lunes, 30 de diciembre de 2013

Adiós con una sonrisa





C´est fini. Se acabó. 2013 ha bajado definitivamente el telón en lo crucerístico en A Coruña, un ejercicio de récord difícil de olvidar e igualar. Ha sido un año que cabe calificar de perfecto, con espectaculares momentos, tan perfecto que hasta tuvo un final que ni el mejor guionista de Hollywood habría escrito con un espléndido e inesperado regalo el día de Navidad; la visita del buque Marco Polo, una de esas reliquias flotantes que tanto nos gusta ver navegando.


(Foto: Jose Manuel Cereijo)


Claro que todo es una cuestión de perspectiva y lo que para nosotros fue un regalo en forma de escala imprevista para el clásico navío fue toda una necesidad. Desde su salida el pasado día 22 del puerto de Tilbury, muy cerquita de Londres, sus pasajeros llevaban tres jornadas dando botes por el Atlántico por obra y gracia de la ciclogénesis Dirk, haciendo desaparecer cualquier atisbo de navegación de placer. En vista de que la situación no tenía visos de mejorar el capitán del Marco Polo decidió poner rumbo a la costa gallega para refugiarse por unas horas y dar una tregua a sus sufridos moradores. La cosa no fue ninguna broma y cuando el Marco Polo atracó a primera hora del día 25 en el muelle de transatlánticos a bordo iban 20 turistas contusionados.


El oleaje golpea con furia a la altura de la caracola mientras el Marco Polo se aleja en dirección sur.


Tras descansar poco más de 24 horas en nuestra ciudad el Marco Polo reanudó la marcha al mediodía del día 26 para poner rumbo hacia las islas afortunadas y poder encontrar quizás allí una climatología más benévola con la que sus pasajeros puedan disfrutar al fin de la agradable experiencia de viajar por mar que tanto andaban buscando desde el día mismo de su embarque. En cambio para los que vemos los toros desde la barrera o en este caso, fotografiamos a los buques desde algún punto de la costa y que buscamos cuanto más "movimiento" mejor, estos días la cosa está ideal y podemos deleitarnos viendo cabalgar a los barcos sobre el embravecido mar. En esto de la "hípica marítima" el Marco Polo es todo un superclase y en su salida del puerto este aventurero navío con nombre de mítico viajero dio toda una lección de lo que es un buque muy marinero como ya pocos quedan, y es que la veteranía es un grado y en el caso del navío de las fotos estamos hablando de un barco próximo a cumplir el medio siglo de vida, que se dice pronto; será en 2015, dios mediante, cuando cumplirá la mítica cifra de la cincuentena, una marca que rara vez alcanza ninguna clase de nave.




Tras la marcha del longevo Marco Polo el pasado viernes 27 llegó el día de la despedida siendo el honor de echar el cierre del año crucerístico en A Coruña para el AidaSol y francamente no se me ocurre otro buque más adecuado para decir adiós al exitoso 2013 que éste con su llamativo "maquillaje" y es que puestos a ser simbólicos un barco de la flota Aida es de lo más apropiado en este caso; nada mejor que despedir un gran año con una enorme sonrisa. Procedente de Le Havre (Francia) donde el navío germano permaneció un par de jornadas dejando pasar lo peor de la borrasca, a primera hora de la mañana y en contra de lo que apuntaban algunas fuentes (su llegada estaba prevista para las 13:00 horas) el AidaSol se acercó lentamente hasta el muelle de transatlánticos para quedar amarrado allí y permitir que todo aquel que quisiera de sus poco más de 2.000 pasajeros bajara a tierra para dar una vuelta o realizar alguna de las excursiones programadas.


(Foto: Jose Manuel Cereijo)


De todas maneras el broche final quedó un tanto deslucido por la lluvia, que si bien respetó durante toda la mañana hizo acto de presencia al comenzar la tarde con unas condiciones de lo más desapacibles para la fotografía, pero lo cierto es que estamos en las fechas en las que estamos y tampoco podemos esperar un sol de justicia; nos queda el consuelo de haber recibido al AidaSol a principios de mayo o haber sido testigos de las múltiples visitas que sus hermanos de naviera nos han hecho a lo largo de todo el año y es que Aida Cruises ha sido una de las compañías con mayor presencia en A Coruña en este 2013 con un total de 12 escalas.


Aida Cruises, muy presente este año en A Coruña.


Tras unas 12 horas el Sol se "puso" a las ocho de la tarde, una hora poco habitual para el invierno, y con él se echó el cierre a un 2013 histórico en número de escalas y pasajeros. En total han sido 108 recaladas, lo que supone un aumento del 11´5 % respecto al año pasado (que ya fue de récord) y superar por primera vez en la historia del puerto herculino la psicológica barrera de las 100 escalas en un solo ejercicio. En cuanto a número de pasajeros más de los mismo; el 31 de diciembre se cerrará el año con un total de 157.000 pasajeros desembarcados superando los poco más de 140.000 de 2012. Y pudieron ser más puesto que en los últimos días Dirk con sus malos modos provocaron la anulación de varias escalas evitando así alcanzar los 160.000 pasajeros. Ni con ciclogénesis nos paran.


En unas condiciones climatológicas bastante malas en general y pésimas 
para el asunto de la fotografía Carlos Rapela obtuvo esta instantánea del AidaSol 
momentos antes de partir.


Se baja el telón en el muelle de transatlánticos pero no será por mucho tiempo; un simple cambio de atrezzo en el escenario y vuelta a subir de nuevo. El 2014 viene pisando fuerte y con muchas prisas puesto que la cuarta jornada del año abrirá la veda de los cruceros en A Coruña y nada menos que con un doblete; los encargados de abrir el año crucerístico serán los buques Saga Sapphire y Queen Elizabeth, tan sólo una pequeña muestra de todo lo que nos queda por ver y sobre todo por fotografíar en el año que está a punto de comenzar y que vendrá cargadito de barcos. Adiós 2013. Hola 2014. Nos vemos en los muelles.


 El Marco Polo pasando a la altura de A Marola durante su salida.


No quisiera despedirme sin dar las gracias tanto a Carlos Rapela como a Jose Manuel Cereijo por su desinteresada colaboración en el desarrollo de este post en concreto, así como su inestimable ayuda y la de otros muchos compañeros de afición y amigos que han permitido que sus estupendas fotografías aparecieran en este modesto blog a lo largo de este año.  

¡¡¡MUCHÍSIMAS GRACIAS!!!




2 comentarios:

  1. Gran trabajo, como siempre.
    Me encanta el título ;)

    ResponderEliminar
  2. Bien hecho Diego, échale un vistazo a mi blog por favor. pasajeporgijon.blogspot.com

    ResponderEliminar