domingo, 2 de octubre de 2011

La emperatriz española





 El Empress es nuestro protagonista de hoy con la escala realizada el pasado 25 de septiembre, en lo que supone su segunda y última recalada del año en la ciudad. Con la despedida de este buque se pone el colofón a la temporada de cruceros con embarque desde nuestra ciudad, en un 2011 histórico en este apartado que inició esta misma nave allá por el mes de mayo y que continuó durante el verano con las nueve visitas del MSC Opera. La iniciativa llevada a cabo por ambas navieras parece haber resultado bastante existosa y todo indica que en 2012 tendrá continuidad con un calendario bastantes similar al de este año. Desde este modesto blog quisiera dar las gracias a las navieras MSC y Pullmantur por apostar por la ciudad de A Coruña como puerto de embarque.


Dos rasgos característicos del Empress: el rocódromo 
a popa y la bandera maltesa.


El Empress llegó a A Coruña sobre las 10:00 horas procedente del puerto de Santander y permaneció en la ciudad por espacio de unas 9 horas en las que los pasajeros pudieron disfrutar de una soleada jornada de domingo.




Construido en el año 1990 en los astilleros Chantiers de l´Atlantique de la ciudad de St. Nazaire (Francia), en un principio el buque era un encargo para la naviera Admiral Cruise Lines, pero antes de finalizar su construcción la Royal Caribbean Cruise absorbió a la Admiral y el Empress, que en un principio iba a llamarse Future Seas pasó a ser el Nordic Empress y se convirtió con ello en el último componente de la flota Royal Caribbean en no incluir en su nombre la coletilla "of the seas". En 2004 y tras una extensa reforma se aprovechó para adecuar su nombre al del resto de la flota y se rebautizó como Empress of the Seas.


El Empress aún conserva reminiscencias de su pasado como buque de la 
Royal Caribbean y tras la chimenea todavía mantiene el salón con perímetro 
acristalado, principal seña de identidad de la naviera americana.


En marzo de 2008 Royal Caribbean transfirió el Empress of the Seas a su filial española Pullmantur Cruises, cuya flota se compone mayoritariamente de unidades salidas de la compañía matriz. El buque fue puesto en dique seco donde se le sometió a una "españolización" de urgencia adecuando los interiores de la nave a los gustos ibéricos. Durante los trabajos se rebautizó el barco, acortando y dejando su nombre simplemente en Empress,  además de adoptar su nueva imagen corporativa con el color rojo en los rótulos y en la chimenea.




El Empress es un buque de 211 metros de eslora, 30.7 metros de manga y un calado de 7.6 metros. Su registro bruto es de 48.563 toneladas y puede albergar a un máximo de 2.020 pasajeros, con una dotación de 685 tripulantes.




A las 19:00 horas la nave soltó amarras para poner rumbo a Oporto. A la despedida del buque asistieron numerosos familares y amigos de algunos pasajeros recién embarcados y que iniciaron desde la ciudad herculina una maravillosa experiencia de ocho noches que les llevará a visitar ciudades como Lisboa, Casablanca, Gibraltar o Málaga.




Y para terminar os dejo el vídeo de la maniobra de entrada del Empress a la ciudad realizado por mi amigo Jose Montero desde el faro de Mera. Disfrutadlo:




1 comentario: