado en la cubierta 15 esta zona está compuesta por dos piscinas, cinco jacuzzis, una piscina para niños y varias fuentes y chorros de agua, pero la principal seña de identidad del Aqua Park es el Epic Plunge, un enorme tobogán de tres niveles y 61 metros de largo. En la popa de esta misma cubierta encontramos otra zona de piscinas, la Spice H2O, que cuenta con una piscina para adultos, una gran pantalla LED, un bar y una amplia zona de tumbonas. Los residentes del Villa Complex, la exclusiva zona de suites de las cubiertas más altas del buque, cuentan con su propia piscina privada y con el POSH, un exclusivo beach club situado en la cubierta 18.


La zona del AquaPark con el gran tobogán en primer término. Diversión asegurada.
(Fuente: norwegianepiccruises.com)


Para los amantes de los deportes el Epic ofrece multitud de posibilidades. Muchas de ellas las encontramos en el Sport Complex, a popa de la cubierta 17. Este espacio incluye una pista de baloncesto, una jaula de bateo para practicar beisbol, un rocódoromo y la llamativa jaula de escalada de 8 metros de altura bautizada como The Spiderweb (la telaraña). Si lo que queremos es relajar cuerpo y mente la nave cuenta con el impresionante Mandara Medi-Spa (cubierta 14), un gran complejo de 2.900 metros cuadrados con una amplia oferta de masajes, tratamientos faciales, bótox, blanqueamiento dental o acupuntura. El spa cuenta con su propia piscina de hidroterapia además de jacuzzis, saunas, sillas térmicas, etc...


The Spiderweb. Algo más parecido a una sala de castigo o a una pajarera gigante que a una atracción.
(Fuente: www.cruisecritic.com)


Las opciones de entretenimiento a bordo del Epic son tan variadas y numerosas que por no alargarme demasiado citaré de pasada algunas de las más destacadas. Entre las más convencionales podemos mencionar su espectacular teatro, el Epic´s Theatre, situado a proa de la cubierta 5 y que con sus dos pisos de altura ofrece una capacidad para 681 pasajeros. Es una cifra pequeña si lo comparamos con la capacidad total de pasaje del buque pero los nuevos megacruceros siguen la tendencia de segmentar y diversificar la oferta de ocio; dicho en otras palabras, hay un mayor número de opciones de entretenimiento por lo que el pasaje se reparte entre todas ellas y no se hace necesario ampliar la capacidad de las atracciones (aunque obliga al pasajero a reservar plaza en casi todo antes de iniciar el crucero). El casino tampoco podía faltar en un barco de estas características; un espacio de 1.200 metros cuadrados con diferentes mesas de juego para póker, black-jack, ruleta o los dados, además de 340 máquinas tragaperras. Nada que envidiar al tipico casino de Las Vegas. La opción de escuchar jazz en vivo también está presente en el Epic y la encontramos a popa de la cubierta 6 en el Fat Cats Jazz & Blues Club, un local con una cuidada ambientación donde tienen lugar jam sessions con la participación de músicos profesionales.


(Fuente: norwegianepiccruises.com)


Saliéndonos del ocio más convencional encontramos  originales alternativas a bordo como el Headliners Comedy Club, una sala donde los miembros de The Second City Comedy Troupe realizan monólogos e improvisan sketches con la participación de los pasajeros. Second City empezó como un pequeño teatro experimental en la ciudad de Chicago allá por los años 60 y a lo largo de su más de medio siglo de vida ha sido una inagotabble cantera de actores de comedia como Dan Aykroyd, Bill Murray, Tina Fey, Mike Myers o Steve Carell entre muchos otros por lo que el prestigio de esta compañía asegura las risas en cualquiera de sus funciones. En la cubierta 7 aparece el Bliss Ultra Lounge, una estancia que ya es la marca de la casa dentro de esta naviera. Se trata de una sala multifunción que actúa como discoteca pero que también cuenta con mesas de billar y con una magnífica bolera. En la última remodelación realizada a bordo, llevada a cabo justo antes de su visita a Vigo, una de las grandes novedades fue la inclusión de The Cavern Club, un pub que imita al famoso local que vió nacer a los Beatles. Aquí podremos disfrutar de la música pop británica en un ambiente muy logrado mientras nos tomamos una copa.


La espectacular bolera situada en el Bliss Ultra Lounge.
(Fuente: norwegianepiccruises.com)


Pero sin ningún género de dudas el rincón más insólito a bordo de este gigante flotante está situado en la cubierta 7 y es el Svedka Ice Bar, literalmente un bar helado, el primero que podemos encontrar en alta mar. Con un aforo de 25 personas los pasajeros que quieran vivir esta experiencia tan heladora tendrán que pagar 20 dólares de entrada que dan derecho al alquiler de una parka y a dos consumiciones durante los 45 minutos que se puede permanecer como máximo en el interior del local. La decoración del bar, que permanece a una temperatura constante de -8 º Celsius, es más bien minimalista con unas cuantas esculturas de hielo además de la barra (también de hielo) y unas pocas sillas del mismo material. Unicamente un televisor rompe con este gélido panorama. Las copas, como no podía ser de otra manera, también son de hielo. 


Para quedarse helado: El Svedka Ice Bar o como la industria crucerística no deja de sorprendernos.
(Fuente: norwegianepiccruises.com)


Y en esta espectacular estancia finalizamos el rápido recorrido por este buque que dejará asombrado a todo aquel que suba a bordo, un enorme patito feo cuya apariencia externa esconde un fascinante y revolucionario mundo interior como pocas veces se había visto antes surcando los océanos. Dicen que no hay que juzgar un libro por las tapas y el caso del Epic es un buen ejemplo de esta afirmación, así que no se fíen de como luce su carcasa y si tienen oportunidad no duden en realizar un crucero en uno de los navíos estrella de su segemento. Al fin y al cabo la belleza está en el interior, ¿no?.




No quisiera terminar este especial de tres entradas dedicado al Norwegian Epic sin agradecer a mi buen amigo Jose Montero la ayuda prestada para la realización de este post.



domingo, 15 de noviembre de 2015

Calendarios de la AGFN





Como cada año la Asociación Gallega de Fotógrafos Navales editará a finales de este mes su calendario anual con fotos realizadas por sus asociados de los distintos tipos de buques (pesqueros, de guerra, remolcadores, cruceros, etc...) protagonistas a lo largo de estos 12 meses en aguas de nuestra comunidad. En esta ocasión se trata de un formato doble A4 con foto de portada y 12 fotos, una por cada mes, además de 12 hojas con los meses del año 2016. Todos aquellos que deseéis comprar uno podéis mandar un e-mail al correo de la asociación: agfngalicia@gmail.com indicando datos personales y número de calendarios que se deseen. El precio por ejemplar es de 8 euros.
Para cualquier duda relativa a los calendarios no dudéis en poneros en contacto con nosotros.


martes, 10 de noviembre de 2015

Mirando a lo alto






Noviembre no es un mes muy crucerístico por estos lares. La principal causa es que la mayoría de los habituales visitantes que ocupaban nuestros muelles semanas atrás día sí, día también  han "hecho las maletas" y se han ido a aguas más cálidas con el Caribe como destino. Por aquí tan sólo quedan aquellos con base en las Islas Británicas que son los que se dejarán caer de aquí a final del año por la ría coruñesa. Ejemplo de ésto es el navío que abrió el pasado miércoles la nómina de escalas del mes, el Boudicca, y que hoy es el protagonista del blog.




Procedente de Newcastle-Upon-Tyne el navío de Fred. Olsen Cruise Lines llegó a la ciudad a las 09:00 horas con unos 800 pasajeros a bordo que estos días realizan una singladura de tres semanas de duración con salida desde tierras inglesas y escalas en nuestra ciudad, Cádiz, Argel, Melilla, Gibraltar, Casablanca, Leixoes y regreso al punto de inicio.


Un clásico de los muelles coruñeses.


Todo un clásico de los océanos, el Boudicca sigue navegando a sus 42 años al igual que sus dos veteranos hermanos, el Albatros, enrolado en las filas de Phoenix Reisen, y el Black Watch, su gemelo y compañero de flota. Precisamente el Black Watch protagonizó hace unas semanas una "espantá" en la ciudad al anular su escala prevista poniendo rumbo a Bilbao donde estuvo atracado tres días para poder subsanar un problema mecánico. Como el post dedicado a su escala estaba practicamente escrito y se quedó sin publicar, aprovechando el parentesco que une a estas dos naves hoy voy a retomar el tema que tenía pensado dedicarle al primer integrante de esta prestigiosa saga para lo cual se hace necesario mirar a lo alto.




Construído al igual que sus hermanos para la extinta naviera Royal Viking Line el actual Boudicca, entonces Royal Viking Sky fue la segunda unidad de la serie iniciada en 1972 con el que fuera Royal Viking Star (hoy Black Watch) tras la cual llegó el Royal Viking Sea (Albatros). Eran tres unidades de gran lujo con capacidad para tan sólo 550 pasajeros, de líneas limpias y esbeltas aunque de un tamaño algo menor al que presentan hoy en día ya que los tres buques fueron alargados en la década de los 80 hasta alcanzar su eslora actual.  Como sucede en cualquier época los diseños de esta generación de buques siguieron la tendencia de aquellos años y a finales de los 60 y principios de los 70 sólo había un rey en el trono naval de lo más "cool" y vanguardista del momento, o mejor dicho una reina: el Queen Elizabeth 2.


El Boudicca y uno de sus gemelos, el Albatros, coincidieron en A Coruña en abril de 2009.


Nuestro protagonista de hoy y sus dos gemelos toman numerosas ideas del mítico QE2  tales como la disposición de elementos a bordo que buscan darle una mayor preponderancia a los camarotes exteriores, la situación de los restaurantes en la zona central de la nave y la ubicación de los salones en la parte de popa. Pero quizás lo más destacado de esta influencia por lo simbólico del elemento sea la chimenea; puede que nunca se hayan fijado pese a las múltiples visitas a nuestro puerto del Boudicca y el Black Watch (y en menor medida del Albatros) pero la de estos navíos es calcada a la icónica chimenea de la Reina de la Cunard.


La chimenea del Boudicca (y la de sus dos hermanos) está inequívocamente inspirada en el diseño de la aerodinámica estructura del mítico Queen Elizabeth 2.


En su dia esta revolucionaria estructura de aerodinámicas formas presente en el Queen Elizabeth 2 causó furor y también polémica y es que cuando vio la luz por primera vez, los británicos contemplaron con asombro como el nuevo emblema de la nación británica lucía un inesperado color blanco y negro en su chimenea en lugar del tradicional rojo con copete negro de la compañía Cunard. Que una naviera tan orgullosa de su pasado prescindiera de su histórica imagen se debió a que con la construcción de este legendario superliner se pretendía reflejar el espíritu de un tiempo nuevo, el inicio de una nueva y gloriosa época para la nación británica por lo que la imagen del nuevo navío no debía evocar el pasado. La idea resultó un éxito, tanto que la chimenea del Queen Elizabeth 2 se convirtió en objeto de culto siendo imitada en multitud de ocasiones en los nuevos proyectos de otras navieras, como fue el caso de la Royal Viking Line. Ahora ya sabemos que además de llevar el nombre de una reina, el Boudicca basa gran parte de su diseño en otra.



El complejo y revolucionario diseño de la chimenea del Queen Elizabeth 2 (arriba) queda perfectamente explicado en el diagrama de abajo. La columna de humo que sale de la chimenea se mantiene elevada por el empuje del aire expulsado a través de la estructura que la rodea. Las sustancias remanentes que caen hacia la cubierta se mantienen en suspensión por la acción del aire canalizado a través del deflector, situado en la base de la chimenea. De esa forma las cubiertas quedan libres de partículas.

