domingo, 6 de septiembre de 2015

Comienza la maratón





Este pasado sábado ha dado comienzo en lo crucerístico el mes de septiembre en el puerto de A Coruña, 30 días que suelen ser junto a mayo los más prolíficos del ejercicio en cuanto a escalas de barcos de pasaje y que en este 2015 no serán una excepción. Dando el pistoletazo de salida a esta maratón de buques un doblete, el formado por el Braemar y el Costa Fortuna, que coincidieron atracados por unas horas en la dársena herculina.


Braemar y Costa Fortuna fueron los encargados de inaugurar el mes de septiembre.


El primero en alcanzar su objetivo coruñés fue el italiano Costa Fortuna que a las seis y media y procedente de Cherburgo (Francia) entraba en la ría para atracar poco antes de las siete en el habitual muelle de trasatlánticos. A bordo de la nave propiedad de Costa Cruceros unos 3.000 pasajeros que estos días realizan una travesía de 13 días de duración con inicio en Amsterdam y final en Savona (Italia) y que les llevará a visitar destinos tan atractivos como Oporto, Lisboa, Cádiz o Palma de Mallorca por citar algunos.




Una vez atracada la megaciudad transalpina fue el turno del Braemar, que en su primera visita de este año a la ciudad asomaba tras el Castillo de San Antón cuando el reloj se aproximaba a las ocho de la mañana. Su atraque esta vez se dispuso en el muelle de Calvo Sotelo Sur debido a la enorme presencia de su compañero de jornada en tierras gallegas. A bordo del buque de Fred. Olsen Cruise Lines unos 750 turistas que se encuentran realizando una singladura de 11 días con comienzo y final en la ciudad inglesa de Dover y paradas en varias ciudades del noroeste peninsular. El Braemar procedía del puerto de Avilés, una localidad la asturiana que trata de abrirse camino en este complicado sector de los cruceros captando un puñado de escalas cada año. De momento Fred. Olsen Cruise Lines es la naviera que más está apostando por esta dársena.


El Braemar llegaba a A Coruña tras visitar tierras asturianas.


Un año más, y como ya es habitual, septiembre vendrá cargado de barcos; sin ser unas cifras que batan récords (en algunos años se han alcanzado las 22 escalas) las previsiones apuntan a que serán 15 los navíos que recalen en la ciudad hasta final de mes; si a ésto le sumamos el hecho de que cada vez los buques de crucero son de mayor tamaño tenemos que la previsión de cruceristas hasta el próximo 30 de septiembre rondará los 30.000, y eso sin contar a las tripulaciones. Todo en un solo mes. Entre las fechas a destacar están los días 8, 9 y 29 donde atracarán dos buques cada jornada y los días 18 y 28, donde tendrán lugar las escalas inaugurales de los flamantes MSC Splendida y Mein Schiff 4 respectivamente.


Septiembre siempre trae buenas cifras en cuanto a escalas de cruceros.


 Centrándonos ya en los buques que nos visitaron este sábado decir que se trata de dos conocidos ya en la ciudad si bien uno lo es más que el otro. Inevitablemente relegado a un segundo plano por el enorme tamaño de su compañero de atraque, el Braemar es todo un habitual de los muelles herculinos desde su debut en el año 2001, fecha en la que se incorporó a la flota de su actual propietaria, la británica Fred. Olsen Cruise Lines, siendo este navío de bandera bahameña el más pequeño de su actual flota formada por cuatro buques.


Braemar, todo un clásico coruñés.


El Braemar, cuyo nombre hace referencia a una pequeña localidad escocesa, es de los pocos buques que operan actualmente en la industria crucerística que puede presumir de haber "crecido" a lo largo de estos años; en mayo de 2008 entró en los astilleros alemanes Blohm & Voss donde fue literalmente cortado por la mitad para añadírsele una sección central de 31 metros ya prefabricada que incluía nuevos camarotes, un restaurante y una nueva zona de piscinas entre otras instalaciones. Tras sólo dos meses de trabajos el Braemar volvió al servicio activo con un 25% más de capacidad de pasajeros



Arriba: Sección central añadida al Braemar durante los trabajos en 2008.
Abajo: Las líneas granates marcan la situación de la sección añadida durante el proceso de alargamiento del Braemar.

(Foto arriba: shipspotting.com)


El Costa Fortuna por su parte aún tiene reciente su debut en aguas coruñesas; fue el pasado 29 de mayo y en aquella ocasión también coincidió con otro buque de pasaje, el británico Oriana. Botado en el año 2003 con sus 102.587 toneladas de registro bruto el Costa Fortuna fue en su día el buque de pasaje europeo más grande jamás construído y el primero en superar la psicológica barrera de las 100.000 toneladas. Junto a su gemelo Costa Magica (que también ha visitado A Coruña en alguna ocasión) forma la Fortuna Class, una subclase de buques que se engloba dentro de la Destiny Class donde aparecen varios navíos de Carnival (la matriz de Costa Cruceros) y que en su día fueron los buques de pasaje más grandes del mundo.




Sobre el diseño del Costa Fortuna se construyó la siguiente serie de buques de la naviera, la Concordia Class, cuya primera unidad fue el malogrado Costa Concordia. El barco accidentado y actualmente en proceso de desguace era 10.000 toneladas mayor y 18 metros más largo que nuestro protagonista de hoy pero su aspecto exterior era practicamente calcado.


La silueta del Costa Fortuna es similar a la del siniestrado Costa Concordia.


Tras varias horas de estancia en la urbe herculina el dueto de barcos que protagonizaron la jornada del sábado se despidió de la ciudad. El primero en hacerlo fue el Braemar quien poco antes de las cinco de la tarde maniobraba ya para revirarse y poner rumbo a su próximo destino, la localidad lusa de Portimao. El 23 de octubre volverá a visitar nuestra ría.




Una hora más tarde hacía lo propio el Costa Fortuna, causando su maniobra de salida mayor expectación que la del Braemar debido a su gran tamaño. Tras doblar el dique la nave italiana también puso rumbo al sur pero a diferencia de su compañero de atraque lo hizo con destino al puerto de Leixoes, la escala que realizan este tipo de barcos para visitar la ciudad de Oporto. El Costa Fortuna cierra con esta segunda escala su presencia por este año en A Coruña, un 2015 en el que este portentoso buque inscribe su nombre en la historia del puerto herculino.




Dos nombres que ya figuran en la nómina de este mes de septiembre. Quedan trece. Comienza la maratón de barcos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario