martes, 20 de mayo de 2014

Ceélébrité





No suele ser lo habitual pero hay ocasiones en las que el pez chico se come al grande, y cuando no llega a comérselo consigue dejarlo en un segundo plano. El pasado día 7 de mayo tuvo lugar un nuevo doblete en el puerto de A Coruña protagonizado esta vez por los buques Arcadia y Le Boreal, y si en condiciones normales la presencia del primero sería más relevante que la del segundo por su tamaño en esta ocasión el pequeño navío francés consiguió hacerle sombra al gigante británico pese a ser 8 veces más pequeño. Aún así la escala del Arcadia en A Coruña es lo suficientemente importante como para dedicarle un pequeño espacio en esta entrada y puesto que de los dos fue el primero en llegar, a él va dedicada la primera parte de este post.




Procedente del puerto de Leixoes el Arcadia se dejó ver a la altura de la Torre de Hércules poco después de las 07:00 horas, una imagen que llevaba mucho tiempo sin producirse, concretamente desde el año 2009, y es que pese a que el buque pertenece a la naviera  inglesa P&O, una de las que más visitas realiza a nuestra ciudad, el Arcadia es sin lugar a dudas su unidad más esquiva con nuestro puerto lo que le otorgó ese plus de interés a la visita del pasado miércoles.




Puesto en servicio en abril de 2005 y construído en los astilleros Fincantieri, en su sede de Porto Marghera (Italia) la concepción de este buque fue un proceso muy complicado con numerosos cambios radicales en el proyecto original debido a que el buque no iba destinado en un principio a la P&O si no a su otrora rival y actualmente englobada en el mismo consorcio, la Cunard. Todas estas alteraciones tienen un efecto visual y hacen que el Arcadia posea rasgos que no "casan" con los tradicionales en la compañía británica. Aún así su silueta resulta muy familiar al tratarse de una unidad más de la prolífica familia Vista Class, que incluye barcos tan conocidos por nuestro puerto como el Oosterdam y el Noordam de la Holland America Line, o los Queen Victoria y Queen Elizabeth de la mencionada Cunard.


Pese a no realizar muchas visitas en nuestro puerto la silueta del Arcadia se hace muy familiar.


Centrándonos en los números el Arcadia presenta un registro bruto de 83.781 toneladas, con una eslora de 285´6 metros, una manga de 32 metros, 7´8 metros de calado y su propulsión diesel eléctrica es capaz de generar un total de 70.000 CV que consiguen mover a la nave a velocidades de 22 nudos gracias a sus dos pods azimutales situados en popa y que con su movimiento de 360 grados hacen innecesario el uso de hélices y timones. En su 11 cubiertas de pasaje el Arcadia puede albergar en capacidad máxima a un total de 2.556 pasajeros (a A Coruña llegaron el pasado día 7 poco más de 2.000) atendidos por una tripulación de 886 personas.




Pese a no ser muy pródigo en visitas a nuestros muelles el Arcadia tiene un peculiar récord en nuestra ciudad y es que su debut en aguas coruñesas se produjo el 4 de abril de 2005, dos días antes de su primer crucero comercial siendo su parada en A Coruña parte del itinerario entre los astilleros donde había sido construído y la ciudad que sería su base de cruceros, Southampton. Es hasta la fecha el único buque de estas características que ha tocado la ciudad antes de su debut.


El Arcadia puede presumir de récord en la ciudad.


Tras pasar algo más de 10 horas atracado en el muelle de trasatlánticos, a las seis de la tarde el Arcadia se puso de nuevo en movimiento para tomar rumbo norte y dirigirse a Southampton, poniendo allí punto y final a una travesía de 8 noches de duración. Sin más visitas previstas para este año tendremos que esperar a enero de 2015 para volver a ver a este elegante buque por nuestras aguas y por esta misma razón me hubiese gustado dedicarle más espacio en esta entrada pero siendo justos y objetivos el foco hay que ponerlo en el otro protagonista de la jornada y ese fue el buque Le Boreal.


El Arcadia se despide de A Coruña hasta principios de 2015.


Viéndolo entrar en el puerto coruñés a primera hora de la tarde quizás no lo pareciera pero mientras el pequeño navío francés surcaba aguas herculinas ya hacía unas horas que acababa de inscribir su nombre con letras de oro en la historia de los puertos gallegos. ¿El motivo? ser el primer buque de crucero en atracar en el puerto ceense de Brens en toda su historia.