(Fuente diagrama: libro "QE2 Britain´s greatest liner")


Volviendo al pasado miércoles el Boudicca puso fin a su escala en A Coruña sobre las cuatro de la tarde cuando en mitad de un inmenso aguacero el navío de Fred. Olsen reemprendió su ruta poniendo rumbo a aguas andaluzas, en concreto al puerto de Cádiz. Con la del Boudicca se cierra el calendario de escalas de esta naviera en A Coruña por este 2015, un año en el que Fred. Olsen Cruise Lines ha realizado cinco paradas en la ciudad con alguno de sus buques trayendo a unos 4.000 pasajeros a la urbe herculina.


En 2016 volveremos a recibir la visita del Boudicca y de sus compañeros de flota.



sábado, 7 de noviembre de 2015

¡500 entradas!





Esta semana el blog "Cruceros en la ciudad de cristal" ha publicado su entrada número 500, una cifra muy simbólica e impensable cuando inicié esta aventura hace algo más de cinco años. Han sido 500 historias sobre los buques de crucero que se acercan habitualmente a la ciudad de A Coruña aunque también ha habido relatos sobre las escalas que este tipo de barcos realizan en otras dársenas como Ferrol o Vigo. También de forma excepcional los protagonistas de esta página han sido otros "especímenes" tales como buques de guerra, buques escuela, científicos, trasatlánticos ya desaparecidos, etc...
Sólo me queda agradecer a todos los que colaboran habitualmente a que este blog salga adelante (Manuel Candal, José Manuel Cereijo, Jose Ricardo Montero, José Luís Porta y Carlos Rapela) su inestimable ayuda y también a los que han aportado su valiosísima participación de manera puntual. Y como no dar las gracias a todos aquellos que siguen el blog y cuyas muestras de cariño son el mejor estímulo para seguir haciendo este blog con la misma ilusión del primer día. 


Y ahora... ¡A por las próximas 500!


Abajo el telón





Tras unos meses de gran actividad Ferrol echó este jueves el cierre a la temporada de cruceros 2015 con la visita del buque Saga Pearl II que permaneció durante unas horas en la dársena departamental con el fin de que sus afortunados huéspedes conocieran un poco mejor este bello rincón de la costa gallega. Salvo imprevistos de última hora los cruceros no volverán a la ciudad ferrolana hasta 2016.


El Saga Pearl II en la lejanía saliendo de la ría de Ferrol el pasado jueves.
(Foto: Manuel Candal)


Una vez más y al igual que sucediera el año pasado el encargado de cerrar el ejercicio ha sido el Saga Pearl II, propiedad de la naviera Saga Cruises y que llegó a la ría vecina poco antes de las ocho de la mañana procedente de Gijón con unos 500 pasajeros a bordo que estos días disfrutan de una travesía de dos semanas de duración con inicio y final en el puerto de Southampton y escalas en varios puertos franceses y españoles. Tras ocho horas de estancia a primera hora de la tarde el navío británico soltó amarras poniendo rumbo al puerto de Santander no sin antes recibir el ya habitual saludo en forma de salvas de honor por parte de los miembros de la Asociación Batalla de Brión a su paso por el Castillo de San Felipe.


Saga Cruises fue de nuevo la encargada de echar el cierre crucerístico en la ciudad de Ferrol.


Los números hablan de otro año sensacional en lo relativo a este tipo de tráficos para el puerto ferrolano si bien no alcanzan los extraordinarios guarismos del año pasado. Este hecho sólo viene a confirmar el colosal logro alcanzado en 2014 por una dársena que no olvidemos, aún está dando sus primeros pasos en la captación de cruceros. En total 2015 ha traído a Ferrol a 23.000 pasajeros en alguna de las 17 escalas realizadas por 12 naves diferentes. Son 8 recaladas menos que en el pasado ejercicio lo que ha provocado una disminución del número de pasajeros del 42%. Pese a que los números truncan la excelente línea ascendente del último trienio el retroceso es una circunstancia puntual causada por la brutal cifra alcanzada en 2014, cuando el puerto departamental experimentó el mayor aumento de pasajeros de todos los puertos españoles con una subida del 259% respecto al 2013.




