NOTICIAS DE CRUCEROS

  • 23 ABRIL: El AidaDiva cumple hoy 10 años.
  • 23 ABRIL: El Henna (ex-Carnival Jubilee) será desguazado en Alang.: Celebrity Cruises desvela los primeros detalles sobre su nueva generación de buques, los Edge Class.
  • 18 ABRIL: Viking Ocean Cruises construirá dos nuevos buques de cruceros ampliando su flota hasta los 8 navíos en 2022.
  • 18 ABRIL: El MSC Magnifica sufre un incidente sin consecuencias al golpear contra el muelle de Civitavecchia por culpa del fuerte viento.
  • 29 MARZO: El nuevo buque de Saga Cruises se llamará Spirit of Discovery.

lunes, 30 de abril de 2012

Top ten





Podemos decir sin temor a equivocarnos que con la escala del pasado viernes 20 de abril el Independence of the Seas ha entrado en el top ten de los barcos de crucero que han tocado A Coruña en este 2012, y es que con ésta última el megabuque de Royal Caribbean suma un total de 10 recaladas en el presente año.




La tercera nave de pasajeros más grande del mundo repitió hábitos en esta última ocasión haciendo acto de presencia sobre las 11:00 horas procedente del archipiélago de Madeira y permaneciendo en la ciudad por espacio de ocho horas para continuar travesía a partir de las 19:00 horas hacia su habitual punto y final de sus cruceros, la ciudad inglesa de Southampton.




Esta llegada supone abrir un pequeño paréntesis de tiempo que hará que el Independence of the Seas no vuelva a visitarnos hasta dentro de unos meses, concretamente el 29 de octubre cuando su majestuosa silueta volverá a surcar nuestra bahía para realizar, desde ese día las tres escalas que tiene previstas en nuestra ciudad antes de finalizar el año.




Al menos en esta ocasión no hubo sobresaltos como en la anterior. La última vez que nos visitó, el pasado 9 de abril, el Independence of the Seas tuvo que atender una emergencia durante la salida de la ciudad cuando un niño de 8 años que viajaba a bordo sufrio un ataque de apendicitis siendo necesaria su evacuación cuando el barco ya se encontraba a tres millas de la Torre de Hércules.


Cuestión de tamaño: La lancha de prácticos escolta al Independence of the Seas 
durante la maniobra del pasado viernes.


Se nos hará raro no ver aparecer por el horizonte la impresionante mole de 15 pisos por un tiempo, acostumbrados como estamos a verlo surgir a la altura de la Torre de Hércules cada 11 dias, pero que el Independence nos deje unos meses no significa que los muelles se vayan a quedar vacios; de hecho estos dias comienza la temporada alta de visitas en la ciudad con un total de 20 escalas en menos de 40 dias. ¿preparados para disfrutar?


El Independence of the Seas se despide de A Coruña hasta finales de octubre.


miércoles, 25 de abril de 2012

La furia de Madeleine



(Foto: Jose Montero)


Vaya día que escogieron para hacernos una visita!. Seguro que los pasajeros y la tripulación del Le Boreal no guardarán buenos recuerdos de su última escala en el puerto de A Coruña el pasado dia 18 y es que el barco de la naviera francesa Compagnie du Ponant no fue recibido por un comité de bienvenida nada amable, del recibimiento de la pequeña nave de lujo se encargó una dama llamada Madeleine que pese a su sereno nombre no era ni mas ni menos que un fenómeno meteorológico denominado cientificamente como ciclogénesis explosiva (lo que en mis tiempos de chaval se conocía de toda la vida como un temporal de libro)


Le Boreal vs. Madeleine
(Foto: Jose Montero)


Tras una travesía que ya debió ser movidita desde su anterior puerto de recalada, en Muros a primera hora de la mañana de ese mismo día, la tarde no se presentaba mucho mejor para el Le Boreal que pasaba a la altura de Sisargas dispuesto a cubrir la distancia que le separaba de A Coruña en unas condiciones que debieron de ser de todo menos plácidas. Con fuerte mar de fondo y mar de viento, olas de 7 metros con momentos en los que alcanzaron los 8 metros y rachas que llegaron en algunos puntos del litoral coruñés a los 80 kilómetros por hora el Le Boreal enfrentó su proa al mar picado en dirección a nuestra ciudad con un estado de la mar que no debió apreciar demasiado bien sus sufridos ocupantes.


(Foto: Jose Montero)


Al menos el mal trago que pasaron sus pasajeros sirvió para un espectáculo visual soberbio viendo al crucero francés cabalgar sobre las olas a su entrada en la ciudad como atestiguan las imagenes que ilustran esta entrada, obra todas ellas de mi amigo Jose Montero y obtenidas en unas condiciones más que difíciles. Desde aqui agradecerle el material prestado para el blog.


 (Foto: Jose Montero)


Pese a que ver a los barcos enfrentarse a condiciones atmosféricas adversas hace las delicias de aquellos que nos apostamos desde algún punto de la costa para sacar unas cuantas fotos, a los pasajeros que van a bordo de dichos buques no les hace ninguna gracia y en concreto a 3 de los 250 que viajaban en el Le Boreal les parecieron suficientes emociones para un solo viaje y dijeron basta, hartos de sufrir las incomodidades de lo que se suponía debia ser un viaje de placer. Tanto es asi que tras la llegada del buque francés a Santander, su siguiente destino tras tocar A Coruña, los 3 turistas (2 españoles y un norteamericano) decidieron poner un punto final anticipado al crucero varias jonadas antes de lo previsto cansados del tiempo sufrido durante las últimas jornadas de la travesía, concretamente desde que el Le Boreal zarpó de Lisboa el pasado dia 16.


(Foto: Jose Montero)


La violenta irrupción de "Madeleine" hizo que el dia en nada se pareciera al de su escala inaugural en nuestra ciudad hace ahora casi un año. En aquella ocasión y con un clima mucho más primaveral el Le Boreal sorprendió a los paseantes con su estampa tan chic que recuerda a un enorme yate privado propiedad de algun jeque árabe.


El tiempo que sufrió el Le Boreal el pasado miércoles no tuvo nada que ver 
con el del dia de su visita inaugural a la ciudad en mayo del pasado año.


Para acabar os dejo el vídeo de la entrada del Le Boreal al puerto de A Coruña grabado por mi buen amigo Jose Montero el pasado miércoles. Como podreis comprobar las condiciones meteorologicas eran realmente difíciles con lo que me quito el sombrero ante la perseverancia mostrada por Jose aquel día para conseguir las imagenes que podemos disfrutar a continuación:






domingo, 22 de abril de 2012

Concluir lo empezado





Con motivo del 100 aniversario de la catástrofe del Titanic muchos han sido los homenajes realizados en varios rincones del mundo, pero sin duda el más destacado ha sido el llevado a cabo por la empresa Miles Morgan Travel: un crucero conmemorativo recreando el viaje inaugural (y final) del R.M.S. Titanic.
El buque escogido para la ruta fue el Balmoral de la naviera Fred. Olsen Cruise Lines, que no es que tenga un gran parecido con el infortunado transatlántico de la White Star Line pero al menos guarda una relativa semejanza en tamaño con aquel. Realmente sería muy complejo encontrar en la actualidad un buque parecido al legendario navío inglés (yo diría que imposible); yo me decantaría por el Queen Mary 2 por aquello de ser un verdadero transatlántico (el único en servicio a dia de hoy) a diferencia del resto de buques de la industria que son barcos de crucero.



Cualquier parecido estético entre el Balmoral (arriba) y el Titanic (abajo) es pura coincidencia.



Como la idea resultaba de lo más original era lógico pensar que tendría un enorme éxito lo que se ha traducido en un negocio muy lucrativo: La idea del crucero conmemorativo nació hace ahora 5 años y los pasajes, cuyo precio oscilaba entre los 4.400 y los 9.500 euros se vendieron en su totalidad hace dos años, lo que demuestra que la marca "Titanic" sigue siendo una auténtica máquina de hacer dinero.




