lunes, 24 de septiembre de 2012

El club de la esfinge





Sigue la afluencia masiva de cruceros al puerto de A Coruña durante este mes de septiembre y el protagonista de hoy es el AidaSol de la naviera Aida Cruises. El buque de bandera italiana (pero germano de quilla a perilla) llegó sobre las 08:00 horas procedente del puerto francés de Le Havre. La del AidaSol es toda una cara conocida (nunca mejor dicho) por nuestras aguas y es que con la realizada el pasado día 14 son ya tres las que este barco ha hecho en A Coruña. Quizás nos de la sensación de que han sido más las veces que este navío se ha dejado ver por aguas de la bahía y ésto se debe a la imagen tan característica con los que la naviera alemana dota a los barcos de su flota que les otorga esa personalidad y perfil tan inconfundible.




Dicha flota está compuesta en la actualidad por 9 buques, de hecho Aida Cruises presume de ser la naviera más prolífica en cuanto a novedades y desde 2007 incorpora una unidad a su flota cada año lo que la convierte en la compañía con los barcos más modernos del mundo. Fue precisamente en el año 2007 cuando Aida Cruises comenzó su expansión "a lo bestia" con la construcción de una serie de buques agrupados bajo el nombre genérico de "Sphinx-Klasse" (o "clase esfinge"). El nombre no fue escogido al azar ya que tanto el nombre comercial como la imagen corporativa de la naviera tiene como leitmotiv la simbología egipcia.




Hasta mediados de la pasada década los integrantes de su modesta flota, El AidaCara, el AidaVita y el AidaAura tenían unas reducidas dimensiones y figuraban en la categoría de buques medios pero en 2005 la compañía tomó la decisión de construir unas unidades más grandes proyectando una serie de buques de unas 70.000 toneladas de registro bruto.




El encargo se realizó a los astilleros Meyer en la localidad de Papenburg (Alemania), uno de los más punteros en la construcción de este tipo de naves, y a principios de 2007 vio la luz el primer integrante de la clase esfinge bajo el nombre de AidaDiva. Con un diseño revolucionario que toma como base el de los primeros integrantes de la flota alemana, el buque resulta un gran éxito al que le siguen en los años siguientes dos unidades más, el AidaBella (2008) y el AidaLuna (2009), gemelos del primero.


(Foto: Manuel Candal)


Tras la construcción de estas tres unidades se decidió continuar con el proyecto pero modificando algunas partes y añadiendo nuevas instalaciones a bordo. Ésto se tradujo en la adición de una cubierta y media más que hizo aumentar el registro bruto de los barcos de las 69.203 del proyecto original hasta las 71.304 de las nuevas unidades. También en la elección de los nombres se producen cambios; mientras que en las dos primeras unidades los nombres son elegidos en un concurso público; las siguientes naves serían bautizadas siguiendo la temática del último integrante de la clase (el Luna), así en 2010 ve la luz el AidaBlu ("Blu" hace referencia al cielo) y al año siguiente se bota su gemelo y nuestro protagonista de hoy, el AidaSol.




Tras la llegada del AidaSol en la naviera alemana no se quedaron de brazos cruzados y cuando el buque recibía su bautizo a lo grande en Kiel (Alemania), no lejos de allí, en Papenburg ya trabajaban en la siguiente unidad de la clase esfinge, el AidaMar, que se botó en marzo de este año. Precisamente este buque no visitará en los próximos días en lo que supone su visita inaugural a A Coruña (tranquilos, habrá reportaje...)


La inconfundible seña de identidad de Aida Cruises.


Y con el "mar" no se acaba la cosa; para 2013 estará listo el que será el último componente de la "Sphinx-Klasse", y que recibirá el nombre de AidaStella completando una exitosa familia de 7 buques para un total de 10 en la flota Aida que supondrá contar con 22.000 plazas de crucero para el próximo año.




Con el Stella se cerrará una página de oro en la breve historia de la naviera alemana ya que supone no sólo el fin de la saga de las esfinges si no un paréntesis entre la colaboracion entre Aida Cruises y los astilleros alemanes Meyer. Sus próximas adquisiciones, dos buques de 125.000 toneladas de registro bruto que se convertirán en los más grandes de la naviera serán construidos en los astilleros Mitsubishi Heavy Industries de Nagasaki (Japón) y serán además los primeros barcos de la compañía en ser construidos fuera del país germano.




La espectacular expansión de Aida Cruises responde al crecimiento exponencial que el turismo de cruceros ha tenido en el país germano (sólo en 2011 el turismo alemán de cruceros aumentó un 17%) al punto que se espera que para el ejercicio 2013 supere ya al británico, que mueve 1.700.000 cruceristas al año, convirtiéndose de esta manera Alemania en el primer país europeo en número de pasajeros y en el segundo del mundo sólo por detrás de los imbatibles E.E.U.U.


El AidaSol partiendo rumbo a aguas portuguesas.
(Foto: Manuel Candal)


Tras pasar parte de la jornada en la ciudad el AidaSol zarpó poco antes de las 19:00 horas rumbo al puerto de Lisboa. Por este año el "sol" no se dejará ver más por aquí pero sí lo harán algunos de sus hermanos; el mencionado AidaMar en escala inaugural el próximo día 28 de este mismo mes y el AidaBlu, que atracará el 9 de octubre. Como siempre será un placer ir a fotografíar a estos miembros del "club de la esfinge".




Mi más sincero agradecimiento a Manuel Candal por el material proporcionado.



1 comentario:

  1. Mira que hay cruceros feos, pero los Aida....no hay palabras, que HORROR

    ResponderEliminar