Una vez hemos  dejado hablar a los números es hora de analizar el ejercicio atendiendo a los nombres de los que han sido protagonistas, lo que siempre  nos da unas pinceladas de información que no dan las frías cifras. Y entre esos nombres destaca el MSC Splendida, cuya visita el pasado 25 de abril supuso, además de su debut en aguas ferrolanas, el convertirse en el segundo buque de pasaje de mayor tamaño en hacer escala en este puerto superado tan sólo en el ránking por el Independence of the Seas. La escala inaugural de este espectacular navío junto al también debut del MSC Sinfonia significó la consolidación de la apuesta que MSC Cruceros lleva haciendo por Ferrol estos últimos años.


La naviera MSC con sus buques MSC Splendida (foto de cabecera de la entrada) y MSC Sinfonia (en esta foto) tuvo una importante presencia durante este año en el puerto ferrolano.


Los debuts de las dos naves de MSC no fueron los únicos que tuvieron lugar este año: nombres como Marina, Star Legend o AidaLuna se sumaron a la lista de ilustres visitantes de la ciudad vecina. Mención aparte merece la naviera del último barco citado, Aida Cuises, que un año más se ha vuelto a convertir en la principal suministradora de turistas de la dársena ferrolana con sus 6 escalas que trajeron a casi la mitad del pasaje total del año.


Aida Cruises repitió este año su gran apuesta por la ciudad de Ferrol como punto principal de atraque de sus buques en el noroeste español.


¿Y que nos deparará el próximo año?. A estas alturas el calendario está practicamente cerrado para el 2016 con 23 escalas confirmadas entre las que destacan los debuts de varios navíos, la consolidación de la naviera Oceania Cruises (4 recaladas) en la dársena y el debut de una nueva compañía, Croisiéres de France, con su buque Horizon. En definitiva unas previsiones excelentes que esperamos se confirmen al final del ejercicio.


El Horizon será una de las grandes novedades del próximo año en la dársena departamental.


 Los shipspotters ya contamos los días para ver de nuevo a estas ciudades flotantes desfilar ante la fortaleza de San Felipe. De cumplirse este calendario provisional será el próximo 24 de febrero cuando el buque Saga Sapphire de el pistoletazo de salida a la temporada 2016. Será entonces cuando podremos decir aquello de... ¡Arriba el telón!.


El Saga Sapphire abrirá la temporada 2016 en Ferrol.


Agradecimientos a mi amigo Manuel Candal por la foto suministrada.



martes, 3 de noviembre de 2015

Agrostis stolonifera





Puede que les suene a chino (pese a ser latin) pero el título de la entrada guarda mucha relación con nuestro protagonista de hoy, que no es otro que el Celebrity Eclipse de visita por la ciudad el pasado día 30 y que con su escala cerró un fantástico mes de octubre en lo que a este tipo de tráficos se refiere con algo más de 11.000 pasajeros desembarcados.




Procedente de Funchal la nave de Celebrity Cruises llegó a A Coruña poco antes de las 12:00 horas con 2.700 pasajeros a bordo disfrutando de una travesía de 12 días de duración con inicio y final en Southampton y paradas en Vigo, Lisboa, Gran Canaria, Sta. Cruz de Tenerife y la citada Funchal. La del pasado viernes fue la segunda y última escala del Eclipse en nuestra ciudad para este 2015 tras la realizada hace apenas dos semanas. En previsión de esta segunda presencia decidí no publicar ningún post sobre su primera visita por lo que las fotos que ilustran la entrada de hoy se corresponden a ambas escalas.


La climatología no acompañó en la primera escala del Eclipse el pasado 19 de octubre como demuestra esta original foto de Manuel Candal.