La experiencia Titanic buscaba recrear al milímetro aquel legendario viaje con tan triste final. para ello se cuidaron hasta los más pequeños detalles. A bordo del Balmoral viajaban 1.309 pasajeros, la misma cifra que en aquel viaje de 1912 (recordemos que el Titanic iba literalmente medio vacío en su viaje inaugural). La ruta a seguir también era la misma, con salida en Southampton y llegada a Nueva York, tocando los puertos de Cherburgo y Cobh. A bordo tambien se buscó emular aquella travesía; los pasajeros vistieron ropas de principios de siglo XX, los menús del restaurante se inspiraron en los del viaje inaugural del transatlántico y hasta en un homenaje de lo más tétrico, una orquesta de música interpretó durante el viaje los mismos temas que amenizaron aquella travesía truncada de forma tan trágica.


Los pasajeros de este singular crucero vistieron ropas de la época. 
(Fuente: AP)


Al menos en dos aspectos difirió éste al viaje original: en primer lugar el Balmoral lleva botes salvavidas suficientes para todos sus ocupantes, y en segundo lugar que en un alarde de originalidad el capitán prefirió continuar ruta hasta Nueva York en lugar de chocar poeticamente contra un iceberg e ir a hacerle compañía al Titanic en su tumba submarina.


Que no cunda el pánico; el Balmoral lleva botes salvavidas para todas
 las personas que van a bordo.


La fecha de partida fue otra de las pequeñas variaciones con respecto al viaje original; el Balmoral inició la travesía el 8 de abril, 2 dias antes de lo que lo hizo el Titanic hace ahora 100 años y los motivos fueron técnicos; el Balmoral no está diseñado para navegar a las velocidades que alcanzaba el Titanic por lo que empleó más dias en realizar la ruta Southampton - Nueva York. Así el viaje conmemorativo tuvo una duración total de doce dias.




La travesía no estuvo exenta de dificultades, sobre todo en su inicio. Las malas condiciones metorológicas de las primeras jornadas obligaron al Balmoral a reducir su velocidad asi como a cancelar varios espectáculos a bordo por motivos de seguridad. Este contratiempo obligó a que la llegada a la ciudad irlandesa de Cobh se retrasara dos horas. El mal tiempo fue el terreno abonado para la prensa ávida de titulares que comenzó a hacerse eco de la noticia y explotar el filón indicando el gafe o la supuesta maldición que parecía cernirse sobre este viaje conmemorativo y todo lo que tiene que ver con el infortunado navío, como si desde su fría tumba en mitad del Atlántico el fantasma del Titanic quisiese impedirle al Balmoral llevar a cabo su misión.


"Titanicmanía" desatada. Con un pequeño retraso sobre el horario previsto
 el Balmoral atracó en Cobh donde fue recibido por un enorme gentío que 
quería ver en vivo a este "Titanic moderno"
(Fuente: Reuters)


Personalmente considero que vientos fuertes y olas de hasta 9 metros son bastante habituales en pleno mes de abril y en el mar de Irlanda; cuanto menos es poco noticiable por lo frecuente pero claro, tratándose del Titanic pongan la palabra gafe o maldito en el artículo y los periódicos aumentarán la tirada seguro.


El mal tiempo de las primeras jornadas del viaje se puede apreciar en esta
 foto con el oleaje creado en la piscina del Balmoral.
(Fuente: Reuters)


Tan frecuente es el mal tiempo en una travesía transatlántica como que un pasajero enferme. Si la cosa es grave hay que pensar en la evacuación y si la costa no se divisa desde ningún lado entonces el aprieto es mayor. Tras realizar la escala en Cobh y enmedio de unas condiciones meteorológicas todavía adversas el capitán Bamberg dio aviso de que un pasajero se encontraba gravemente enfermo  y necesitaba evacuación médica. La lejanía a la costa obligó al Balmoral a invertir el rumbo y a retroceder 20 millas para facilitar la evacuación del cámara de la cadena británica BBC Tim Rex, de 56 años, mediante un helicóptero de la guardia costera.



