jueves, 24 de julio de 2014

Fin de la pesadilla



(Fuente: Efe)


Con su partida poco antes de las diez de la mañana de ayer rumbo a su desguace en Génova se pone fin a la pesadilla del Costa Concordia, un mal sueño que comenzó para los pasajeros de este coloso flotante hace ahora más de dos años y medio aquel fatídico 13 de enero de 2012 cuando una temeridad del capitán de la nave, Francesco Schettino, provocó el naufragio del buque italiano en Isola del Giglio con el resultado de 32 fallecidos, una de ellos, el camarero Rusel Rebello, todavía desaparecido a día de hoy.


El Costa Concordia abandonó Giglio tras 30 meses.
(Fuente: Departamento de Defensa Civil de Italia)


Tras una prodigiosa operación de rescate de los restos, una de las más dificiles a nivel técnico en la historia marítima iniciada en verano de 2012 finalmente se conseguía con éxito dar remolque a la nave siniestrada con la ayuda de 14 embarcaciones. Si todo sale como está previsto el Costa Concordia, o más bien lo que queda de él, llegará a Génova en la noche del próximo sábado donde será desguazado durante los próximos dos años poniendo punto y final a una de las mayores catástrofes marítimas de las últimas décadas.


El remolcador Blizzard al frente de las operaciones de remolque.
(Fuente: Reuters)


Durante los meses que prosiguieron al naufragio y una vez finalizadas las operaciones de búsqueda de supervivientes y cadáveres, los trabajos se volcaron en la elaboración de un plan para retirar el buque de las proximidades de la isla italiana en la que se había quedado semihundido la noche del accidente, un escenario completamente casual ya que como se comprobó tras el accidente tras tragarse una aguja próxima a tierra, el Costa Concordia abatió hacia este lugar de la costa por pura casualidad evitando de esta manera que el buque se hundiera en sondas mayores lo que sin ningún lugar a dudas habría provocado cientos o miles de muertos.


La Isla de Giglio ha sido el involuntario escenario de una de las mayores tragedias marítimas de las últimas décadas.
(Fuente: 20 minutos)


El operativo para retirar el otrora orgullo de la navegación italiana de su tumba marina consistió en la instalación de una serie de 15 cajones estabilizadores o "sponsons" en cada costado del navío y en la colocación de una plataforma submarina bajo la quilla del Concordia. Los cajones una vez instalados fueron rellenados con agua para hacer que el crucero rotase sobre sí mismo en un proceso conocido como parbuckling, para quedar apoyado sobre la cama previamente construída completamente adrizado (devuelto a la vertical), hazaña que se logró el pasado mes de septiembre.


Vistos de frente podemos ver los dos primeros cajones de cada costado que actúan a modo de flotadores sobre el Costa Concordia.
(Fuente: The Guardian)


Tras una operación titánica no exenta de riesgos (un buceador español se convirtió en la víctima número 33 de la tragedia el pasado mes de febrero al morir desangrado tras cortarse una pierna durante los trabajos bajo el agua) quedaba la segunda parte del plan; devolver al Costa Concordia parte de su flotabilidad para poder ser llevado rumbo a su desguace, operación que se inició el pasado 14 de julio. Para ello los cajones anexos a los costados del barco han actuado a modo de flotadores inyectándoles aire a presión que expulsó el agua de su interior. Tras ir recuperando su flotabilidad poco a poco hasta alcanzar un valor óptimo en términos de seguridad para realizar la travesía y una vez asegurados todos los cables de remolque finalmente el Costa Concordia partió en su último viaje rumbo a su funesto destino.


El Costa Concordia camino de su desaparición.
(Fuente: BBC)


Con su marcha se borra la cicatriz física que suponía la presencia de su gran cadáver en esta turística isla italiana que en los últimos meses se había convertido en una macabra atracción turística que atraía a miles de curiosos ávidos de morbo. La otra cicatriz, la psicológica, permanecerá quizás para siempre; en los habitantes de Giglio, en la propietaria de la nave, Costa Cruceros y su maltrecha reputación, en la industria crucerística en general, pero sobre todo en las personas que perdieron en este terrible y absurdo accidente a una madre, a un padre, a un hijo, a un amigo y en definitiva a un ser querido que les fue arrebatado de manera tan repentina aquel desgraciado 13 de enero.


(Fuente: Efe)


La esperanza de todos y cuantos amamos el mar, ya sean los que dedican su vida a él o los simples aficionados como yo es que no tengamos que volver a narrar nunca más terribles acontecimientos como los acaecidos con el crucero Costa Concordia.


(Fuente: Reuters)



sábado, 12 de julio de 2014

Cuando el viento nos lleva






Decía Séneca que para aquel que navega sin rumbo ningún viento es favorable. Quizás para los protagonistas habituales de este blog la cuestión del viento se ve contrarrestada en buena medida por grandes dosis de tecnología que convierten cada singladura en un seguro y tranquilo viaje de placer ajenos a cuestiones atmosféricas. Sin embargo hay excepciones en este mundillo que tratan de eliminar de la ecuación el exceso de tecnología con la intención de recuperar las sensaciones de tiempos pretéritos lo que supone toda una bocanada de aire (en este caso, mejor viento) fresco. Hoy voy a hablar de algo diferente, de un modo de viajar que busca reencontrarse con la más pura tradición de la navegación que parece haber quedado sepultada por la constante e inevitable evolución y es que el protagonista de este post no es unas colosal ciudad flotante con miles de moradores llegada de un lugar remoto en una rápida travesía realizada gracias a sus potentes motores. No. Hoy retrocedemos al pasado y el protagonismo lo cobra un elemento sin el cual el arte de navegar sería inconcebible. Hoy el protagonista es el viento.


Wind Surf. El viento como protagonista.


O mejor dicho un buque para el cual el viento es su razón de ser; les hablo del Wind Surf, un buque de crucero muy especial y que el pasado 7 de julio se convirtió en la estrella de la ría de Ferrol con su primera visita a la ciudad departamental. Esta nave de aspecto tan peculiar propiedad de la naviera Windstar Cruises llegó a la bocana de la ría poco antes de las 08:00 horas procedente de Vigo, una travesía que se tomó con calma a una media de unos 10 nudos y que forma parte de un viaje 9 días de duración con salida en Lisboa y escalas en Leixoes (Portugal), las dos ciudades gallegas, Brest (Francia), Tresco (Isla de Scilly), Waterford (Irlanda) y final en Dublín.


El Wind Surf  a la altura del castillo de San Felipe.
(Foto: Jose R. Montero)


Muchos ferrolanos se quedaron sorprendidos con la estampa que lucía el recién llegado atracado en el muelle Fernández Ladreda ya que su imagen no casa con la del tradicional buque de crucero que en las últimas fechas están tan acostrumbrados a ver por nuestra ciudad vecina. Pero es que el Wind Surf a pesar de ser lo segundo (un buque de crucero) no tienen nada de lo primero (tradicional), tradicional entendiendo el término como que comparte muchas similitudes con los demás especímenes de su género. Ahora bien, si el sentido que le damos a la palabra es algo relativo a la tradición posiblemente no encontremos un navío más tradicional como éste y gran parte de la culpa la tiene su modo de propulsión.




Como bien queda reflejado en su propio nombre ("Wind" es viento en inglés) el Wind Surf es un buque especializado en travesías de placer con la particularidad de que gran parte de su ruta se realiza utilizando como principal medio propulsor el viento, recuperando de este modo la esencia más pura de la navegación, pero con todas las comodidades de los navíos modernos. Este tipo tan particular de cruceros están muy de moda y son varias las compañías que se dedican a explotar este nicho de mercado siendo la propietaria de esta nave, la Windstar Cruises,  uno de los principales nombres del sector contando para ello con otras dos unidades con propulsión a vela.




De ellos su buque insignia es nuestro protagonista de hoy, todo un prodigio de tecnología que sigue sorprendiendo incluso en la actualidad cuando ya han pasado 25 años desde su botadura en los astilleros Société Nouvelle des Ateliers et Chantiers du Havre de Francia. En aquel momento el Wind Surf, que recibía el nombre de Club Med 1, era el buque a vela más grande del mundo con sus 14.745 toneladas de registro bruto, 187´2 metros de eslora, 20 metros de manga y 5 de calado. En sus 8 cubiertas de pasaje este insólito buque puede albergar a 453 pasajeros en capacidad máxima (a Ferrol llegaron 281) atendidos por una tripulación de 196 personas en un ambiente de gran lujo como corresponde a una naviera tipo premium.




Su principal característica, es evidente, son las velas izadas sobre 5 mástiles que alcanzan los 67´5 metros de altura sobre el nivel del mar y que exponen al viento una superficie vélica total de 2.497 metros cuadrados. Semejante área parecería difícil de manejar o de precisar una enorme mano de obra pero nada más lejos de la realidad; para su manejo no es necesario ni tocarlas, basta un ordenador desde el puente de mando para ajustarlas en función de las condiciones del viento en cada momento. Navegar al estilo del siglo XVIII pero con los adelantos del siglo XXI. Eso es el Wind Surf.


Tradición y modernidad van de la mano a bordo del Wind Surf.


Pero como todo no puede fiarse al viento y como plan B cuando Eolo se da un respiro, el Wind Surf está equipado también con cuatro motores Wartsila-Duvant Crepelle que generan una potencia de 4.932 caballos aplicados a dos hélices y que impulsan a este prodigio naval hasta los 12 nudos de velocidad máxima; no es mucho si lo comparamos con los buques de crucero convencionales pero el leitmotiv del Wind Surf no es llegar rápido sino disfrutar del camino.


(Foto: Jose R. Montero)


Tras pasar toda la mañana atracado en el corazón de la urbe ferrolana finalmente a las cinco de la tarde el Wind Surf reemprendió la marcha poniendo proa a la bocana de la ría. Lo hizo izando gran parte de su velamen para darle a la maniobra un punto más de magia por si ver navegar a este bellísimo navío por el angosto canal no era suficientemente mágico. En un año en el que Ferrol batirá récords en cuanto a la presencia de estas ciudades flotantes en su dársena las habrá mucho más grandes pero ninguna será protagonista de una foto tan icónica como la del Wind Surf y sus velas parcialmente izadas navegando a la altura del los castillos de La Palma y San Felipe, puro espectáculo en el que se unen la tradición marinera e historia arquitectónica y que alcanza su cénit cuando en las murallas de la vieja fortaleza de San Felipe se apostan los intrépidos soldados de la Asociación Batalla de Brión para darle una más que merecida despedida al buque con una buena andanada de disparos respondidos esta vez desde el puente de mando del Wind Surf con un prolongado bocinazo de agradecimiento.


Un miembro de la Asociación Batalla de Brión espera a que el Wind Surf se  acerque para darle su particular "saludo".


Volverá. será el próximo 9 de septiembre cuando el viento vuelva a traer a este "rara avis" del mundo crucerístico hasta aguas ferrolanas, entretanto serán muchos los buques de cruceros que se acerquen a este puerto del golfo ártabro, algunos auténticos mastodontes del océano, pero seguro que ninguno igualará en belleza al Wind Surf, la nave que hace del viento una experiencia única.




 Agradecimientos a Jose R. Montero por las fotos prestadas para la elaboración de este post y a los amigos de la Asociación Batalla de Brión que convierten cada maniobra de salida desde el castillo de San Felipe en una experiencia memorable.


Una imagen de otro tiempo.



jueves, 10 de julio de 2014

Adiós, viejo Aurora





No se asusten que nuestro querido Aurora no se va al desguace ni nada parecido pero lo cierto es que la visita que el buque de la P&O realizó el pasado 4 de julio a nuestra ciudad fue posiblemente la última de este navío tal y como lo conocemos y pone fin a un largo periplo iniciado desde el mismo viaje debut del Aurora allá en el año 2000 puesto que nuestra ciudad formó parte de su travesía inaugural. Fue todo un acontecimiento histórico en el puerto herculino y fue un 17 de mayo de hace ahora 14 años, una fecha que a día de hoy se nos antoja muy muy lejana.




Y muchas cosas han cambiado desde entonces, o mejor dicho cambiarán porque el Aurora, ese bellísimo navío que nos visitaba hace unos días seguirá haciéndolo en el futuro pero ya nada volverá a ser lo mismo...


Al Aurora le esperan tiempos de cambio.