El Le Boreal haciendo historia en el puerto de Brens.
(Fuente: el ideal gallego)


Nada pudo estropear el magno acontecimiento; ni la hora tan temprana a la que se produjo la escala (las siete de la mañana), ni la breve duración de la misma (apenas dos horas), ni siquiera las adversas condiciones meteorológicas; la villa de Cee fue una fiesta  porque la ocasión así lo merecía. Pese a que la parada era tan sólo para dejar a los turistas en tierra para realizar las oportunas excursiones en bus y recogerlos más tarde en el puerto de A Coruña no había que dejar pasar la oportunidad de dar a conocer este bello rincón de Galicia a los recién llegados.


El Le Boreal durante su entrada al puerto de A Coruña.


Los ceenses se volcaron ofreciendo a los turistas, unos 200, una muestra de todo lo bueno que tiene la comarca de Fisterra y no escatimaron en detalles; a pie de escala los pasajeros fueron recibidos con música tradicional a cargo de un grupo folclórico e incluso pudieron comprobar en el mismo muelle una muestra del arte local a cargo de una palilleira.




A bordo una comitiva formada por los alcaldes de la comarca así como representantes de diversos estamentos eran recibidos por el capitán del Le Boreal quién les realizó una visita guiada por el interior de la nave que concluyó en el puente de mando con el tradicional intercambio de obsequios donde una metopa del puerto de Brens figurará para siempre en el buque francés como muestra de este histórico día.




Con esta escala Cee se suma a la lista encabezada por Vigo y A Coruña y en la que aparecen otras dársenas como la de Ferrol y su imparable crecimiento en estos tráficos o la de Vilagarcía de Arousa, que también tiene su pequeña cuota de mercado en esta industria. Celeiro fue el último puerto en sumarse a la moda (esperemos que sea algo más que eso) del turismo marítimo; fue el pasado mes de octubre cuando el lujoso navío Europa recaló en la costa norte de Lugo convirtiéndose en el primer buque de estas características en hacerlo en esa dársena.


Hace unos meses el puerto de Celeiro también entró en el mapa crucerístico 
con la visita del primer crucero en sus instalaciones.
(Foto: Jose R. Montero)


Con la salida de los cinco autobuses cargados de pasajeros rumbo a Santiago el Le Boreal dio por concluída su labor en Cee y a las 09:30 horas zarpó de nuevo esta vez rumbo a A Coruña en mitad de la lluvia pero acompañado por la música de las gaitas. A buen seguro que sus afortunados huéspedes se llevaron una positiva imagen de la pequeña villa que tan calurosamente los había recibido y que no quiere que el histórico acontecimiento sea flor de un día. Para ello se trabaja desde ya para que el camino iniciado el pasado 7 de mayo se continúe paso a paso; de momento parece que las cosas van por buen camino y todo indica que el Le Boreal repetirá experiencia en 2015.


El Le Boreal volverá a Cee el próximo año.


 Como era de esperar la llegada del buque francés a A Coruña a las cuatro de la tarde no levantó tanta expectación como unas horas antes más al sur, en parte porque es la cuarta escala que este lujoso barco  propiedad de la naviera Compagnie du Ponant realiza en nuestra ciudad y en parte también porque tan sólo 7 días antes había estado por aquí su indistinguible gemelo, el L´Austral, éste sí inédito hasta ahora en puerto. Tras atracar a la sombra del gigante Arcadia, que le acompañó por unas horas en el muelle de trasatlánticos el buque francés recogió a los turistas llegados en los autobuses desde Santiago y cuando la noche ya se hubo adueñado de la ciudad zarpó de nuevo rumbo a Santander como tratando de pasar desapercibido; todo lo contrario a lo sucedido a su llegada a Brens a primera hora del día.


 El Le Boreal llegando a su amarre coruñés donde le esperaba 
el gigante Arcadia. Por una vez el pequeño le hizo sombra al grande.


Como ven mayo sigue deparando jornadas excepcionales a nivel crucerístico por toda la geografía gallega: Con Ferrol recibiendo cruceros cada semana, dobletes espectaculares en el puerto de Vigo o la histórica jornada del pasado día 2 en A Coruña con el atraque de 6 naves de pasaje. Cee se suma ahora a esa fiesta y a la búsqueda de una nueva oportunidad de negocio en un sector hasta la fecha inédito.



No hay comentarios:

Publicar un comentario