Momento en el que el pasajero enfermo es evacuado del Balmoral mediante 
un helicóptero. 
(Fuente: Reuters)
 

El incidente provocó un pequeño retraso en la travesía pero no impidió que el Balmoral llegara a tiempo al lugar exacto del accidente del Titanic, donde estaban previstos los actos centrales de este crucero. Las jornadas previas al gran homenaje fueron aprovechadas por el pasaje para asistir a una serie de conferencias realizadas a bordo por parte de expertos y en las que se trataron diversos aspectos sobre el malogrado transatlántico británico.


Titanic Engineers Memorial en Southampton (Inglaterra). Este monumento 
se alzó como homenaje a la heroica actuación de la tripulación de la sala de 
máquinas que mantuvieron la energía en el barco hasta el último momento. 
Todos ellos perecieron al permanecer en su puesto hasta que el barco se partió
 en dos y se hundió, pero su actuación salvó cientos de vidas.
(Fuente: wikipedia)


El sábado 14 de abril se convirtió en el dia grande del viaje. A media tarde el Balmoral llegó a las coordenadas donde tuvo lugar el hundimiento del Titanic (41°43'57"N, 49°56'49"W) para realizar allí varios homenajes a las víctimas de la catástrofe marítima. En el lugar le acompañaba el Azamara Journey, que había zarpado varias jornadas antes desde la orilla opuesta del Atlántico que el Balmoral, para sumarse a la conmemoración junto a éste el dia en el que tuvo lugar el accidente justo hace 100 años.


El Azamara Journey (al fondo) se sumó al homenaje en el punto mismo donde 
tuvo lugar el hundimiento del Titanic.
 (Fuente: AP)


Se realizaron varios actos solemnes; A las 23:40, la hora exacta en la que el Titanic chocó contra el fatídico iceberg se guardó un sobrecogedor minuto de silencio y se lanzaron al agua tres coronas de flores en recuerdo a las víctimas mientras el Balmoral hacía sonar su bocina en mitad de la noche en señal de duelo. Tambien fueron leidos por parte del capitán los nombres de cada una de las 1.503 víctimas. Durante el homenaje la orquesta que viajaba a bordo del buque interpretó diversas piezas, entre ellas el célebre "Nearer My God To Thee" (Más cerca de ti, Dios), el himno que según cuentan algunos testigos, la banda del Titanic habría interpretado cuando el barco se hundió.



(Fuente: AP)


Tras el emotivo homenaje el Balmoral puso rumbo a Halifax (Canadá) a donde llegó el dia 16 para continuar con la conmemoración. Es en esta localidad de Nueva Escocia donde se encuentran enterradas la mayoría de las víctimas del naufragio.


Durante el homenaje en el lugar del hundimiento, en la cubierta 7 del  
Balmoral se izó la bandera de la White Star Line, la naviera del Titanic.
(Fuente: Fred. Olsen Cruise Lines)


El dia 20, el Balmoral puso fin a este viaje conmemorativo atracando en el muelle 88 en la terminal de cruceros de Manhattan del puerto de Nueva York. El buque hizo sonar su bocina tres veces cuando al pasar por delante del muelle donde el Titanic debía haber amarrado hace ahora 100 años completando asi su viaje inaugural.


El Balmoral pasa bajo el puente de Verrazano, la entrada al puerto de Nueva York, 
poniendo punto y final a una emotiva travesía de 12 días de duración.
(Foto: JVierno77)


Aunque sea de forma simbólica, el Titanic por fin ya ha cumplido su misión y sus restos ya pueden reposar en el lugar donde una serie de catastróficas casualidades quisieron que se quedara para siempre junto a gran parte de sus pasajeros y tripulación. Descanse en paz.




Sol de primavera





Sol, lo que se dice sol mucho no hizo el pasado 15 de abril, pero al menos el cielo plomizo que amenazaba con descargar un auténtico diluvio respetó lo justo para ver la maniobra de entrada del AidaSol. Procedente de Lisboa, el buque de la naviera germana Aida Cruises apareció tras el castillo de San Antón  pasadas las 8:00 horas para quedar atracado minutos más tarde con sus enormes ojos escudriñando el centro de la ciudad.


El AidaSol durante la maniobra de entrada.
(Foto: Manuel Candal)


La de este pasado domingo es su segunda visita a la ciudad en su corta carrera comercial, pues el AidaSol apenas tiene 12 meses de vida desde su botadura en abril del pasado año en Kiel (Alemania).