Hace unos meses la comunidad crucerística no salía de su asombro ante la noticia de que la naviera británica P&O, desde hace unos años resguardada bajo el paraguas corporativo del gigante crucerístico mundial Carnival PLC., anunciaba que su futuro buque insignia, el Britannia, así como el resto de su flota recibirían una nueva imagen corporativa, un cambio que supondrá la ruptura con unos colores clásicos que se habían respetado durante décadas. La nueva imagen no sólo significará abandonar los  tradicionales colores con los que siempre se habían identificado a los buques de esta ilustre compañía sino que supondrá además un cambio radical de estilo en la "indumentaria" que lucen las unidades de la flota de esta naviera.


Una imagen virtual del futuro buque insignia de P&O, el Britannia, con la nueva imagen de la compañía. ¿se imaginan a nuestro Aurora con estos colores?; no se lo imaginen, lo veremos a final de año.


Y es que a partir del próximo año los navíos de la P&O lucirán en la proa una enorme bandera británica pintada en su casco que romperá el tradicional blanco inmaculado que solían lucir hasta ahora sus naves para subirse al carro de la actual tendencia de la industria de los cruceros de pintar los barcos con vistosos dibujos y serígrafías diversas tal y como lucen los buques de Aida Cruises y sus simpáticos "morritos" o los buques de la Norwegian Cruise Line que llevan impresa una decoración relacionada con el nombre de cada barco.


La inmaculada proa del Aurora lucirá a finales de año una enorme "Union Jack".


Además de esta controvertida idea los P&O´s abandonarán su tradicional color amarillo crema de las chimeneas para pasar a lucir un menos original azul marino con el logo de la compañía en lo alto de las mismas, algo que a partir de ahora se hará necesario para asociar los nuevos colores a la naviera y que antes no hacía falta; la P&O, al igual que la Cunard por citar alguna afamada naviera no necesitaban llevar ni su nombre ni su logo en la chimenea puesto que sus emblemáticos colores ya eran su carta de presentación.


Adiós también al color amarillo de la chimenea.


La iniciativa, que ha sido acogida con bastantes críticas entre la comunidad crucerísitica más conservadora (permítanme aquí que me agregue a ellos), se iniciará en el último trimestre de este año y nuestro protagonista de hoy, el flamente Aurora, será el primero en lucir su nuevo traje cuando el elegante buque inglés haga su varada habitual en unos astilleros alemanes para realizar los protocolarios trabajos de mantenimiento. Algunas fuentes apuntan a que será a finales de septiembre, otras sin embargo prorrogan la fecha hasta finales de noviembre; ya sea una u otra lo cierto es que es muy probable que no lo volvamos a ver en A Coruña con su aspecto actual por lo que cuando el Aurora zarpó el pasado día 4 poco después de las cinco de la tarde poniendo rumbo a Leixoes no pude evitar mirarlo como quien mira algo por última vez en su vida, una extraña sensación que me impidió disfrutar plenamente del espectáculo que siempre es ver partir a uno de estos colosos flotantes.




Quizás te vuelva a ver llegar a puerto con tu aspecto de siempre, quizás no. Sea como sea siempre será un placer recibirte en nuestra ría pero por si acaso nada vuelve a ser como antes me despido de tí. Adiós, viejo Aurora.






domingo, 6 de julio de 2014

Regicida (Parte II)





Desvelados algunos detalles de su génesis en la primera parte de este reportaje especial con motivo de su estreno en aguas coruñesas el pasado día 27 de junio, es hora de conocer con más detalle por qué el Europa 2 es considerado en la actualidad el mejor buque de cruceros del mundo. Para empezar una visión general de este buque con algunos datos generales: Construído en Francia para su actual naviera con un coste aproximado de unos 270 millones de euros el barco entró en servicio en mayo de 2013 con una travesía de 14 días de duración con salida desde el puerto de Hamburgo y escalas en Amsterdam, Amberes, Honfleur, La Rochelle, Burdeos, Bilbao, Leixoes y final en Lisboa. Al igual que el resto de la flota de Hapag-Lloyd el Europa 2 está orientado hacia el mercado alemán aunque está abanderado en Malta y su puerto de registro es Valleta. Sus dimensiones son las propias de un buque de tamaño medio-pequeño con un desplazamiento de 42.830 toneladas, una eslora de 225´4 metros, 26´7 metros de manga y un calado de 6´3 metros. Quizás sus medidas no causan admiración pero posiblemente sean los únicos guarismos referidos a esta nave que no sorprendan porque a partir de aquí las cifras se vuelven desorbitadas.




