NOTICIAS DE CRUCEROS

  • 22 JUNIO: Astilleros Barreras de Vigo construirá 3 lujosos megayates para la nueva naviera Ritz Carlton Yacht Collection, que verán la luz a partir de 2019.
  • 19 JUNIO: El Saga Pearl II dejará la flota de Saga Cruises en 2019.
  • 12 JUNIO: Ceremonia de bautizo oficial del nuevo buque insignia de la naviera Cruise & Maritime Voyages, el Columbus (ex-Arcadia).
  • 03 JUNIO: MSC Cruceros bautiza a su nuevo buque insignia, el MSC Meraviglia, un día antes de partir en su viaje inaugural.
  • 01 JUNIO: El futuro buque insignia de Aida Cruises se llamará AidaNova y verá la luz a finales de 2018.

martes, 7 de octubre de 2014

Apoteoasis (Parte II)





En la primera parte de este pequeño reportaje dedicado al Oasis of the Seas con motivo de su espectacular recalada por primera vez en el puerto de Vigo dejábamos a este megagigante atracado en el muelle de trasatlánticos de la ciudad olívica. A continuación vamos a indagar un poco en sus cifras para tratar de cuantificar el impresionante tamaño de esta bestia de los mares.




Construído por los astilleros STX Europe en Turku (Finlandia) y botado en diciembre de 2009, este buque nació bajo el nombre genérico de Proyecto Genesis aunque hoy en día se le conoce como Oasis Class, grupo que engloba a su posterior gemelo, el Allure of the Seas (2010) y a un tercer componente que verá la luz en 2016 y que en la actualidad se está construyendo en Francia, a lo que hay que añadir también la opción de una cuarta unidad. Se estima que el coste total de la construcción del Oasis of the Seas rondó los 990 millones de euros.




Las medidas de este leviatán dejan con la boca abierta incluso para los que estamos acostumbrados a ver buques de cruceros de gran porte: Con un registro bruto de 225.282 toneladas es un 43% más grande que los barcos que hasta ahora ostentaban el título de mayores de su categoría, los buques de la clase Freedom como el habitual por nuestra ciudad Independence of the Seas. Además el Oasis asombra con sus medidas de 361´6 metros de eslora, 47 metros de manga en la línea de flotación que se incrementa hasta los 60´5 metros en su parte más ancha y una altura que desde su línea de flotación alcanza los 72 metros, altura que puede variar gracias a que su chimenea es telescópica y puede retraerse varios metros. Este "gadget" fue incluido exclusivamente para que el Oasis pudiera superar el puente de Storebaelt, que une Dinamarca con la península escandinava en su camino desde los astilleros donde fue construído hacia el Caribe. La operación se midió tan al milímetro que el Oasis pasó bajo el puente con un margen de apenas 60 cm.


En la foto vemos al Allure of the Seas, gemelo de nuestro protagonista,  pasando bajo el puente de Storebaelt en una maniobra similar a la realizada un año antes por el Oasis of the Seas. El margen con el que ambos buques salvaron la estructura fue de unos pocos centímetros. Obsérvese además el detalle de que los "smokestacks" de la chimenea están replegados.
(Foto autor desconocido)


Llegados a este punto es hora de tirar por tierra una de las afirmaciones más enunciadas durante el pasado fin de semana por la gente que acudió en masa a ver a este gigante y por gran parte de la prensa que se hizo eco de la noticia. Pese a verse dicho hasta la saciedad (yo mismo lo he afirmado al principio de esta entrada) el Oasis of the Seas no es el buque de pasaje más grande del mundo; puestos a ser rigurosos y hablando de números hay que serlo, ese honor lo ostenta su gemelo Allure of the Seas que mide exactamente 5 cm más que el protagonista de la histórica jornada del pasado sábado en Vigo. Ya se que 5 centímetros es una diferencia insignificante teniendo en cuenta las dimensiones en las que nos movemos y que posiblemente se deba a cuestiones de diferencia de temperatura de cuando se realizaron las mediciones pero lo cierto es que oficialmente el Oasis fue destronado por su hermano pequeño (en edad) del olimpo de los colosos cuando éste fue botado.


Oasis of the Seas: El barco de pasaje más grande del mundo (o casi).


Un mito menos pero no dejemos que unos centímetros nos arruinen la fiesta. El Oasis sigue siendo "lo más" en muchos aspectos; en capacidad de turistas por ejemplo. Nunca antes un buque de pasaje había albergado una cifra tan alta de turistas; a bordo del Oasis of the Seas pueden viajar en máxima ocupación un total de 6.300 pasajeros atendidos por un total de 2.394 tripulantes. En total en el interiorb de este megabarco pueden llegar a viajar 8.700 almas y con esos números uno no puede hacer otra cosa que tragar saliva pensando en lo que podría llegar a ocurrir si la nave tuviera un contratiempo con mala mar y lejos de ayuda externa.


Dos de los enormes botes salvavidas de babor del Oasis of the Seas.


Ya que estamos a vueltas con los números echemos la cuenta: el Oasis of the Seas lleva 18 enormes botes salvavidas con capacidad para 370 personas (354 pasajeros y 16 tripulantes). Una simple operación matemática nos da una capacidad total de 6.660 en estas lanchas, lo que cubre a la totalidad del pasaje pero deja todavía a bordo a casi dos millares de tripulantes. No es que los constructores del barco se hayan equivocado haciendo números ni que el Oasis of the Seas navegue con menos botes salvavidas de los necesarios sino que en caso de necesitarlo la dotación evacuaría la nave utilizando las balsas hinchables que se inflan al contacto con el agua y a las que se accede mediante unas rampas situadas en la cubierta de botes, una operación compleja ya de por sí a la que habría que añadir las dificultades derivadas de la emergencia en cuestión (humo, escora, etc). No trato de poner en tela de juicio la seguridad de este navío puesto que no soy ningún experto en la materia y porque estoy seguro de que a bordo se cumplen los más estrictos protocolos de seguridad como cabría esperar en una compañía del prestigio de Royal Caribbean, sólo trato de hacer una reflexión acerca de la dificultad de evacuar a un volumen tan grande de gente en una situación de peligro.


El diagrama muestra la evacuación de la tripulación del Oasis of the Seas a las balsas hinchables mediante las rampas extendidas desde la cubierta de botes. En caso de emergencia dos mil personas tendrían que usar este sistema para salir de la nave.
(Fuente: cruiselawnews.com)


Llegados a este punto sería hora de hablar de todo lo que el Oasis of the Seas nos ofrece una vez sobrepasada su escala de acceso y es que a la vista de su tamaño es evidente que a bordo de este enorme complejo de ocio flotante las opciones de entretenimiento conforman una lista casi interminable que su simple mención convertiría este pequeño reportaje en un kilométrico relato. Como explicar los secretos que se esconden en el interior de este navío es un tema demasiado sugerente como para dejarlo de lado lo reservaré para la segunda escala que el buque hará el próximo día 18 de nuevo en la ciudad viguesa.




Unas pinceladas ahora del apartado técnico. El Oasis of the Seas está equipadocon 6 motores diesel Wärtsilä, tres de 16 cilindros que producen 25.290 CV cada uno y otros tres de 12 cilindros que producen 18.590 CV por unidad. En total 130.110 CV destinados al funcionamiento de todos y cada uno de los componentes de esta enorme ciudad flotante, desde su propulsión hasta el encendido de la más pequeña bombilla. Y ya que mencionamos la propulsión los encargados de mover a este gigante son tres pods azimutales ABB que generan 20 MW cada uno y permiten navegar a este coloso a velocidades sostenidas de 20,2 nudos. Los pods son los sistemas de propulsión estrella en los buques de crucero ya que aportan ventajas tales como una mejor maniobrabilidad y un menor nivel de ruido además de hacer innecesaria la presencia del timón convencional. Para facilitar las maniobras de atraque y desatraque el Oasis lleva también 4 hélices transversales Wärtsilä  a proa de 5.5 MW y como no sólo de electricidad y combustibles fósiles vive el hombre el crucero de los cruceros está equipado con una instalación de paneles solares en la cubierta 19.


Los tres azipods con los que se propulsa el Oasis of the Seas. Rotan 360 grados y hacen innecesario la presencia de timones.
(Fuente: blog de Malcom Oliver)


Para la construcción del Oasis of the Seas se emplearon 500.000 piezas de acero para dar lugar a 181 grandes bloques que ensamblados crearon esta enorme y compleja obra de ingeniería naval. Además del acero en sus entrañas lleva 240 kilómetros de tuberías, 5.310 kilómetros de cables eléctricos y se utilizaron 600.000 litros de pintura. Esta enorme ciudad flotante formada por 16 cubiertas de pasaje con 24 ascensores alberga un total de 2.706 camarotes de los cuales 1.956 tienen balcón y 21 piscinas y jacuzzis con un total de 2.300 toneladas de agua en su interior. y puestos a hablar del líquido elemento en el Oasis of the Seas se consumen 2.350 toneladas de agua cada día. Números y más números y todos ellos asombrosos. Difícil encontrar una cifra relacionada con este buque que no nos llame la atención.


Espectacular vista frontal del Oasis of the Seas atracado en Vigo.


De momento lo dejamos aquí. En la tercera parte os contaré como fue la despedida que le tributó la ciudad de Vigo a este gigante de los mares.





No hay comentarios:

Publicar un comentario