NOTICIAS DE CRUCEROS

  • 23 ABRIL: El AidaDiva cumple hoy 10 años.
  • 23 ABRIL: El Henna (ex-Carnival Jubilee) será desguazado en Alang.
  • 18 ABRIL: Viking Ocean Cruises construirá dos nuevos buques de cruceros ampliando su flota hasta los 8 navíos en 2022.
  • 18 ABRIL: El MSC Magnifica sufre un incidente sin consecuencias al golpear contra el muelle de Civitavecchia por culpa del fuerte viento.
  • 29 MARZO: El nuevo buque de Saga Cruises se llamará Spirit of Discovery.

viernes, 8 de abril de 2011

Toma 3: En el corazón del Independence of the Seas




El pasado domingo 3 de Abril  el Independence of the Seas escribió el tercer capítulo de la particular novela por entregas que está protagonizando en A Coruña este 2011. Cada vez más madrugador (en esta ocasión adelantó su encuentro con la ciudad en unos minutos) el Independence pasó a la altura de la Torre de Hércules sobre las 10 de la mañana para quedar amarrado media hora más tarde.
Durante su habitual escala de aproximadamente 6 horas, el pasaje tomó la ciudad vieja aprovechando el día primaveral del que disfrutó A Coruña y las calles más céntricas aparecían abarrotadas por hordas de turistas, en su mayoría británicos, procedentes del gigante recién llegado y que se encontraba atracado a escasos metros. Fue sin lugar a dudas un gran día para el comercio de la zona.



Hoy seguiré con el tour virtual por las entrañas del Independence of the Seas que inicié en diciembre del año pasado con motivo de su segunda escala en la ciudad. Desde aquella ocasión hemos visitado las alturas (la capilla del barco), hemos hecho deporte en el simulador de surf y en el rocódromo, nos hemos relajado tomando un baño mirando la inmensidad del mar en los espectaculares jacuzzis colgantes y hemos repuesto fuerzas en el Viking Crown Lounge. Esta vez bajaremos varios pisos, concretamente hasta la cubierta 5 y visitaremos el Royal Promenade.
Si anteriormente comentaba que el Viking Crown Lounge es el símbolo del Independence of the Seas (y de toda su naviera, la Royal Caribbean) podemos afirmar que el Royal Promenade es el verdadero corazón de la nave por su función como lugar de diversión, punto de encuentro, zona de paseo, etc...
¿Como definir el Royal Promenade? Pues muy facil: es una calle con tiendas. Simplemente. Caminar por él es como hacerlo por la céntrica calle comercial de muchas ciudades y tras un rato pierdes completamente la percepción de estar a bordo de un  barco.


Panorámica del Royal Promenade.
(Foto: Don Reep)

Este concepto de calle interior nació en la generación de buques anterior a la del Independence y está inspirada en los ferries de los países escandinavos, que presentan una zona en la que los pasajeros pueden dar rienda suelta a su afán consumista.. La clase Voyager (de la que forman parte el Voyager, el Explorer, el Adventure, el Mariner y el Navigator of the Seas) vio la luz en 1999 y sorprendió al mundo con una gran calle central que recorría el barco de proa a popa provista de tiendas y locales variados. El concepto ha continuado en los buques de la clase Freedom (a la que pertenece el Independence of the Seas) sólo que con el aumento de dimensiones de los barcos esta zona ha ganado en tamaño...

(Foto: Royal Caribbean)


...y espectacularidad. El Royal Promenade del Independence of the Seas recorre la cubierta 5 a lo largo de casi 140 metros con una altura de 4 pisos (de la cubierta 5 a la 8) y sus opciones de entretenimiento son muy variadas. Un rápido recorrido por su interior bastará  para comprobar lo acertado de esta afirmación: Al llegar al inicio del Promenade ya sea en ascensor o por las escaleras desde proa, la espectacularidad del entorno nos obliga a detenernos y sacar la cámara de fotos. Ante nosotros se abre el atrio central, un gran vestíbulo de 7 cubiertas de alto que supone la entrada natural al Promenade así como el nexo de unión entre las distintas cubiertas de la nave. Los increíbles ascensores panorámicos y la luz natural que lo invade todo procedente de las cubiertas superiores harán que nos quedemos un rato allí simplemente maravillados con la vista. Una vez superado el "shock" nos adentramos en el Promenade caminando en dirección a popa.

