NOTICIAS DE CRUCEROS

  • 23 ABRIL: El AidaDiva cumple hoy 10 años.
  • 23 ABRIL: El Henna (ex-Carnival Jubilee) será desguazado en Alang.
  • 18 ABRIL: Viking Ocean Cruises construirá dos nuevos buques de cruceros ampliando su flota hasta los 8 navíos en 2022.
  • 18 ABRIL: El MSC Magnifica sufre un incidente sin consecuencias al golpear contra el muelle de Civitavecchia por culpa del fuerte viento.
  • 29 MARZO: El nuevo buque de Saga Cruises se llamará Spirit of Discovery.

lunes, 29 de agosto de 2011

Una de espías





Hoy les voy a contar una de espías soviéticos...

No, no es el argumento manido de una peli de los 80 de la saga James Bond; y aunque no lo parezca sigo hablando de barcos. Concretamente del Minerva, que nos visitó el pasado lunes 22 de agosto en su primera y única escala de 2011. Ahí donde lo ven en la foto tan coqueto él con su pequeño tamaño y su casco pintado en azul marino esconde unos orígenes bastante oscuros.




El Minerva fue botado como tal en 1996, pero el verdadero comienzo de la historia de este buque habría que fijarlo en 1989 y no en ningún astillero italiano ni alemán, si no tras el telón de acero (imbuidos como estamos en el espíritu del euro acuérdense de que por aquel entonces lo de la Europa unida era todavía una utopía). Es por esas fechas, en los últimos estertores de la URSS, cuando la armada soviética planeó construir un buque de "investigación" (investigar a los enemigos, o sea, espiar) con casco reforzado para navegar por el hielo. El Okean, que ahí se iba a llamar el buque, comenzó a construirse en los astilleros de la ciudad ucraniana de Nikolajev pero el futuro buque se quedó en un casco desnudo quizás porque construir barcos por aquellos días en la casi arruinada URSS no parecía la mejor opción. Llegó la Perestroika, el Glásnost, de ahí se pasó a las revueltas y en 1991 muchas repúblicas soviéticas declararon su independencia, Gorbachov dimitió, la URSS se disolvió como un azucarillo en el café, la hoz y el martillo se quedaron para los libros de historia y el casco del Okean se quedó para criar polvo en los astilleros donde estaba siendo construido (asi de manera muy, muy resumida).


El Minerva maniobrando durante el atraque.


Durante años el inacabado Okean permaneció abandonado a su suerte hasta que a mediados de los 90 la empresa V-ships compró aquel casco con el propósito de transformarlo en un buque crucero de expedición. Para ello se remolcó el barco hasta los astilleros italianos Mariotti, que se encargarían de los trabajos de conversión, donde tras varios meses de construcción emergió un pequeño pero robusto crucero al que bautizaron con el nombre de Minerva.


El Minerva durante su primera visita a A Coruña en julio de 1997.


El Minerva tiene una eslora de 133 metros, una manga de 20 metros y un calado de 6 metros. Su registro bruto es de 12.331 toneladas. En este mundo de gigantes que es la industria crucerística moderna las cifras del Minerva quizás pueden parecer muy discretas, pero la necesidad obliga; Los barcos que se dedican al turismo de expedición por zonas de navegación ciertamente complicadas deben contar con estas dimensiones reducidas.




Como buen espía que se precie tras su fallido intento de trabajar para los soviets, el Minerva ha tenido varias "identidades" desde entonces. Si bien hasta 2003 mantuvo su nombre original, ese año pasó a operar a las órdenes de Saga Cruises que lo re-bautizó con el nombre de Saga Pearl y lo utilizó durante 2 años de una manera muy curiosa: el alquiler del buque lo compartieron la Saga Cruises y la Abercrombie & Kent de manera que nuestro protagonista actuaba como Saga Pearl en verano mientras que en invierno lo hacía como Explorer II. ¡menuda crisis de identidad!
Por si el baile de nombres durante esos 2 años no hubiese sido suficiente, en 2005 el buque fue charteado a la naviera germana Phoenix Reisen, que como no podía ser de otra manera le volvió a cambiar el nombre y lo llamó Alexander Von Humboldt en homenaje al famoso marino alemán.




Lo que casi no cambió en todos esos años de devaneos por varias compañías fue el aspecto externo de la nave y es que resulta sorprendente que su  casco azul marino permaneciera inalterable y no fuese repintado para adecuarlo a la imagen coroporativa de las navieras para las que trabajó. Tan sólo la chimenea varió de tonalidades a lo largo de esos años.
Tras pasar tres temporadas en filas alemanas el Minerva recuperó su nombre original y volvió a su primera naviera, la Swan Hellenic que actualmente explota el barco gracias a un acuerdo de charter por un periodo de 6 años.



Cambios de nombre pero no de aspecto. La imagen externa del Minerva 
no ha cambiado mucho a lo largo de los años y tan sólo la chimenea ha mudado 
de color pasando por el amarillo cuando era el Saga Pearl (arriba) al turquesa 
cuando trabajaba como Alexander Von Humboldt (abajo).

(Fuente foto superior: Simplonpc.co.uk)
(Fuente foto inferior: Wikipedia)


El Minerva llegó a la ciudad sobre las 07:00 horas procedente de Burdeos para pasar la mañana en la ciudad herculina. Su estancia en A Coruña fue acompañada del típico día de verano; ¿sol y calor? no: lluvia y viento (por típico me refería a este verano), pero a pesar de las dificultades que acarrean estas condiciones climáticas a la hora de hacer fotos valió la pena el remojón para ver al Minerva cabalgar sobre las olas a su salida de camino de Portugal.


En esta espectacular instantánea, obra de Jose Montero, se puede ver 
al Minerva cabeceando sobre las aguas coruñesas a su salida del puerto.


domingo, 28 de agosto de 2011

Tulipanes en agosto





No se si son propios de esta época del año ya que mis conocimientos en botánica están un poco oxidados, pero lo cierto es que ahí está la prueba: un enorme tulipán "floreció" el pasado sábado 20 de agosto en mitad del puerto. Les hablo del Buque Ryndam de la naviera de origen holandés Holland America Line, que realizó su primera escala en A Coruña.




Muy pronto quiso el Ryndam iniciar su historia en el muelle coruñés. Poco antes de las 06:00 horas la nave maniobraba ya en las instalaciones portuarias procedente de St. Malo para quedar amarrado media hora más tarde. Eso si, de poco le sirvió el madrugón puesto que a pesar de llegar primero fue relegado al muelle de Calvo-Sotelo Sur por compartir fecha de escala con el MSC Opera, que recalaría algo más tarde (digamos que este verano, el MSC Opera es el "enchufado" y le va a tocar siempre el mejor amarre).


Escalas a pares: El MSC Opera (derecha) atracado en el muelle de 
trasatlánticos, mientras que el Ryndam (izquierda) asoma el "hocico" por 
encima del Urania Mella en su amarre de Calvo-Sotelo Sur.


Quizás no nos hallemos ante el buque más espectacular de la naviera Holland America Line (ahí posiblemente le ganen la partida los de la clase Vista como los Noordam u Oosterdam que visitaron nuestra ciudad en alguna ocasión). Donde se pueden plantear más dudas es en si se trata de la nave más lujosa puesto que toda la flota de la compañía americana (holandesa en origen, la Holland America pertenece ahora al gigante estadounidense Carnival Corp.) goza de un estatus de naviera premium ganada a pulso por la calidad y servicio presentes en cada una de sus unidades.




El Ryndam es el tercero de una serie de 4 buques gemelos tras el Statendam, el Maasdam y antes del Veendam (la serie recibe el nombre del primer buque construido, la "Statendam Class" o de forma abreviada "S-Class") y entró en servicio en noviembre de 1994. Por aquel entonces sus números eran más que llamativos, aunque sin marcar récords: 55.451 toneladas de registro bruto, 219 metros de eslora, 30.8 metros de manga y 7,5 metros de calado. Hoy en día estas cifras convierten al Ryndam en un crucero "grandote" dentro de los de tamaño medio.




El nombre de Ryndam ya había sido usado antes por la naviera para bautizar a dos de sus buques y es que Holland America es muy tradicional en esto de los nombres y alguno de ellos cuenta con una historia que se remonta a los inicios de la compañía, allá por el año 1873. El origen de este nombre proviene del río Rin, que en neerlandés se escribe Rijn; De hecho esa era la grafía usada en los buques anteriores, pero como para los nacidos fuera de las fronteras de los Países Bajos lo de la -i la -j y la -n juntas es complicadito de pronunciar, se cambió por Ryn- que resulta más fácil de digerir. El sufijo -dam se aplica a los buques holandeses de pasaje, usando para los de carga el sufijo -dijk (dato que puede ser útil en alguna partida del Trivial).





Una de las particularidades del Ryndam es su bandera, y es que acostumbrados a ver pabellones de Bahamas, Liberia, Malta o Panamá, este buque navega bajo pabellón holandés, al igual que el resto de la flota Holland America Line y en su casco se puede leer el nombre del puerto de Rotterdam. No siempre ha sido así; cuando se botó, el Ryndam, al igual que sus compañeros portaban bandera de Bahamas pero en 1996 todos los barcos de la Holland America cambiaron a pabellón holandés gracias al abratamiento de las tasas de matriculación de buques que tuvo lugar ese año en el país de los tulipanes. Toda la flota sufrió el cambio inmediato excepto el Ryndam que tuvo que hacerlo un año más tarde ante la imposibilidad de encontrar oficiales holandeses para formar su dotación (requisito indispensable para llevar a cabo el cambio de pabellón).


El Ryndam navega bajo bandera... ¡eh!, ¿pero quien se ha llevado la bandera?


Pero como mencioné antes el Ryndam no fue el único protagonista del día en los muelles. Una hora más tarde que el crucero neerlandés hacía su entrada el MSC Opera en la que supone su 6ª llegada en lo que va de año y la 3ª en este mes de agosto.


La Torre de Hércules "saluda" al MSC Opera a su llegada a la ciudad el 
pasado sábado. A esas horas el Ryndam ya se encontraba atracado en el
muelles coruñés.


Tras una soleada jornada los 3.500 cruceristas llegados en ambas naves volvieron a sus hoteles flotantes para reanudar viaje. El primero en hacerlo fue el MSC Opera, que como viene siendo habitual soltó cabos a las 17:00 horas para poner rumbo norte hacia tierras francesas.




El Ryndam por su parte se hizo algo más el remolón y su salida, prevista inicialmente también para las 17:00 horas se demoró un poco y hasta pasadas las 18:00 horas. Durante el tiempo de espera me entretuve observando las evoluciones el mercante Tina C. que saliendo del fondeadero de Ares hacía tiempo realizando maniobras a la espera de que el práctico sacara el crucero holandés.


 ¡Por fin!.  El Ryndam se cruza durante su salida de la ciudad con el 
mercante Tina C. que esperó pacientemente durante más de una hora en la 
entrada del puerto a que el crucero holandés zarpara.



jueves, 25 de agosto de 2011

Esencia Marina





Hoy huele mucho a mar...

La de hoy no es una entrada cualquiera, puesto que su protagonista es toda una novedad en nuestras costas y uno de los barcos más esperados en este 2011. Se trata del Marina de la naviera Oceania Cruises, cuya botadura tuvo lugar a principios de este año y que debutó en nuestra ciudad el pasado jueves 18 de agosto.




El Marina llegó a A Coruña pasadas las 7:00 horas procedente de Bilbao, recorrido que hizo con bastante rapidez destacando que en algunos puntos de la travesía llegó a marcar los 21 nudos y pico. Sería que tenía ganas de ver la ciudad...




He de reconocer que tenía ciertas dudas respecto a este buque. y es que su aspecto en fotos me dejaba bastante indiferente, pero al verlo en directo la cosa cambia. Se trata de un barco realmente bonito se le mire desde cualquier ángulo. Lo que quizás más llame la atención a primera vista son sus cubiertas superiores, las situadas por encima del puente, que están sobredimensionadas respecto a las inferiores creando una especie de "visera" sobre los camarotes exteriores.


El Marina maniobra para atracar en el muelle de trasatlánticos.
Obsérvese las sobredimensionadas cubiertas por encima del puente que crea 
una especie de techo sobre los camarotes exteriores.


Hasta este año su naviera, la lujosa Oceania Cruises, contaba con unidades de unas 30.000 toneladas de registro bruto pero está claro que con el Marina han dado un claro paso adelante (casi sería más exacto decir que se trata de varias zancadas). Y es que sobre la base de sus tres únicos componentes de flota hasta la fecha, los gemelos Regatta, Insignia y Nautica la compañía americana encargó la construcción de un nuevo buque cuyo porte dobla a las tres naves anterioremente citadas. Los trabajos fueron encargados a los astilleros Fincantieri en la sede de Sestri Ponente (Génova) y el resultado fue un buque de 251,5 metros de eslora y 32,2 metros de manga con un registro bruto de 65.000 toneladas. Quizás no entre en el top de naves de crucero más grandes (para eso hay que pasar como mínimo la simbólica barrera de las 100.000 toneladas de registro bruto) pero que una naviera "premium" como Oceania cuente con una unidad de semejante tamaño es digno de mención ya que el aumento de dimensiones no ha supuesto una pérdida de exclusividad y sus pasajeros, cuyo número alcanza los 1.258 en capacidad máxima siguen disfrutando de los niveles de lujo caracterísitcos de esta compañía reflejados en cifras tan espectaculares como el 1.6 de ratio pasajero/tripulante o el 51,6 de ratio espacio/pasajero (por encima de 40 esta cifra es realmente destacable).




 Otra cifra espectacular con la que reflejar lo exclusivo de este buque es su porcentaje de camarotes con balcón privado; El Marina cuenta con un 90% de camarotes con esta característica. Habría que buscar mucho para encontrar una nave de dimensiones similares con semejante porcentaje.


Uno, dos, tres, cuatro... No se molesten en contarlos. El Marina tiene 
exactamente 563 camarotes con balcón privado.


Como es costumbre de esta compañía el Marina está abanderado en las Islas Marshall y a popa de la nave y bajo el nombre de la misma podemos leer "Majuro", la capital de este archipiélago situado en Micronesia.


El logo de Oceania Cruises luce en la chimenea.


 El proyecto Marina (llamémosle así) incluye también la construcción de un buque gemelo a éste, el Riviera, cuyos trabajos se hayan muy avanzados, no obstante su botadura oficial está prevista para abril de 2012. La opción para construir un tercer buque gemelo figuraba originalmente en el proyecto pero finalmente no se va a materializar.




A las 19:00 horas y tras pasar 12 en nuestra ciudad el Marina soltó amarras para poner proa a Leixoes. Ya estamos deseando volver a verlo por nuestra costa pero para eso tendremos que esperar, salvo cambio de fechas hasta el 20 de septiembre del próximo año.


La proa del Marina está coronada con el escudo del barco.


De momento y para que la espera se haga más corta les dejo el vídeo de la maniobra de entrada del Marina en A Coruña obra como no, de mi colega Jose Montero. Se trata de un vídeo muy especial porque en él podemos ver la maniobra desde el punto de vista del práctico con lo que aprovecho para sumarme al agradecimiento que Jose le brinda a todos aquellos que forman parte del servicio de Prácticos del puerto de A Coruña.






También hay vídeo de la maniobra de salida, no menos espectacular. No perdáis la ocasión de verlo en su canal de youtube (se hace llamar jorodmon)...


El autor del vídeo,  Mr. Montero,  pescado "in fraganti".


domingo, 21 de agosto de 2011

Sushi con chucrut





Quizás mi fuerte no sea la alta cocina ni la creación de platos originales, así que no se les ocurra probar la receta del encabezado en casa (puaj, asqueroso!). Dejemos la cocina de autor a Ferrán Adriá y centrémonos en los barcos. Bueno, realmente de eso se trata. Con ese "suculento" titular sólo pretendo destacar las influencias de nuestro protagonista de hoy, y es que en el Amadea confluyen tendencias alemanas con ideas japonesas.




Quizás las primeras no resulten complicadas de ver puesto que el Amadea trabaja ahora para la naviera germana Phoenix Reisen (aunque no es la propietaria real de la nave) y todo en su interior está orientado para satisfacer las demandas del exigente y pujante mercado alemán, así que una mirada rápida a la escala del barco bastará para comprobar que los "visitantes" proceden de este país centroeuropeo. Más dificil resulta distinguir que bajo esa occidentalización resultante de trabajar para el país de la eficiencia por antonomasia se esconde su ascendencia nipona. Quizás hubiese ayudado la presencia de unos ojos algo rasgados pero que quieren, los barcos no gastan de eso, salvo los "ojos de buey" (por supuesto exceptuamos a la flota Aida, que si los tienen y hasta los llevan maquillados).




El Amadea que atracó el pasado domingo 14 de agosto en A Coruña nació hace ahora 20 años en los astilleros Mitsubishi Heavy Industries de Japón bajo el nombre de Asuka, convirtiéndose aquel día en la nave de pasajeros más grande jamás construida en exclusiva para el mercado nipón. Su desplazamiento era de 28.856 toneladas de registro bruto, 192,5 metros de eslora y 24,7 metros de manga, cifras éstas que se mantienen en la actualidad.


Momento en el que el práctico sube a bordo del Amadea para dirigir la
maniobra de atraque.


Su diseño se basó en 2 naves construidas a mediados de los 80: Por un lado el Royal Princess (el actual Artania compañero de naviera actualmente del Amadea) y por otro el Crown Odyssey (el actual Balmoral de Fred. Olsen Cruise Lines). Del primero, por ejemplo, hereda el revolucionario diseño de tener la totalidad de camarotes exteriores, algo insólito hasta la construcción en 1984 del buque de la Princess Cruises.




El Amadea llegó hacia las 13:00 horas procedente del puerto de Lisboa y bajo una cortina de agua que le acompañó durante todo el día, la típica de este atípico verano. Con una capacidad máxima de 604 pasajeros
y una dotación de 244 tripulantes su ratio pasajero/tripulante no es realmente espectacular (2,3) pero sí lo es el ratio de espacio por pasajero. Esta cifra se obtiene de dividir el registro bruto de la nave por el número de pasajeros y expresa en cierto modo "cuanto barco" le "toca" a cada pasajero. Este guarismo es muy variable pero el estandar ronda el 30 llegando en los casos más extremos a 70, aunque por encima de 40 digamos que estamos entrando en un terreno bastante exclusivo. Pues el Amadea consigue en este campo un espectacular 48 lo que le convierte en uno de los buques más lujosos dentro de la categoría de tamaño medio llegando a la altura de unidades tan exclusivas como el Prinsendam de Holland Amerika Line o de los Regatta, Insignia y Nautica de la naviera Oceania Cruises. Es con diferencia el buque con más "pedigree" dentro de la flota Phoenix Reisen.


En la chimenea del Amadea se puede ver la imagen corporativa de la Phoenix Reisen.


A las 20:00 horas el Amadea soltó amarras con rumbo al puerto de Southampton, y lo hizo en mitad de una niebla tan cerrada que me resutó imposible sacar fotos durante la salida. Esperemos que el tiempo sea más benévolo en su próxima escala...


Esta foto de la popa del Amadea sirve para apreciar el 
"espléndido" dia que hizo el pasado domingo (hay que 
fijarse sobre todo en la parte baja del casco).


viernes, 19 de agosto de 2011

Una noche en la Opera





Aquí está otra vez, fiel a su cita de cada 8 días con nuestra ciudad. La de este pasado viernes constituye la quinta visita del año y el ecuador de sus 9 cruceros programados en A Coruña hasta mediados de septiembre. Y al igual que en las otras ocasiones el MSC Opera llegó puntual a su cita procedente de Bilbao y pasadas las 07:30 realizó el atraque tras girar a la altura del Castillo de San Antón incluyendo en esta ya habitual coreografía dos sonoros bocinazos a modo de "buenos días". Normalmente los capitanes prescinden de realizar este saludo al llegar a su destino y no se crean que es por falta de educación si no por todo lo contrario, y es que las siete de la mañana no son horas para armar jaleo.





Tras tantas entradas enseñando fotos de sus maniobras ya es hora de mirar más adentro y echar un vistazo a lo que se esconde dentro de esta gran obra musical así que si asumimos que las naves en inglés tienen género femenino permítanme plagiar a los geniales hermanos Marx y procedamos a ver como pasar "una noche en la Ópera".





Muchas pueden ser las opciones para pasar una buena velada a bordo del barco italiano. Yo les voy a proponer tres: Echar unos bailes en la discoteca, ir a ver un espectáculo al teatro o probar suerte a ver si podemos recuperar parte de lo invertido en el viaje apostando en el casino.


Discoteca Byblos.
(Foto. Grant Thomas)


Empezaremos por la opción más movida. La discoteca Byblos se encuentra a popa en la cubierta La Boheme, practicamente coronando la nave y tiene capacidad para unas 255 personas. Su exquisita decoración basada en colores violetas y plateados junto a su ubicación, que le otorga unas espectaculares vistas durante el día gracias a sus paredes acristaladas, hacen que esta estancia sea la más popular a bordo del MSC Opera.


Las espectaculares vistas hacen de la discoteca Byblos uno de los rincones
más populares a bordo del MSC Opera.
(Foto: autor desconocido)


Si queremos una opción algo más tranquila quizás debamos visitar el Teatro dell´Opera. Se encuentra a proa de la cubierta Aida (aunque realmente ocupa 2 cubiertas) y su ubicación es la habitual para este tipo de estancias en los cruceros, es decir la zona delantera de las cubiertas más bajas (es raro encontrarse un teatro a bordo de uno de estos buques por encima de las cubiertas 3 o 4). El Teatro dell´Opera cuenta con 713 butacas y todas sus plazas gozan de una excelente visión del escenario gracias a la ausencia casi total de columnas.


Teatro dell´Opera.
(Foto: Grant Thomas)


y como tercera y última opción podemos pasarnos por el Casino Montecarlo en el centro de la cubierta Otello con más de 400 metros cuadrados. Quizás su ambientación no es tan ostentosa como el típico casino de Las Vegas pero cuenta con un buen surtido de mesas para jugar al póker o el blackjack así como unas cuantas tragaperras para jugarse algo de dinero, pero ¡cuidado! no te vaya a salir el crucero más caro de la cuenta...


Casino Montecarlo.
(Foto: Kreuzfahrt.reise-cafe.de)


Hay muchas más opciones, por supuesto, pero tampoco es cuestión de verlas todas de una tacada, así que como tendremos oportunidad de ver al MSC Opera en las próximas semanas seguiré hablando de sus magníficas estancias más adelante. De momento marquen en la agenda el 20 de agosto, su próxima llegada a nuestra ciudad.



Las flechas señalan la ubicación de la discoteca Byblos a popa del MSC Opera.



Oceana, para variar





Es de agradecer la visita este verano de un barco cuyo nombre no empiece por MSC. No me interpreten mal; no tengo nada en contra de esta naviera, pero es que el MSC Opera, cuya visita siempre es bien recibida y más este año al elegir nuestra ciudad como puerto de embarque, comienza a resultar demasiado repetitivo por lo numeroso de sus escalas y el breve espacio de tiempo en el que las ha realizado (lleva 4 en menos de un mes), y es que los que nos dedicamos simplemente a ver las maniobras de estos buques y a tirar unas cuantas fotos no le damos tanta importancia al negocio como a la variedad de tales protagonistas.




Y no es que el Oceana sea una gran novedad, de hecho este año está siendo especialmente frecuente por nuestras costas y con la de este 11 de agosto suma ya su tercera recalada en aguas coruñesas, pero es que el que escribe siente una especial predilección por este navío al igual que por sus compañeros de flota; digamos que soy fan de la P&O, o si me permiten el chiste malo se me puede considerar un "supp&orter" de esta naviera (lo siento pero con "hooligan" no quedaba bien). Son barcos que me atraen por su imagen externa pero tambien por sus cuidados interiores, alejados de las coloridas y muy cargantes estancias típicas de otras navieras (casi todas ellas con la firma del controvertido Joe Farcus). En el Oceana sin embargo, al igual que en el resto de la flota P&O se respira un ambiente distinto, más conservador, una atmósfera que podíamos denominar tipicamente "british".


El atrio central del Oceana.
(Foto: David Jewkes)


Y si en una zona se puede apreciar la verdadera esencia de una nave esa es en los atrios. La zona de encuentro y auténtica carta de presentación para los pasajeros que suben por primera vez a bordo suele ser tambien una de las estancias más cuidada por parte de los decoradores conscientes de que es allí donde se resume el verdadero espíritu de la nave.


(Foto: P. Massey)


En el caso del Oceana el atrio central refleja ese ambiente que se respira a lo largo de todo el buque; una elegancia sobría sin excesivos ornamentos y muy perdurable en el tiempo. Desde la base del atrio central del Oceana nacen las escaleras principales que sirven para comunicar entre si las 10 cubiertas del barco (no se preocupen que también hay ascensores)


(Foto: P. Massey)


Tras la parada de este pasado día 11 el Oceana volverá a A Coruña el próximo 11 de noviembre finalizando así su programa de escalas para este 2011. Para 2012 la naviera inglesa tiene previsto volver a repetir con esta nave en nuestra ciudad así que no será un adiós si no un hasta luego. Hoy lo dejamos aquí pero el goteo de barcos sigue en este atípico verano por la abundancia de cruceros. Por cierto, la próxima escala vuelve a ser del MSC Opera....
(Postdata: Lo confieso; como la salida me pilló a contrapie me he visto obligado a usar para esta entrada  fotos del Oceana correspondientes a la escala realizada en abril de 2009).


El Oceana abandonando A Coruña el pasado jueves. Una de las pocas fotos 
que pude sacar tras un espectacular sprint de 200 metros que dejó en 
evidencia mi nula preparación para los próximos mundiales de atletismo.