El AidaSol es el quinto integrante de la Sphinx-Klasse formada en orden de construcción por el AidaDiva, el AidaBella, el AidaLuna y el AidaBlu, y hasta hace pocas fechas ostentaba el honorífico título de ser el buque más nuevo de la moderna flota germana pero la pasada semana tuvo lugar la botadura del AidaMar, que es de quilla a perilla idéntico a nuestro protagonista. Tendremos oportunidad de comprobarlo el próximo 24 de septiembre cuando el nuevo buque estrella de Aida Cruises visite por primera vez aguas coruñesas.




El AidaSol no sólo es llamativo por ser el portador de unos ojos profundamente maquillados y una boca no menos sugerente con los que consigue atraer los flashes de todos aquellos que se acercan al muelle y lo ven atracado. Además de su simpática decoración exterior que le otorgan a él y a sus compañeros de flota ese aspecto tan humano y original, su diseño también es realmente peculiar. Si algo llama la atención a primera vista es la enorme protuberancia acristalada situada en la zona central de las cubiertas superiores y a ambos costados de la nave.


 Dos ojos, una boca y paredes de cristal. Los principales rasgos 
diferenciadores del AidaSol.


Al traspasar el cristal nos encontramos un espacio de tres cubiertas de altura y que recibe el nombre de Theatrium, un nombre curioso pero que define perfectamente lo que es; una estancia que combina el atrio central de la nave y el teatro en un concepto realmente revolucionario y que sólo podemos encontrar en los barcos Aida. El Theatrium cuenta con una superficie total de 3.000 metros cuadrados y además de ser un nexo de unión entre las diferentes cubiertas del AidaSol y un excelente punto de reunión dentro de la nave, alberga varios bares.



Tras el cristal aparece una estancia revolucionaria que auna el concepto 
de atrio (foto de arriba) con el de teatro (foto de abajo).

(Foto arriba: Heidi Schäfer)
(Foto abajo: autor desconocido)


El Theatrium está presente en todos los componentes de la Sphinx-Klasse siendo su principal signo diferenciador.


(Foto: Jose Montero)


Minutos antes de que el reloj marcase las 19:00 horas el AidaSol reinició viaje y tras un giro de 180 grados apuntó con sus morros hacia el norte para dirigirse a Bayonne, en el suroeste francés. Volverá a visitarnos en unos meses, concretamente el próximo 14 de septiembre. Habrá que decir entonces que se trata de un sol de otoño...


(Foto: Jose Montero)


Como siempre, aprovecho la ocasión para agradecer tanto a Manuel Candal como a Jose Montero su gran aportación al blog con las sensacionales fotos que me han prestado para la elaboración de esta entrada.


lunes, 16 de abril de 2012

Rescate en la ciudad flotante





Nueve. si, nueve son las escalas que, con la de este lunes 9 de abril lleva realizadas en A Coruña el Independence of the Seas durante este 2012. En esta ocasión el buque de Royal Caribbean procedía del puerto de Santa Cruz de Tenerife y recaló pasadas las 11:00 horas cuando su bocina resonó en toda la ciudad en el momento en el que el inmenso buque pasó a la altura de la Torre de Hércules.




La salida prevista como otras veces para las 19:00 horas tuvo lugar con normalidad y tras soltar amarras y dejar atrás el dique de abrigo, el Independence aumentó máquina poniendo proa al norte dirección a Southampton, lo habitual; pero pasadas las enfilaciones de Mera se acabó la normalidad...




El buque disminuyó drasticamente su velocidad e invirtió su rumbo realizando un giro con intención de volver a puerto. Algo no funcionaba como debía. El motivo de tan inusual maniobra fue una emergencia médica; se hacía necesario evacuar con urgencia a un niño de 8 años que sufría apendicitis y el capitán no se lo pensó dos veces y puso en conocimiento de la torre de salvamento la situación que se vivía a bordo.
Con el objetivo de acelerar el proceso, que se alargaría más de lo necesario si el Independence tenía que atracar de nuevo Salvamento Marítimo movilizó a la lancha Salvamar Mirfak que se colocó al costado del buque y a través de una de las plataformas hidráulicas situadas al nivel del mar evacuó al niño y a sus padres. Tras realizar con éxito la maniobra, la Salvamar Mirfak llevó a los tres pasajeros hasta el muelle de Oza donde una ambulacia esperaba para llevar al pequeño al Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña.




Afortunadamente la emergencia médica tuvo lugar cerca de la costa. En este caso el Independence estaba a tan sólo 3 millas de la Torre de Hércules, lo que facilita la evacuación mediante la ayuda de alguna embarcación o simplemente regresando a puerto. La cosa se complica cuando dichas emergencias tienen lugar en alta mar, es entonces cuando la evacuación por via marítima no es una opción y se hace imprescindible mirar hacia el cielo (me refiero al uso de un helicóptero, no a rezar).




A ello tuvo que recurrir el Independence of the Seas hace ahora un mes cuando el pasado 16 de marzo y tras haber hecho escala el dia anterior en A Coruña emitió una llamada de auxilio a mediodía para la evacuación de un pasajero de 60 años que se puso enfermo. El suceso ocurrió cuando el buque se encontraba navegando rumbo a Southampton, a 70 millas de la costa de Brest (Francia) y en mitad del dispositivo de separación de tráfico marítimo de Ushant.


(Foto: Francois Watras)


Tras consultar con el centro de la organización médico marítima (MMCC) en Toulouse se decidió realizar la evacuación para la cual la marina francesa movilizó un helicóptero EC225 Superpuma que despegó de su base en Lanvéoc-Poulmic con un equipo medico militar a bordo.



  (Fotos: C. Poinot)


El helicóptero alcanzó al Independence of the Seas hacia las 14:00 horas y tras una pasada de reconocimiento se situó en la proa para el procedimiento de evacuación. Las dimensiones , y sobre todo el peso del aparato no permitía que éste aterrizase en la zona que el buque de la naviera Royal Caribbean tiene a tal efecto por lo que un miembro del helicóptero bajó hasta la zona de rescate de la proa y ayudó a izar al pasajero mientras el aparato se mantenia en estacionario sobre su cubierta. Tras ser izado el hombre fue llevado hasta el hospital de La Cavale Blanche de Brest. El Independence of the Seas siguió viaje sin mayor novedad llegando al dia siguiente a Southampton donde puso fin al crucero de 10 dias de duración que lo llevó a visitar entre otras, A Coruña y Vigo.



Arriba: El helicóptero se aproxima para recoger al pasajero enfermo. Obsérvese el detalle de que el "radar mast" de proa (parte inferior derecha de la foto) ha sido abatido para facilitar la maniobra del helicóptero.

Abajo: El pasajero es izado al helicóptero con la ayuda de un miembro de su dotación que permanece en la cubierta del Independence.

(Fotos: Francois Watras)


El próximo día 20 el Independence of the Seas completará las 10 visitas a la ciudad en lo que va de año. Todo un récord...


 
De momento no constan emergencias del Independence of the Seas por
 ataques de pulpos gigantes...



sábado, 14 de abril de 2012

In memoriam





En una fecha tan significativa como la de hoy me veo obligado a dedicarle unas líneas al asunto, y es que aunque no se trate del tema fundamental del blog, su significado y su relevancia en la industria actual hacen imposible pasar por encima del tema. Hoy 15 de abril de 2012, como muchos de ustedes ya sabrán, se cumplen los 100 años del hundimiento del Titanic, la que es sin duda la catástrofe marítima más famosa de todos los tiempos.




Digo famosa, porque desgraciadamente las ha habido peores aunque no hayan alcanzado su relevancia mediática; asi de memoria se me viene a la cabeza la del ferry Doña Paz en 1987, donde murieron más de 4.300 personas y si incluimos el periodo bélico habría que hablar del Wilhem Gustloff en cuyo hundimiento en 1945 a dia de hoy ni se conoce el numero exacto de muertos, pero donde se estima que se perdieron más de 9.000 almas (si, lo han leido bien: 9.000).


La prensa de la época se hacía eco al día siguiente de la tragedia del Titanic.