En sus 8 cubiertas de pasaje el Europa 2 puede albergar a un total de 516 huéspedes atendidos por una tripulación formada por 370 personas, La combinación de estos datos da lugar a dos de las cifras más increíbles que nos podemos encontrar relacionadas con este navío; por un lado su ratio pasajero-tripulante, un valor que resulta de dividir el número de pasajeros por el de la tripulación y que sirve para medir de manera cuantitativa el lujo en un barco de crucero estableciéndose la cifra de 2 hacia abajo como la entrada al segmento del lujo. Teniendo en cuenta todo esto el Europa 2 sitúa este ratio en 1.3, uno de los valores más bajos jamás vistos en un buque de estas características. Por otro lado conviene hablar del ratio espacio-pasajero, o dicho de otra manera "cuanto" barco le toca a cada pasajero. En este apartado el Europa 2 se sale de la escala con un estratosférico 83 (la puerta del lujo se consideran los 45 y es raro ver unidades por encima de los 60). Sobran las palabras.


Lujo en cantidades industriales a bordo del Europa 2.


Y más importante que hablar de "cuantos" pasajeros van a bordo es comentar "donde". El Europa 2 cuenta con un total de 258 alojamientos para sus afortunados huéspedes y ni que decir tiene que en este barco no tiene ningún sentido pronunciar la palabra camarote porque sencillamente no hay; se trata de 258 suites, todas ellas con balcón exterior, algo hasta ahora inédito en la industria del crucero. Los alojamientos se dividen en 13 categorías distintas y van desde los 35 metros cuadrados de la suite más pequeña hasta los 114 metros cuadrados de las dos Owner´s Suites, la opción más lujosa dentro de este palacio flotante. Da cuenta del nivel en el que nos movemos que el precio de estas dos suites no aparece en la página web de la naviera y para conocerlo hay que ponerse en contacto con Hapag-Lloyd Cruises.


El logo de Hapag-Lloyd corona la chimenea del Europa 2.


Evidentemente la opción más "barata" de alojamiento a bordo del Europa 2 sobrepasa con mucho a la mejor suite que nos podemos encontrar en muchos barcos. Como base todas las suites traen un balcón de unos 7 metros cuadrados como mínimo y, salvo los apartamentos familiares todas incorporan bañera jacuzzi, pero como mencioné antes la crème de la crème son las dos Owner´s Suites situadas en la cubierta 10. Se trata de dos auténticas villas que cuentan además de con un inmenso espacio con un balcón de doble tamaño, servicio de mayordomo privado y un completo catálogo de las bebidas favoritas de los huéspedes sin coste adicional. La estancia está dividida en una zona de living-room, una zona de comedor y la zona de dormitorio y cuenta con todos los "gadgets" en cuanto a confort que uno se pueda imaginar: desde un sistema de iluminación ambiental con 4 configuraciones distintas, una cama con un sistema de ajuste de torsión por si queremos una mayor o menor firmeza en el colchón, hasta un sistema informatizado que nos permitirá elegir entre más de 100 películas y 1000 cd´s para ver y escuchar en cualquier momento del día.


Una de las dos Owner´s Suites a bordo del Europa 2.
(Fuente: Hapag-Lloyd Cruises)


Y en el baño ya se les ha ido completamente la mano; una sauna de vapor privada, una ducha tipo lluvia de grandes dimensiones con función de cromoterapia (iluminación que cambia de color para que influya en el estado de las personas), una bañera de hidromasaje circular para dos personas y junto a ésta integrada en el espejo una televisión. El baño se completa con dos grandes lavabos y un cómodo diván situado junto a la gran ventana que va desde el suelo al techo.


El baño de las Owner´s suites deja boquiabierto a cualquiera.
(Fuente: Hapag-Lloyd Cruises)


Evidentemente el lujo y los detalles no se restringen sólo a los alojamientos y a lo largo de todo el barco el nivel de calidad a bordo es increíble lo que nos lleva a la conclusión de que el título de mejor buque de crucero del mundo se lo ha ganado a pulso. Un recorrido por cualquiera de sus cubiertas revestidas con madera de teca y materiales nobles como el mármol convierten la experiencia en lo más parecido a pasearse por un museo; de hecho el Europa 2 esconde en su interior una impresionante colección de 890 piezas de arte contemporáneo de afamados autores como Damien Hirst, David Hockney o Gerhard Richter y que en conjunto está valorada en unos dos millones de euros.


