domingo, 22 de abril de 2012

Concluir lo empezado





Con motivo del 100 aniversario de la catástrofe del Titanic muchos han sido los homenajes realizados en varios rincones del mundo, pero sin duda el más destacado ha sido el llevado a cabo por la empresa Miles Morgan Travel: un crucero conmemorativo recreando el viaje inaugural (y final) del R.M.S. Titanic.
El buque escogido para la ruta fue el Balmoral de la naviera Fred. Olsen Cruise Lines, que no es que tenga un gran parecido con el infortunado transatlántico de la White Star Line pero al menos guarda una relativa semejanza en tamaño con aquel. Realmente sería muy complejo encontrar en la actualidad un buque parecido al legendario navío inglés (yo diría que imposible); yo me decantaría por el Queen Mary 2 por aquello de ser un verdadero transatlántico (el único en servicio a dia de hoy) a diferencia del resto de buques de la industria que son barcos de crucero.



Cualquier parecido estético entre el Balmoral (arriba) y el Titanic (abajo) es pura coincidencia.



Como la idea resultaba de lo más original era lógico pensar que tendría un enorme éxito lo que se ha traducido en un negocio muy lucrativo: La idea del crucero conmemorativo nació hace ahora 5 años y los pasajes, cuyo precio oscilaba entre los 4.400 y los 9.500 euros se vendieron en su totalidad hace dos años, lo que demuestra que la marca "Titanic" sigue siendo una auténtica máquina de hacer dinero.




La experiencia Titanic buscaba recrear al milímetro aquel legendario viaje con tan triste final. para ello se cuidaron hasta los más pequeños detalles. A bordo del Balmoral viajaban 1.309 pasajeros, la misma cifra que en aquel viaje de 1912 (recordemos que el Titanic iba literalmente medio vacío en su viaje inaugural). La ruta a seguir también era la misma, con salida en Southampton y llegada a Nueva York, tocando los puertos de Cherburgo y Cobh. A bordo tambien se buscó emular aquella travesía; los pasajeros vistieron ropas de principios de siglo XX, los menús del restaurante se inspiraron en los del viaje inaugural del transatlántico y hasta en un homenaje de lo más tétrico, una orquesta de música interpretó durante el viaje los mismos temas que amenizaron aquella travesía truncada de forma tan trágica.


Los pasajeros de este singular crucero vistieron ropas de la época. 
(Fuente: AP)


Al menos en dos aspectos difirió éste al viaje original: en primer lugar el Balmoral lleva botes salvavidas suficientes para todos sus ocupantes, y en segundo lugar que en un alarde de originalidad el capitán prefirió continuar ruta hasta Nueva York en lugar de chocar poeticamente contra un iceberg e ir a hacerle compañía al Titanic en su tumba submarina.


Que no cunda el pánico; el Balmoral lleva botes salvavidas para todas
 las personas que van a bordo.


La fecha de partida fue otra de las pequeñas variaciones con respecto al viaje original; el Balmoral inició la travesía el 8 de abril, 2 dias antes de lo que lo hizo el Titanic hace ahora 100 años y los motivos fueron técnicos; el Balmoral no está diseñado para navegar a las velocidades que alcanzaba el Titanic por lo que empleó más dias en realizar la ruta Southampton - Nueva York. Así el viaje conmemorativo tuvo una duración total de doce dias.




La travesía no estuvo exenta de dificultades, sobre todo en su inicio. Las malas condiciones metorológicas de las primeras jornadas obligaron al Balmoral a reducir su velocidad asi como a cancelar varios espectáculos a bordo por motivos de seguridad. Este contratiempo obligó a que la llegada a la ciudad irlandesa de Cobh se retrasara dos horas. El mal tiempo fue el terreno abonado para la prensa ávida de titulares que comenzó a hacerse eco de la noticia y explotar el filón indicando el gafe o la supuesta maldición que parecía cernirse sobre este viaje conmemorativo y todo lo que tiene que ver con el infortunado navío, como si desde su fría tumba en mitad del Atlántico el fantasma del Titanic quisiese impedirle al Balmoral llevar a cabo su misión.


"Titanicmanía" desatada. Con un pequeño retraso sobre el horario previsto
 el Balmoral atracó en Cobh donde fue recibido por un enorme gentío que 
quería ver en vivo a este "Titanic moderno"
(Fuente: Reuters)


Personalmente considero que vientos fuertes y olas de hasta 9 metros son bastante habituales en pleno mes de abril y en el mar de Irlanda; cuanto menos es poco noticiable por lo frecuente pero claro, tratándose del Titanic pongan la palabra gafe o maldito en el artículo y los periódicos aumentarán la tirada seguro.


El mal tiempo de las primeras jornadas del viaje se puede apreciar en esta
 foto con el oleaje creado en la piscina del Balmoral.
(Fuente: Reuters)


Tan frecuente es el mal tiempo en una travesía transatlántica como que un pasajero enferme. Si la cosa es grave hay que pensar en la evacuación y si la costa no se divisa desde ningún lado entonces el aprieto es mayor. Tras realizar la escala en Cobh y enmedio de unas condiciones meteorológicas todavía adversas el capitán Bamberg dio aviso de que un pasajero se encontraba gravemente enfermo  y necesitaba evacuación médica. La lejanía a la costa obligó al Balmoral a invertir el rumbo y a retroceder 20 millas para facilitar la evacuación del cámara de la cadena británica BBC Tim Rex, de 56 años, mediante un helicóptero de la guardia costera.



Momento en el que el pasajero enfermo es evacuado del Balmoral mediante 
un helicóptero. 
(Fuente: Reuters)
 

El incidente provocó un pequeño retraso en la travesía pero no impidió que el Balmoral llegara a tiempo al lugar exacto del accidente del Titanic, donde estaban previstos los actos centrales de este crucero. Las jornadas previas al gran homenaje fueron aprovechadas por el pasaje para asistir a una serie de conferencias realizadas a bordo por parte de expertos y en las que se trataron diversos aspectos sobre el malogrado transatlántico británico.


Titanic Engineers Memorial en Southampton (Inglaterra). Este monumento 
se alzó como homenaje a la heroica actuación de la tripulación de la sala de 
máquinas que mantuvieron la energía en el barco hasta el último momento. 
Todos ellos perecieron al permanecer en su puesto hasta que el barco se partió
 en dos y se hundió, pero su actuación salvó cientos de vidas.
(Fuente: wikipedia)


El sábado 14 de abril se convirtió en el dia grande del viaje. A media tarde el Balmoral llegó a las coordenadas donde tuvo lugar el hundimiento del Titanic (41°43'57"N, 49°56'49"W) para realizar allí varios homenajes a las víctimas de la catástrofe marítima. En el lugar le acompañaba el Azamara Journey, que había zarpado varias jornadas antes desde la orilla opuesta del Atlántico que el Balmoral, para sumarse a la conmemoración junto a éste el dia en el que tuvo lugar el accidente justo hace 100 años.


El Azamara Journey (al fondo) se sumó al homenaje en el punto mismo donde 
tuvo lugar el hundimiento del Titanic.
 (Fuente: AP)


Se realizaron varios actos solemnes; A las 23:40, la hora exacta en la que el Titanic chocó contra el fatídico iceberg se guardó un sobrecogedor minuto de silencio y se lanzaron al agua tres coronas de flores en recuerdo a las víctimas mientras el Balmoral hacía sonar su bocina en mitad de la noche en señal de duelo. Tambien fueron leidos por parte del capitán los nombres de cada una de las 1.503 víctimas. Durante el homenaje la orquesta que viajaba a bordo del buque interpretó diversas piezas, entre ellas el célebre "Nearer My God To Thee" (Más cerca de ti, Dios), el himno que según cuentan algunos testigos, la banda del Titanic habría interpretado cuando el barco se hundió.



(Fuente: AP)


Tras el emotivo homenaje el Balmoral puso rumbo a Halifax (Canadá) a donde llegó el dia 16 para continuar con la conmemoración. Es en esta localidad de Nueva Escocia donde se encuentran enterradas la mayoría de las víctimas del naufragio.


Durante el homenaje en el lugar del hundimiento, en la cubierta 7 del  
Balmoral se izó la bandera de la White Star Line, la naviera del Titanic.
(Fuente: Fred. Olsen Cruise Lines)


El dia 20, el Balmoral puso fin a este viaje conmemorativo atracando en el muelle 88 en la terminal de cruceros de Manhattan del puerto de Nueva York. El buque hizo sonar su bocina tres veces cuando al pasar por delante del muelle donde el Titanic debía haber amarrado hace ahora 100 años completando asi su viaje inaugural.


El Balmoral pasa bajo el puente de Verrazano, la entrada al puerto de Nueva York, 
poniendo punto y final a una emotiva travesía de 12 días de duración.
(Foto: JVierno77)


Aunque sea de forma simbólica, el Titanic por fin ya ha cumplido su misión y sus restos ya pueden reposar en el lugar donde una serie de catastróficas casualidades quisieron que se quedara para siempre junto a gran parte de sus pasajeros y tripulación. Descanse en paz.




1 comentario:

  1. Extraordinario post, tanto en el material gráfico que expones como la narración de los acontecimientos, hasta el más mínimo detalle no se te escapa. Enhorabuena, amigo.

    ResponderEliminar