Estas cifras no restan importancia a la catástrofe del buque más legendario de todos los tiempos y el significado que cobra como pieza clave para mucha gente; a los que escuchando su historia se nos abrió una puerta que nos llevó a descubrir el mundo de los barcos. Oyendo el relato de la fatalidad del Titanic a muchos nos picó el gusanillo de saber más acerca de esos grandes transatlánticos que surcaban el Atlántico y asi descubrimos otros nombres legendarios como los del Lusitania, el Mauretania, el Queen Mary. el Normandie o el Queen Elizabeth 2 y la bola echó a rodar...


Museo Titanic en Belfast, inaugurado recientemente.


...hasta  llegar al día de hoy. Tratar de explicar a alguien en que momento comenzó esta "fiebre" que me lleva a pasar frío, perder de dormir o terminar en ocasiones empapado hasta las cejas para tomar unas cuantas fotos a algún barco atracando en nuestros muelles a horas intempestivas resulta difícil incluso para mi; no sabría hasta que momento remontarme, cual sería el punto de inicio de todo ésto. Pero si es verdad que existe un momento exacto de comienzo y que todo nace en algún punto; quizás ese punto se encuentre en los 41º43´57´´N y 49º56´49´´W y a más de 4.000 metros de profundidad.


El Titanic preside mi salón desde hace ya algunos años.


Escribir algo nuevo sobre el Titanic resulta simplemente absurdo; a estas alturas ya está todo escrito, ya todo está explicado desde los diferentes ángulos que pueda tener la historia así que ni siquiera voy a intentar aportar algún dato medianamente original sobre el asunto. Fracasaría. Entre los múltiples relatos que se pueden encontrar por la red yo les recomiendo la lectura del artículo de Luis Jar Torre titulado "Los tres titanes gafados" en el que el autor narra mil y una curiosidades sobre el infortunado transatlántico británico asi como de sus dos gemelos, el Olympic y el Britannic. A continuación les dejo el enlace donde pueden leer este maravilloso artículo:



El Titanic (derecha) todavía en construcción acompañado de su gemelo 
Olympic durante una reparación de una hélice en Belfast. Fue la última vez 
que ambos buques estuvieron juntos.


El motivo de dedicarle una entrada al aniversario es recordar lo esencial de esta historia, dejando de un lado la épica, si es que la hubo, la leyenda, o el circo mediático en el que se ha convertido todo lo que lleve el nombre de este grandioso navío con tan grandiosa desgracia. Lo esencial de la historia, lo realmente importante de la misma es que en ella se perdieron 1.503 vidas, 1.503 personas que simplemente dejaron de existir víctimas de una cadena de infortunios y que dejando de lado su clase (en el barco, me refiero) o su condición social constituyen millar y medio de historias personales que tuvieron un final anticipado hace hoy 100 años en mitad del Océano Atlántico. A todos esas vidas que tocaron a su fin en aquellas gélidas aguas van dedicadas estas líneas.


La auténtica campana del Titanic permanece a buen recaudo en mi casa 
(bueno, al menos me aseguraron que era la auténtica...)


Y por todos los que nos dejaron en aquel accidente son los homenajes que estos dias se llevan a cabo en multitud de formas y lugares, incluyendo dos cruceros conmemorativos con inicio en una y otra punta del océano, con los buques Balmoral y Azamara Journey como protagonistas y que se unieron ayer en el punto exacto donde descansan los restos de la malograda nave (prometo entrada sobre el tema).


El Balmoral participa en uno de los múltiples homenajes que estos dias se 
le dedican al Titanic.


Quizás la corrosión acabe en unos años con lo que queda del Titanic (sus restos son Patrimonio de la Unesco desde hace unas semanas) pero el paso del tiempo no hará desaparecer el recuerdo de todas aquellas personas cuya vida quedó truncada para siempre en aquel punto del Atlántico; y es que los recuerdos resisten más que el más duro de los aceros y ningún bloque de hielo podrá hacerlos desaparecer jamás.


Esta foto tiene la particularidad de ser la última que se tomó del Titanic.
 Se realizó en Queenstown, el último atisbo de costa que vio el legendario navío
en su breve carrera comercial.