Saliendo del ascensor en la cubierta 3, pero ¿seguimos a bordo de un barco?.
(Fuente: Hapag-Lloyd Cruises)


Pero como un bonito envoltorio sin contenido no tiene razón de ser el buque germano cuenta a los largo de sus cubiertas con multitud de opciones para el entretenimiento de sus afortunados huéspedes. No hay casino porque su clientela, alemanes en su mayoría, no demanda este tipo de ocio lo cual no quiere decir que se vayan a aburrir a bordo de esta magnífica nave porque las posibilidades en ella son muchas y muy variadas. Para empezar el Europa 2 cuenta con un espectacular teatro con una enorme pantalla LED y un vanguardista sistema de iluminación donde un grupo de talentosos artistas representan los más variados shows y que cambian a lo largo del año con un total de 16 espectáculos diferentes. Otra opción es una buena película en su cine 3D de última generación con capacidad para 75 personas. Para los que quieran darse un refrescante chapuzón el buque cuenta en la cubierta 9 con una piscina de agua salada de 15 metros de largo rodeada de una amplia superficie recubierta de madera de teca para tomar el sol en alguna de sus tumbonas y por si el astro rey no nos acompaña la piscina cuenta con un espectacular techo retráctil para seguir disfrutando del baño incluso en el peor de los días. Biblioteca, una zona de spa / gimnasio de más de 1.000 metros cuadrados con los equipamientos más modernos, dos simuladores de golf de los más avanzados del mundo... ningún detalle ha quedado en el olvido y para ser el mejor todo tiene que ser de primer nivel, también el hospital de la nave que está equipado incluso con puestos de diálisis con técnicos especializados al cargo para aquellos pasajeros que tengan que utilizarlos por razones de salud.



Arriba: La piscina cuenta con un techo retráctil o magrodome para poder disfrutar de ella cuando la climatología es desfavorable.
Abajo: Durante su salida de A Coruña pudimos ver el techo de la piscina completamente abierto.

(fuente foto arriba: iglucruises.com)


Pero el espectáculo estrella a bordo del Europa 2 es la cocina, ya sea sentado a la mesa para degustar los deliciosos platos en alguna de sus 7 opciones de restauración o bien detrás de los fogones porque este buque ofrece la oportunidad de participar en su escuela de cocina donde afamados chefs enseñarán sus depuradas técnicas a todos aquellos amantes del arte culinario sea cual sea su nivel. Si lo que preferimos es darle un buen festín a nuestro paladar a lo largo de la travesía podremos probar todas y cada una de las opciones que nos brinda el Europa 2; desde el Weltmeere Restaurant el más grande de la nave, el Sakura, donde degustar un  buen plato de sushi, el Tarragon Restaurant con su decoración en tonos oscuros y verdes y donde la comida francesa es la protagonista, o el Ristorante Serenissima que ofrece lo mejor de la cocina italiana en un local acogedor con impresionantes vistas al mar.



Arriba: El Tarragon Restaurant, especializado en comida francesa.
Abajo: Si lo nuestro son las especialidades italianas, el Serenissima Ristorante es la opción perfecta.

(Fuente: Hapag-Lloyd Cruises)


Además al Europa 2 no le llega con ser considerado el rey de los cruceros por sus fabulosos interiores y su insuperable calidad y servicio a bordo sino que también es el mejor y más sofisticado buque a nivel tecnológico lo que le convierten en uno de los navíos más respetuosos con el medio ambiente. Además de las formas de sus casco estudiadas al milímetro y que le permiten ahorrar un 18% de combustible respecto a otros barcos de igual tamaño, el Europa 2 es la primera nave de cruceros en incorporar un catalizador SCR que reduce las emisiones de óxido de nitógeno en casi un 95% además de emitir un 31% menos de dióxido de carbono, muy por debajo de la media de la flota crucerística mundial. Todos estos datos le han valido para convertirse en el primer buque de crucero en obtener el certificado EEDI (iniciales de Energy Efficiency Design Index).


Europa 2. Blanco por fuera pero muy verde en su interior.


Todo ésto tiene un precio y como se imaginarán no es pequeño: así para una travesía de 7 días por el Mediterráneo con salida desde Barcelona y llegada a Civitavecchia (el puerto de Roma) los precios comienzan en los 4.500 euros de la suite más "sencilla". De ahí hacia arriba el límite es el cielo y es que se mire por donde se mire este barco es insuperable (incluso en el precio), aunque eso también se decía de su predecesor, el Europa, y ya ven. De momento el Europa 2 disfruta de su recién adquirido status de rey de los cruceros mirando de reojillo por si los planes de su naviera incluyen un posible Europa 3. Por ahora puede navegar tranquilo...




Volviendo al pasado viernes y tras una escala que se prolongó hasta las seis de la tarde finalmente el Europa 2 soltó amarras y tras la despedida de rigor en forma de tres graves bocinazos reanudó su viaje poniendo proa al sur rumbo a su siguiente destino, el puerto de Lisboa. Sin más escalas previstas este año tendremos que esperar hasta 2015 para volver a ver atracado en nuestros muelles al Europa 2, el barco con el que se agotan todos los calificativos.


El Europa 2 durante su salida el pasado día 27.


jueves, 3 de julio de 2014

Regicida (Parte I)





El rey ha muerto, viva el rey. Quizás no entiendan la conexión entre esta expresión y la temática del blog en general y de esta entrada en particular pero les aseguro que la tiene, aunque antes de adelantar acontecimientos empezaremos presentando a nuestro protagonista de hoy que no es otro que el buque Europa 2 que hace unos días, concretamente el pasado 27 de junio, visitó A Coruña en el que supuso su estreno por aguas herculinas.




El buque de la naviera alemana Hapag-Lloyd Cruises llegó a la ciudad muy temprano y poco antes de las 07:00 horas dejaba ver su esbelta silueta a la altura del dique de abrigo para quedar minutos más tarde amarrado a los norays del muelle de transatlánticos permitiendo el desembarco de sus afortunados huéspedes hacia los autobuses que los llevarían a realizar las excursiones previamente contratadas. El navío procedía del puerto de Southampton.




Su debut por aguas de nuestra ría sería el más destacado del año si no fuera porque hace unos días en la ciudad de A Coruña se estrenaba el novísimo Mein Schiff 3, tan nuevo que su escala en tierras gallegas se produjo apenas cinco días después del inicio de su andadura comercial. Aún así la presencia de este buque no debe restarle importancia a la recalada que el pasado martes realizó el Europa 2 ya que pese a no ser tan nuevo como el mencionado Mein Schiff 3 y en contra de lo que pudiera dictar su discreto tamaño o su poco llamativa apariencia general estamos ante la pieza maestra de cuantas se dedican al negocio de los cruceros a nivel mundial, que no son pocas. Un breve contexto histórico nos servirá para entender cómo de grande es la importancia de este barco en la industria crucerística actual.


La proa del Europa 2 con el faro de Mera al fondo.


Hapag Lloyd, la propietaria del Europa 2 no es una naviera más dentro del mundillo de los cruceros; su nombre es uno de los pesos pesados de la industria desde su fundación en el año 1970 a raíz de la fusión de dos marcas míticas nacidas allá en el siglo XIX, la Hamburg America Line y la Norddeutscher Lloyd, dos compañías sin las que resultaría imposible comprender la historia de la navegación trasatlántica. Además de por su prestigioso legado Hapag-Lloyd destaca de entre el resto de compañías porque a diferencia de lo que suele ser moneda común en las demás navieras ésta no se centra en un sólo nicho de mercado sino que sus productos se diversifican tratando de albergar a distintos clientes-tipo; así su oferta va desde los cruceros de tipo generalista hasta los del segmento de gran lujo pasando por los cruceros de expedición. Para abarcar tan variada oferta Hapag- Lloyd opera con una pequeña flota que en los últimos años ha variado en número moviéndose entre las 4 ó 5 unidades (algunas unidades han abandonado la flota y otras han ocupado su lugar) pero que ha mantenido como buque insignia a un navío incomparable con un nombre que es toda una leyenda de los mares: Europa.


El principio de los años 30 en plena época dorada de la navegación transatlántica, el "cotarro" lo dominaba la naviera  Norddeutscher Lloyd gracias a dos auténticos buques de leyenda, los gemelos Europa (en primer plano) y Bremen (detrás). La Hapag-Lloyd nació de la fusión de esta naviera con su gran rival, la Hamburg America Line.
(Fuente: wikipedia)


No hablamos de un navío simplemente brillante, hablamos de un buque insólito totalmente adelantado a su tiempo que desde el año de su debut, allá por 1999, redefinió el concepto del lujo presentando unos estándares de calidad y servicio nunca antes vistos en alta mar con unos ratios de espacio y de atención al pasajero ante los que nadie podía competir. El Europa era en el momento de su botadura un buque revolucionario en su diseño: entre otras novedades fue de los primeros barcos de crucero en incorporar pods en lugar de hélices convencionales como sistema de propulsión, lo que reducía notablemente el ruído y la vibración a bordo. Todas estas características le valieron al Europa para ser proclamado desde el año de su debut y hasta 2012 como el mejor barco de cruceros del mundo por la prestigiosa guía Berlitz (algo así como la biblia en materia de cruceros) durante 13 años consecutivos y tal era su ventaja en puntuación sobre sus rivales que hubo que inventarse una calificación especial para él: cinco estrellas plus. Imbatible para los demás navíos, sólo una cosa podía destronar al rey de los cruceros: el tiempo. Y es que el inevitable paso del tiempo amenazaba con quitarle la corona al Europa que veía como la competencia en forma de buques recién salidos de los astilleros con innumerables novedades comenzaba a acortarle distancia.


El Europa atracado en plena noche durante una de sus últimas escalas en A Coruña.


Viendo la posibilidad de perder la corona Hapag-Lloyd tomó cartas en el asunto. Renovarse o morir. Claro que en una industria tan competitiva como ésta a veces una simple renovación no es suficiente y hay que tomar medidas más radicales; así lo hizo la naviera germana ordenando construír un nuevo rey de los mares. Para su construcción la idea estaba clara y es que teniendo la fórmula del éxito en tus manos sólo es cuestión de mejorar el producto en cuestión pero... ¿se puede mejorar lo inmejorable?


El nuevo rey de los cruceros tomando forma en los astilleros STX France.
(Fuente: Hapag- Lloyd)


Sí. Pero sólo si del trabajo se encargan los mejores. Los elegidos para llevar a cabo tal hazaña fueron los astilleros STX France, los alquimistas del estuario del Loira, en la ciudad de Saint Nazaire y de donde han salido icónicos prodigios flotantes tales como el Normandie, el France o el Queen Mary 2 por citar sólo algunos. Los ingenieros basaron el diseño de la nueva nave en el exitoso Europa haciéndolo crecer en tamaño pero sin salirse de los cánones de un buque de tamaño medio. El resultado vio la luz a mediados del 2013: un navío de silueta muy similar al Europa pero con un 40% más de espacio respecto a éste, más respetuoso con el medioambiente y todavía más tecnológico si cabe; una especie de Europa 2.0 al que muy apropiadamente bautizaron como Europa 2 en homenaje a su ilustre modelo y predecesor. El barco superlativo. Tenemos nuevo monarca.



Viendo ambas naves de perfil resulta evidente que el diseño del Europa 2 (abajo) calca las líneas maestras de su predecesor Europa (arriba).



Con todo ser destronado no fue lo peor que le pudo pasar al Europa; en la semanas posteriores a la puesta en servicio del nuevo Europa 2, comenzaron a circular rumores de que la naviera alemana tenía en mente poner a la venta el buque que durante más de una década había encabezado las listas de los mejores barcos de pasaje; incluso en una página web especializada en venta de buques llegó a aparecer un anuncio referente al Europa en la que se ofrecía la nave por un montante de 185 millones de euros figurando como vendedor una empresa chatarrera siria. Hapag-Lloyd salió enseguida al paso de esta increíble noticia desmintiéndola por completo pero desde entonces en muchos ámbitos del sector miran con recelo hacia la compañía germana a la espera de que surga alguna noticia relativa al que fuera mejor navío del mundo durante más de una década. Ya saben lo que se suele decir: cuando el río suena...


Durante varias semanas fueron muy insistentes los rumores que hablaban 
de una posible venta del buque Europa.


Lo que es seguro es que haya venta o no Hapag-Lloyd seguirá contando con el rey de los cruceros gracias a su nuevo y espectacular navío ¿Pero que tiene este barco para que ningún otro pueda hacerle sombra? Para verlo tendrán que esperar a la siguiente entrada del blog.