Construído en los astilleros alemanes Meyer Werft de la ciudad de Papenburg y botado en 2010, el Celebrity Eclipse es un buque de 121.878 toneladas de registro bruto con unas imponentes medidas de 317 metros de eslora, 36´8 metros de manga y un calado de 8´3 metros. En sus 17 cubiertas (13 de pasaje) el navío de bandera maltesa puede albergar a un total de 2.850 pasajeros en alguno de sus 1.426 camarotes de los cuales el 90% son exteriores y de ellos el 85% presenta balcón privado. A mayores de su pasaje hay que sumar a sus 1.271 tripulantes de distintas nacionalidades. El corazón de este palacio flotante está compuesto por 4 motores diesel Wärtsila 16V46 que accionan dos unidades ABB Azipod de 20´5 MW cada una y que sustituyen a las convencionales hélices y timones, lo que le otorga al Eclipse un plus de maniobrabilidad a la que colaboran también tres hélices auxiliares Wärtsila CT300 a proa. El conjunto puede impulsar al Eclipse hasta los 24 nudos de velocidad máxima. El coste aproximado de construcción de esta maravilla de la ingeniería naval ascendió a los 605 millones de euros.




El Eclipse es la tercera de una serie de cinco unidades gemelas que se agrupan bajo el nombre genérico de Clase Solstice (lleva el nombre del primer integrante de la serie), todas ellas realizadas en Alemania y que en su día se convirtieron en los buques de pasaje más grandes en ser construídos en el país centroeuropeo. La Clase Solstice, que vio la luz en 2008, fue en el momento de su debut una de las series de buques de pasaje más innovadoras y respetuosas con el medio ambiente de la industria incorporando numerosas primicias con el objetivo de disminuir el consumo de carburante y las emisiones. Destaca su uso de pinturas siliconadas en el casco que disminuye la fricción del barco con el agua, una forma muy estudiada del casco y un nuevo sistema de propulsión que reduce un 8% el consumo energético respecto a buques de similar tamaño, motores diesel de última generación para reducir la emisión de óxidos de nitrógeno o la utilización de una superficie de 500 metros cuadrados para colocar 216 paneles solares que alimentan buena parte del sistema de iluminación, todo él formado por LEDs. De las cinco unidades del proyecto Solstice, la cuarta (el Silhouette) presenta ciertas modificacones internas que aumentan un poco su capacidad de pasaje  y la quinta (el Reflection) es algo mayor en cuanto a tamaño.


 (Foto: Manuel Candal) 


Al menos en mi modesta opinión el diseño del Celebrity Eclipse y de la Clase Soltice en general es de los más bonitos que podemos encontrar entre los megacruceros actuales, muchos de ellos carentes de la menor gracia y proporción, lo que hace que peyorativamente sean denominados cajones flotantes. Recientemente he publicado varios posts especiales en el blog  sobre el controvertido Norwegian Epic con motivo de su reciente escala inaugural en el puerto de Vigo lo que me da la oportunidad decomparar la estética de ambos buques. Cierto es que el Epic es un buque muy extremo cuya apariencia y forma se ha sacrificado en pos de una funcionalidad revolucionaria pero si no tenemos en cuenta estas peculiaridades y sólo nos ceñimos al aspecto exterior está claro que en cuanto a lo estético sus propuestas no pueden estar más alejadas y el Eclipse sale claramente ganador gracias a su línea esbelta apoyada en una atractiva popa de caída suave y que culmina en un elegante "duck-tail".


El diseño de la popa de los Clase Solstice es todo un acierto estético.


Sin embargo gran parte de su encanto reside en sus dos chimeneas colocadas en línea a tres cuartos de su eslora, una característica que busca diferenciarlo de la mayoría de buques de pasaje si bien este rasgo cada vez es más tendencia en el sector. La presencia de dos chimeneas en lugar de una no se debe a ninguna necesidad mecánica sino que es una mera cuestión estética que simplemente busca hacer un guiño al pasado, a la época dorada de los grandes "liners" que pateaban el Atlántico en la primera mitad des siglo XX. A diferencia de muchos de ellos las dos chimeneas del Celebrity Eclipse son reales cuando antes se añadían muchas de ellas como "atrezzo" para darle al navío una imagen más poderosa. El ejemplo más famoso de ésto es el del malogrado Titanic cuya cuarta chimenea era de pega y sólo tenía una función decorativa. Si alguna vez ven alguna foto del trasatlántico más famoso de todos los tiempos echando humo por la última de sus chimeneas les indicará que la instantánea está trucada.


(Foto: Manuel Candal)


 Otro aspecto relacionado con sus chimeneas que siempre da que hablar es el de la misteriosa "X" que corona la primera de ellas. Quienes conozcan algo de la naviera del Eclipse sabrán que esa equis constituye el logo de Celebrity Cruises. Lo que igual no saben es que el motivo de que la letra elegida como imagen corporativa sea esa y no otra se debe a que los orígenes de esta compañía se asientan en una antigua naviera griega llamada Chandris Lines. La forma griega  para la palabra "Chandris" es "Xanthi" y por eso la equis, o mejor dicho la letra ji del alfabeto griego fue la escogida como imagen de esta naviera. Celebrity Cruises unicamente ha mantenido el logo y sus colores en una especie de homenaje de sus raíces helenas.


La doble chimenea le da al Eclipse un toque "retro" muy atractivo. La "X" sigue llamando la atención a mucha gente.


Como suele suceder con cada nuevo proyecto que ve la luz, la Clase Solstice sin llegar a ser una revolución, presentó numerosas novedades que se suman a los habituales atractivos de Celebrity Cruises y que ya son marca de la casa en esta naviera premium como su esmerado servicio y sobre todo su excelente cocina a bordo. Entre las innovaciones encontramos una bastante curiosa como es el show de soplado de vidrio, una atracción en la que los pasajeros pueden aprender este noble arte con cursos gratuítos a cargo de expertos del prestigioso Museo del Cristal de Nueva York. Los objetos creados en este particular taller son subastados durante el crucero.




 Pero si bien todo el conjunto resulta un auténtico espectáculo visual, hay un rincón que merece una mención aparte por lo sorprendente de su concept; lo encontarmos en la cubierta 12, en el llamado Lawn Club. Ahí es donde apareceel especímen que da título a nuestra entrada de hoy. Agrostis Stolonifera, o lo que es lo mismo una variedad de césped que cubre gran parte del suelo de esta cubierta y que convierte a los buques de la Clase Solstice en los primeros de la industria en incluír una superficie vegetal en lugar del habitual astroturf (moqueta que imita al césped). La elección de esta especie en concreto se realizó por su crecimiento uniforme y por su especial resistencia a la degradación, algo que resulta muy util en un ambiente tan hóstil como es alta mar. Esta especie de césped es habitual en los "greens" de los campos de golf. El Lawn Club permite al pasaje del Eclipse disfrutar de la naturaleza en alta mar, ya sea practicando algún deporte como el minigolf o los bolos, realizando un ameno picnic o simplemente comer en su restaurante mientras disfrutamos del olor a hierba recién cortada, en resumen una utilidadmás bien escasa pero que dota a esta nave y a sus gemelas de un  símbolo de distinción que para sí quisieran sus rivales.


Increíble pero cierto: Pisar el césped enmedio del mar.
(Fuente: Celebrity Cruises)


Volviendo al pasado viernes y tras siete horas de escala finalmente el Celebrity Eclipse reemprendió su viaje poco antes de las siete de la tarde poniendo rumbo hacia el norte para dirigirse a su siguiente destino, el puerto de Southampton, punto y final de su actual ruta. En octubre del próximo año el navío de Celebrity Cruises volverá a eclipsar con su presencia a todos los coruñeses.


El Eclipse volverá a ser protagonista en A Coruña en 2016.
(Foto: Manuel Candal) 


Todo mi agradecimiento a mi buen amigo Manuel Candal por prestarme sus sensacionales fotos sobre las dos escalas que el Celebrity Eclipse hizo en nuestra ciudad.
 

 
 (Foto: Manuel Candal)