Ooohhh!. Al inicio del Royal Promenade el Atrio central del barco se abre 
sobre nosotros con 7 pisos de altura y la luz natural entrando por la vidriera 
superior nos obliga a forzar el cuello para mirar hacia arriba (aunque en la 
foto no se aprecie puesto que está sacada de noche).
(Foto: Tyler McCall)

La primera parada la realizamos nada más entrar. A nuestra izquierda aparece Sorrento´s, una clásica pizzería en la que podremos matar el gusanillo y degustar cualquiera de las múltiples variedades de esta típica especialidad culinaria italiana.
Si lo nuestro es más ir de tiendas en el sentido más propio de la expresión, justo enfrente de Sorrento´s encontramos la Fashion Boutique donde poder dar rienda suelta a nuestro afán consumista. Y no es el único lugar; A lo largo del Royal Promenade hay múltiples lugares donde "despilfarrar" o comprar los típicos souvenirs: Una joyería, la tienda oficial de la naviera con todo el merchandising de la compañía, una tienda de ropa deportiva, una perfumería... Las opciones son muy variadas.

Pizzería Sorrento´s para los glotones...
(Foto: Royal Caribbean)


...O la Fashion Boutique para los compradores compulsivos.
(Fotos: Don Reep)

Sigamos caminando. A continuación de la Fashion boutique encontramos el Dog & Badger Pub, un lugar perfecto para tomar una cerveza gracias a su gran ambientación a modo del típico pub inglés. Además en Dog & Badger  por las tardes suele haber actuaciones en directo de algún guitarrista con lo que las cervezas bajarán a más velocidad amenizadas por la música.


The Dog & Badger. "Typical british".
(Foto: John Watson)

Si lo nuestro es el vino tampoco hay problema. Unos pasos y encontramos Vintages, la vinoteca del Independence of the Seas. Su ubicación es fácil de encontrar ya que en la puerta hay aparcado un espectacular coche de época pilotado por dos osos de peluche. El mismo modelo de coche está presente en cada uno de los barcos de Royal Caribbean que tienen este boulevard central y lo único que varía es el color del mismo. En Vintages además de degustar nuestro vino favorito podremos asistir a cursillos sobre cata de vinos para el que quiera iniciarse en este noble arte.


 Vintages. Para los amantes del vino.
(Foto: Don Reep)

Un Morgan con una plaza de aparcamiento envidiable.
(foto: Autor desconocido)


¿Un cafe?. Vale. El Promenade Café es tu lugar. ¿O mejor un helado?. Justo enfrente tienes Ben & Jerry´s, donde podrás tomarte desde un Banana split a un cucurucho de tu sabor preferido. ¿Prefieres algo con más estilo? hacia el final del Promenade se encuentra el Champagne Bar, un lugar tranquilo y reservado donde tomar una copa.


Un capuccino en el Promenade Café (arriba), un heladito en Ben & Jerry´s (medio) y un brindis con espumoso en el Champagne Bar (abajo).



 (Fotos: Don Reep)


Mil y una opciones en una misma calle. Desconectar del barco sin salir de él. Así es el Royal Promenade.
Por último destaco la que a mi modo de ver es la opción más sorprendente dentro de este boulevard flotante. Justo en frente del Promenade Café muchos paseantes se detienen a contemplar lo que en principio podría tratarse de una broma. En ese rincón encontramos A Clean Shave, que como su nombre sugiere es la barbería del Independence of the Seas, y si digo barbería en lugar de peluquería es porque su ambientada estética nos traslada a las típicas barberías de barrio de antaño, hoy ya en peligro de extinción. Allí te harán un corte de pelo o un afeitado a navaja y estarás listo para la cena de gala.


¿Hace un corte de pelo?.
(Foto: Nicolai)


Imposible perderse. Si en algún momento eres incapaz de situarte no te 
preocupes. Paneles informativos como éstos aparecen a lo largo 
del Promenade indicando la dirección a seguir.
(Foto: Karen White)


Pero si a lo largo de todo el día el Royal Promenade es el gran centro neurálgico del Independence of the Seas como lugar de paseo y ocio, de noche se transforma por completo para convertirse en un gran escenario que cobra vida gracias a las cabalgatas o fiestas temáticas organizadas allí después de la cena. Los pasajeros no pierden la oportunidad de acudir allí para ver los espectaculares disfraces de la tripulación y los sorprendentes efectos de luz y sonido que acompañan a estas celebraciones.
En el Royal Promenade también se celebran actos más solemnes. Es aquí donde el capitán, situado en uno de sus puentes da la bienvenida al pasaje con un pequeño discurso el primer día del crucero.


Diversión asegurada: Por las noches el Royal Promenade cambia su aspecto 
para convertirse en una gran fiesta de disfraces (Foto: Karen White)


El próximo día 14 tendrá lugar el "4º acto" de la obra que este espectacular barco está llevando a cabo en  A Coruña. Como siempre colgaré unas cuantas fotos y aprovecharé la ocasión para seguir comentando más cosas sobre sus espectaculares instalaciones a bordo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario