NOTICIAS DE CRUCEROS

  • 23 ABRIL: El AidaDiva cumple hoy 10 años.
  • 23 ABRIL: El Henna (ex-Carnival Jubilee) será desguazado en Alang.
  • 18 ABRIL: Viking Ocean Cruises construirá dos nuevos buques de cruceros ampliando su flota hasta los 8 navíos en 2022.
  • 18 ABRIL: El MSC Magnifica sufre un incidente sin consecuencias al golpear contra el muelle de Civitavecchia por culpa del fuerte viento.
  • 29 MARZO: El nuevo buque de Saga Cruises se llamará Spirit of Discovery.

jueves, 31 de marzo de 2011

Un largo y tortuoso camino (parte I): La historia de Meyer Werft


AidaSol en los astilleros Meyer días antes de iniciar su viaje hacia la costa. 
(foto: Meyer Werft)

Hace unos días publiqué una entrada en la que comentaba la salida del AidaSol de los astilleros Meyer Werft, en su proceso final de construcción, si bien les decía que al buque aún le quedaba recorrer una última etapa antes de pasar a manos de sus verdaderos propietarios. Les comenté que un día hablaría un poco más de estos astilleros. Como me siento en deuda con esa promesa y aprovechando el respiro que me da el Independence of the Seas y sus visitas relataré algunas cosillas de estos astilleros con la excusa del singular viaje que hace unas semanas realizó el último componente de la flota Aida Cruises.
Como en algún punto tengo que empezar esta historia lo haré en la Alemania de finales del siglo XVIII ¿les parece?. Concretamente en un lugar llamado Papenburg.


En los mismísimos "morros" del AidaDiva.
(Foto: Meyer Werft)

Papenburg es una localidad situada en el noroeste de Alemania, muy cerca de la frontera con los Paises Bajos y que, entre muchas otras características destaca por tener un gran motor industrial: La construcción naval.
Esta actividad tiene gran tradición en la zona y desde finales del siglo XVIII surgieron más de 40 astilleros dedicados a la construcción de todo tipo de naves, pero de entre todos ellos los astilleros Meyer, una empresa familiar fundada por Josef Lambert Meyer y que ha conseguido llegar a nuestros días hasta convertirse en uno de los principales puntos de referencia en la ingeniería naval  manteniendo además ese carácter familiar, algo realmente complicado y digno de elogio. Una empresa que da empleo directo a  2300 personas y que es capaz de construir 3 cruceros de gran porte al año.
Pero si hay algo realmente llamativo en estos vanguardistas astilleros es su peculiar ubicación: Meyer Werft se encuentra a ¡36 kilómetros de la costa!.

 Vista panorámica de Meyer Werft con el AidaLuna "recién salido del horno". 
No pierdan el tiempo buscando la costa; No está. (foto: Pressebox)

Su larga historia iniciada en 1795 está jalonada de grandes obras navales y muchos buques famosos aparecen asociados a su nombre. Podría citar decenas de ellos pero por no alargarlo mucho diré dos:
Graf Goetzen: Un vapor mixto de carga y pasaje que fue la inspiración para la novela de C.S. Forester "La Reina de África" y para la posterior película del mismo título protagonizada por Humphrey Bogart y Katherine Hepburn.
Viking Sally: La gran leyenda negra del astillero. Fue botado a finales de 1979 y no debería de haber destacado más allá de ser uno de los ferries más grandes de su época. Todo cambió el 28 de septiembre de 1994 cuando, ya bautizado como Estonia, perdió la visera (la puerta frontal) durante una tormenta en mitad del Báltico y se fue al fondo llevándose consigo las vidas de 852 personas en una de las peores catástrofes marítimas del siglo XX.



Dos naves asociadas (para bien o para mal) con los astilleros 
Meyer Werft: Graf Goetzen (arriba) y Estonia (abajo)

(Fotos: Wikipedia)

En 1985, y con una enorme reputación en la construcción de numerosos tipos de buques, Meyer Werft se adentra en la construcción de cruceros con su primera obra: el Homeric. Quizá el nombre no les suene pero el buque sigue navegando actualmente aunque ahora lo hace bajo la denominación de Thomson Dream y hace unos meses visitó A Coruña. Esta nave supuso además un récord para los astilleros germanos al convertirse en el barco más grande en ser botado de costado.

Momento en que el Homeric es botado de costado en Meyer Werft.
(foto: Meyer Werft)

El Thomson Dream en A Coruña el pasado mes de diciembre.

Poco después comienzan la construcción del primero de los 2  muelles cubiertos que posee en la actualidad el astillero,  que son los más grandes del mundo de estas características. El muelle número 2, construido en 2001 y que va a ser ampliado proximamente para tratar de competir contra los astilleros coreanos alcanzará una longitud de 504 metros.

 En las entrañas del gigante: El Celebrity Eclipse
practicamente finalizado en el interior de uno 
de los enormes hangares de construcción. 
(foto: Meyer Werft)

De esos muelles cubiertos han salido multitud de cruceros; Por citar sólo unos pocos y los que han visitado nuestra ciudad: los Oriana, Aurora, Celebrity Century, Mein Schiff, Norwegian Jewel, AidaBella, Jewel of the Seas, AidaLuna y AidaBlu llevan en su interior el sello inconfundible de Meyer Werft.
La tendencia en la industria crucerística de construir buques cada vez de mayor tamaño ha llevado a los astilleros de todo el mundo a dar lo mejor de sí e intentar adaptarse a la "gigantización" que se está produciendo en el sector. En el caso de Meyer Werft este proceso es más complicado por su peculiar situación geográfica por lo que a la continua mejora tecnológica de sus procesos de construccion debe sumar soluciones logísticas que permitan a buques cada vez más grande alcanzar la costa.
pero, ¿como llevar un objeto de 300 metros de largo y 100.000 toneladas desde tierra adentro hasta el mar salvando una distancia de 36 kilómetros?. La respuesta se encuentra en el río Ems.


Norwegian Gem. Una auténtica joya.
(Foto: Meyer Werft)

El Ems recorre con sus más de 300 kilómetros la parte noroeste de Alemania. Es navegable en gran parte de su longitud y constituye la vía de escape perfecta para los barcos que nacen de las entrañas de este gran complejo naval. Sin embargo mucho han cambiado las cosas en los últimos 200 años. Los barcos de principios del siglo XIX en poco se parecen a los grandes mastodontes que salen actualmente de sus muelles cubiertos y aquel viaje en busca de la costa que antaño suponía una tranquila travesía se ha convertido en un auténtico desafío logístico que a veces parece ir en contra de las propias leyes de la física.
Soltemos amarras, pues y dirijámonos a mar abierto...


Operarios de Meyer Werft sueltan los cabos del Celebrity Solstice para 
iniciar el viaje que le llevará río abajo hasta la costa tras un viaje de 36 kilómetros. 
(Foto: Meyer Werft)


jueves, 24 de marzo de 2011

Independence of the Seas: Por todo lo alto




2ª escala del Independence of the Seas en A Coruña este 2011. Ha sido este miércoles 23 de marzo y con su "modus operandi" habitual, si bien esta vez la entrada la realizó un poco antes y tras la maniobra quedó atracado pasadas las 10 y media de la mañana. A diferencia de la escala que realizó hace casi 2 semanas (o las 2 del año pasado) los más de 3.500 afortunados que viajan a bordo del Independence of the Seas disfrutaron de un agradable día de primavera para pasear y descubrir la ciudad herculina.


Momento en el que el práctico desembarca del Independence of the Seas
(hay que fijarse mucho...)

Su espectacularidad no pasa desapercibida por más escalas que haga a la ciudad. Los paseantes no dejan de maravillarse cada vez que el megacrucero se dirige al muelle de trasatlánticos y los curiosos se acercan a las inmediaciones del Parrote al ver semejante mole flotante aproximarse entre un mar de caras asombradas y los habituales "madre mía" o "vaya bicho". En esta ocasión los comentarios volvieron a repetirse.


10 minutos antes de que el reloj marcara las 6 de la tarde el Independence of the Seas soltó amarras y tras el habitual giro de 180º puso rumbo al puerto de Southampton, su acostumbrado punto y final para ese gran cuento de hadas que durante 2 semanas han tenido la suerte de vivir sus privilegiados huéspedes.


Aprovechando su visita voy a seguir desengranando los misterios que albergan sus 15 cubiertas, que son muchos y sorprendentes, pero antes una advertencia: ¿Tienen vértigo?, porque ésta es una excursión "por todo lo alto".
Hoy vamos a mirar hacia arriba, o mejor dicho un poco más hacia arriba porque hasta ahora les había hablado de los jacuzzis colgantes (situados en la cubierta 11), o del rocódromo y del flowrider (en la cubierta 13). Hoy subiremos un piso más.

 el Viking Crown Lounge visto de frente (foto: Nicolai)

En la cubierta 14 del Independence of the Seas nos encontramos el Viking Crown Lounge, un excelente mirador con vista panorámica de 360 grados (o casi) en el que poder relajarse durante el día tomando una copa  contemplando plácidamente el mar, mientras que por la noche se convierte en un club de baile con música en directo. El Viking Crown Lounge no es una instalación cualquiera a bordo del Independence; Se encuentra en toda la flota de la naviera Royal Caribbean y constituye el símbolo distintivo de la compañía americana desde sus inicios allá por los años 70.

 Viking Crown Lounge por dentro...
(foto: Royal Caribbean)

 ... y por fuera

Tanto se ha convertido en marca de la casa que al principio cuando esta naviera vendía uno de sus barcos, en el contrato figuraba una claúsula que obligaba a la parte compradora a desmantelar ese salón de la nave. Actualmente la idea de un salón panorámico en las cubiertas más altas está muy extendida en todas las compañías y Royal Caribbean ya no obliga a retirarlo, de manera que hay varios barcos con pasado en esta naviera  que siguen luciendo esa peculiar estructura junto a su chimenea, si bien les cambian el nombre puesto que la denominación "Viking Crown Lounge" está registrada por Royal Caribbean International.


El Song of Norway (arriba) fue el primer buque de la Royal caribbean 
y presentaba en la chimenea el Viking Crown Lounge. Cuando el buque fue 
vendido a la naviera Sun Cruises en 1996 fue rebautizado como Sundream (abajo) 
y el salón panorámico de la chimenea tuvo que ser retirado por exigencias 
del contrato de venta.
(Foto Song of Norway: Flattum.net)
(Foto Sundream: Janstem)


La forma de este salón panorámico ha ido variando en los distintos buques que han formado, o forman parte de la flota Royal Caribbean; Si en los primeras naves consistía en una "media luna" situada tras la chimenea, la idea fue evolucionando hasta alcanzar la forma circular que abraza por completo la chimenea  en los buques Monarch, Majesty y Sovereign of the Seas. En diseños posteriores se producen variantes: Así en el Vision of the Seas aparece separado de la chimenea y situado en la parte central del buque, y en unidades posteriores, como el Navigator of the Seas aumenta de tamaño y vuelve a asociarse a la chimenea. Esta disposición se mantuvo en la clase Freedom, a la que pertenece nuestro protagonista, pero en las últimas creaciones de la naviera americana, los gigantescos Oasis y Allure, el Viking Crown Lounge ha vuelto a sufrir una metamorfosis y toma la  forma de delta.


En el Vision of the Seas el Viking Crown Lounge (flecha) aparece separado 
de la chimenea, que ha retrocedido hacia la popa del barco.

Si bien el Viking Crown Lounge se considera el "techo" del Independence of the Seas en la cubierta 14, aún existe una zona pública en un nivel superior, la teórica cubierta 15 (que realmente sólo es una estancia), aunque es en parte desconocida por gran parte del pasaje y poco publicitada en folletos de viajes pese a su espectacular emplazamiento.

Entrada a la Skylight Chapel
(foto: Nicolai)

Se trata de la capilla del barco denominada muy acertadamente Skylight Chapel, puesto que cuenta con unos lucernarios que permiten la entrada de la luz natural dándole a este solemne lugar una ambientación muy lograda para su cometido, que no es otro que celebrar las ceremonias de renovación de los votos nupciales en alta mar. ¿Puede existir una idea más romántica que ésta? Permítanme que lo dude...


Skylight Chapel (foto: Nicolai)


 Próxima cita Independence-A Coruña: domingo 3 de abril. Una buena excusa para volver a disfrutar del espectáculo de sus maniobras y para seguir con el tour (virtual) por las entrañas de este coloso "of the seas".


 Vistos desde esta perspectiva el Independence of the Seas y el Cacharulo 
no parecen muy diferentes de tamaño pero...


lunes, 21 de marzo de 2011

Una visita inesperada




Se contaba con él para este 2011, pero no tan pronto. Cambios en su calendario de cruceros  han provocado que el Boudicca adelantase su debut en A Coruña este 2011 al pasado viernes día 18.
Esta escala tiene tambien otra consecuencia y es que convierte a este mes en el mejor Marzo de toda la historia del puerto herculino en número de escalas de cruceros con 4 atraques (contando con el que realizará el Independence el próximo día 23). No son muchas, pero para unas fechas (el primer trimestre del año) tan inusuales en escalas constituye una cifra muy a tener en cuenta.




El Boudicca llegó a la ciudad hacia las siete de la mañana procedente de Funchal y permaneció en la dársena coruñesa hasta pasadas las 2 de la tarde cuando soltó amarras con rumbo a las islas británicas.
Pronto lo volveremos a ver ya que el buque de la Fred. Olsen Cruise Lines tiene previstas otras 4 escalas en tierras herculinas en 2011, la más cercana en el tiempo será la del próximo 25 de abril, en la que coincidirá con otros 3 cruceros.




lunes, 14 de marzo de 2011

Independence of the Seas por entregas: Fascículo 1


 

Aquí lo tenemos de nuevo, y esta vez viene para quedarse. Este sábado 12 de marzo ha supuesto el inicio de la "tournée" del Independence of the Seas por A Coruña este año. Su año. Porque el gigante de Royal Caribbean tocará el puerto herculino un total de 8 veces durante 2011 convirtiéndose así en el buque de cruceros con más escalas realizadas en un mismo año en nuestra ciudad.
Al igual que hiciera en su escala inaugural hace ya más de 3 meses, el Independence of the Seas llegó hacia las 11 de la mañana procedente del archipiélago portugués de Madeira con casi 3.800 pasajeros a bordo, que no tuvieron un buen día en lo climatológico para callejear y descubrir A Coruña.


Independence of the Seas durante la maniobra de atraque.

Por no resultar repetitivo y para no volver a comentar aspectos como su tamaño ya expuestos en anteriores entradas, al igual que hiciera con motivo de su última escala  voy a aprovechar para seguir explicando algunas de sus impresionantes instalaciones a bordo, y si en aquella ocasión me decanté por una opción de relax (los jacuzzis colgantes) esta vez voy a optar por algo más deportivo.


Detalle del anillo de jogging (foto: reviewcruises.net)

Los amantes del deporte pueden disfrutar a bordo del Independence of the Seas de numerosas opciones: irse al gimnasio para una sesión completa de ejercicios gracias a sus múltiples máquinas, correr en su anillo de jogging de unos 350 metros de longitud, practicar baloncesto, voleibol, golf, etc. Practicamente de todo menos montar a caballo (no, por increible que parezca a bordo no hay un hipódromo).
Si todo esto te parece "aburrido" y lo tuyo son más los deportes de aventura, el Independence of the Seas cuenta con 2 auténticas joyas: el rocódromo y el Flowrider.
El rocódromo está situado detrás de la chimenea. No es una primicia del Independence porque muchos buques lo tienen, pero la pionera en este tipo de instalaciones a bordo de los cruceros fue la Royal Caribbean y a diferencia de los de otros barcos éste está sobredimensionado ya que además de la propia pared cuenta con una columna central.


 Primer plano del Rocódromo en el Independence of the Seas.

Tiene unos 13 metros de alto  (no te olvides que te encuentras ya a 60 metros sobre el nivel del mar) y 11 rutas distintas divididas por colores en función de su grado de dificultad  En esta pared de escalada los pasajeros pueden emular a los alpinistas con la colaboración de varios monitores que te ayudarán a alcanzar la cima y a que te sientas por un instante como Edurne Pasaban coronando un ocho mil (salvando las distancias).

Foto: Heather Dove

El Flowrider sin embargo sí es una exclusiva de los buques de la clase Freedom (el Freedom, el Liberty y el Independence of the Seas). Se trata de un simulador de surf  que consiste en una piscina acolchada y situada en pendiente por la que fluye hacia arriba una fina capa de agua. El flujo del agua por la pendiente crea el efecto de una ola sobre la que se puede surfear, tanto de pie como tumbado.

Foto: Royal Caribbean International

El Flowrider es utilizado tanto por los surfistas más experimentados (de hecho se realizan competiciones a bordo) como por los novatos, aunque si en el último momento te abandonan las fuerzas y te "rajas" podrás disfrutar del espectáculo en las gradas situadas a los lados y relajarte viendo las caidas más aparatosas. Los de Royal Caribean, conscientes de ese gran defecto humano que es reirse de alguien cuando sufre un tropezón, han colocado una cámara en el Flowrider y retransmiten las mejores caídas en directo por las pantallas del Wipe Out! bar, situado muy cerca de allí. Podrás oir aplausos y vítores cuando hayas besado el suelo y lo único que saldrá herido será tu orgullo.


Cabalgando sobre las olas (Foto: Spartan)

A las 6 de la tarde y con una puntualidad británica (como la mayoría de sus pasajeros) el Independence soltó cabos, giró a la altura del castillo de San Antón y puso rumbo a su siguiente destino, el puerto inglés de Southampton donde finalizará un crucero de 14 días por el Atlántico y que le ha llevado a tocar los puertos de Vigo, Lisboa o Las Palmas entre otros.



En 10 días tendrá lugar el segundo acto del Independence of the Seas en tierras herculinas, una buena ocasión para seguir desengranando los increíbles interiores de este gigante.
Proximamente a la venta el fascículo 2...


 Primer plano del puente de mando del Independence of the Seas. 
Los oficiales y el práctico situados en el ala de estribor (a la izda de la foto) 
dan una idea de la enorme distancia que hay que cubrir para ir de un ala 
a otra del puente. ¿usarán patines?.



miércoles, 9 de marzo de 2011

Zarpamos!




Este 7 de marzo quedó inaugurada oficialmente la temporada 2011 de cruceros en la ciudad de A Coruña y el encargado de hacer los honores ha sido el AidaCara, un buque que si bien es muy habitual en nuestro puerto, rara vez "madruga" tanto. (normalmente el año lo suele abrir algún crucero de la Fred. Olsen Cruises)
Procedente de Lisboa, el AidaCara llegó con las primeras luces del día quedando atracado en el muelle de trasatlánticos sobre las ocho y media de la mañana.

AidaCara: El más "madrugador" del 2011.

El benjamín de la naviera Aida Cruises permaneció en el puerto hasta bien entrada la tarde con lo que el pasaje (en su mayoría de origen alemán) pudo disfrutar del estupendo día para descubrir nuestra ciudad o bien acudir a Santiago. Desgraciadamente los casi 1.200 pasajeros no pudieron utilizar la nueva terminal de cruceros situada a pie de muelle ya que su construcción  no estará finalizada hasta el mes de abril. En un principio se esperaba acabar las obras a mediados de este mes, coincidiendo con el inicio de la temporada crucerística por lo que el retraso, aparte de perjudicar la escala del AidaCara ("falta leve") provocará también molestias en las 2 próximas escalas, las que realizará el Independence of the Seas ("falta grave") y sus 3.800 pasajeros tendrán que usar una carpa provisional. Estaría bien que se cuidasen estos detalles en un futuro.

Marcándose un 180...


A eso de las 19:00 el AidaCara "tocó" retirada y puso proa al norte en busca de aguas francesas. Su destino el puerto de Le Havre.
Los "fans" de las caras sonrientes de Aida Cruises tendrán más ocasiones a lo largo de 2011 de disfrutar con nuevas escalas ya que este año también están programadas las visitas del AidaBlu, el AidaLuna y del último integrante de la flota; el AidaSol.


Inconfundible

 De momento sólo hemos levantado el telón; nos queda un largo camino por delante con más de 80 escalas confirmadas. Prepárense. Esto acaba de empezar...

 Como se aprecia en la foto, la expectación por la llegada 
del primer crucero del año era enorme...