NOTICIAS DE CRUCEROS

  • 28 MAYO: Holland America Line revela el nombre de su futuro navío y gemelo del Koningsdam: Se llamará Nieuw Statendam
  • 13 MAYO: Royal Caribbean toma posesión de su nuevo navío, el Harmony of the Seas.
  • 10 MAYO: Genting ordena la construcción de dos navíos de 201.000 toneladas para Star Cruises y que entrarán en servicio en 2019 y 2020 respectivamente.
  • 02 MAYO: El Adonia hace historia al unir por primera vez E.E.U.U. y Cuba por vía marítima por primera vez tras 50 años.
  • 01 MAYO: Concluyen los trabajos de reforma del buque Mein Schiff 3 en los astilleros Navantia Cádiz.

lunes, 30 de mayo de 2016

Sin tiempo...


(Foto: Manuel Candal)


...para resumir en el blog el ingente tráfico de cruceros que se produjo la semana pasada en el puerto herculino. El aluvión de escalas  producido en tan corto lapso de tiempo (7 en 72 horas) me deja siempre un sabor agridulce; por un lado a más barcos más posibilidades de disfrutar de las maniobras de estos portentosos navíos surcando las aguas de la ría, y por otro la imposibilidad de dedicarle en el blog el espacio  que sin duda merecen todos ellos. Por este motivo me veo obligado a mencionar casi de pasada a los dos protagonistas del pasado jueves, los buques Nautica y Sea Cloud II. Por suerte el hecho de ser dos habituales de las aguas coruñesas me dará la oportunidad de resarcirme en un futuro no muy lejano.


Sea Cloud II y Nautica, protagonistas de la jornada del pasado jueves.
(Foto: Manuel Candal)


Procedente de las Islas Cíes el bellísimo velero alemán Sea Cloud II maniobraba a las 07:00 horas en aguas interiores portuarias para quedar amarrado a los norays iniciales del muelle de trasatlánticos minutos más tarde. A bordo del elegante buque de bandera maltesa llegaron apenas 60 pasajeros, un limitadísimo aforo que otorga a la travesía una gran exclusividad a lo que hay que sumarle el placer de realizar una travesía de este tipo utilizando como principal propulsión la fuerza del viento. Toda una experiencia digna de ser vivida.


El Sea Cloud II fue el primer componente del dúo en llegar a la rada herculina.
(Foto: Manuel Candal)


Una hora más tarde hacía lo propio el Nautica, de la naviera Oceania Cruises que atracó por delante del velero-crucero. El Nautica procedía de Leixoes y su escala en A Coruña forma parte de una ruta de 12 días de duración con salida en Barcelona y llegada a Southampton adonde arribará este miércoles. Entre medias sus algo más de 650 pasajeros habrán hecho escalas en puertos tan interesantes como Málaga, Lisboa o Burdeos.


El Nautica es todo un habitual de las aguas coruñesas.
(Foto: José Luís Porta)


Si las maniobras de salida de estos barcos siempre resultan vistosas, la del pasado jueves tuvo una mayor espectacularidad al zarpar ambas naves a la misma hora, las cinco de la tarde y en dirección al mismo puerto, el de Bilbao, lo que provocó que Nautica y Sea Cloud II navegaran por la ría coruñesa practicamente en convoy, como si de una parada naval se tratase para deleite de los shipspotters habituales y demás curiosos que inmortalizaron la estampa desde todos los ángulos posibles.


La salida de los dos navíos casi al unísono provocó que navegaran practicamente en convoy a su salida de la ría herculina.
(Foto: José Luís Porta)


Ambos buques volverán a la ciudad en breve; si se cumplen las previsiones el Sea Cloud II regresará el próximo 1 de septiembre y el Nautica lo hará el día 28 de ese mismo mes.


El Sea Cloud II a la altura de Cabo Prioriño con el helicóptero Pesca 1 por su popa
(Foto: José R. Montero)


Agradecimientos a Manuel Candal, José R. Montero y José Luís Porta, autores de las fotos que ilustran el post de hoy, y que practicamente cubrieron todos los ángulos durante la salida del Nautica y del Sea Cloud II en la tarde del jueves.


(Foto: José R. Montero)




domingo, 29 de mayo de 2016

Triplete atípico





Este miércoles tuvo lugar en el puerto coruñés una destacada jornada crucerística con la presencia de tres naves de crucero, National Geographic Orion, Ocean Majesty y Voyager, en el que se puede considerar el día grande de una de las semanas más prolíficas del año en lo referente a este tipo de tráficos con 8 recaladas hasta este domingo. Pese a que un triplete de cruceros siempre supone todo un acontecimiento en la ciudad, el protagonizado por los buques anteriormente mencionados ha sido bastante atípico por más de un motivo como veremos a continuación.


El National Geographic Orion fue uno de los protagonistas de la ajetreada jornada crucerística vivida el pasado miércoles en el puerto de A Coruña.
(Foto: José R. Montero)


Para empezar la efeméride pierde brillo si los tres barcos en cuestión no llegan a coincidir atracados a la vez. Es lo que ocurrió el miércoles donde tan sólo dos de los buques llegaron a verse las proas. El primero de los protagonistas que llegó a la ciudad fue el Voyager, que poco después de las 06:00 horas tomaba práctico para quedar atracado en el muelle de trasatlánticos minutos más tarde. Procedente de Guernsey, en las británicas Islas del Canal, el buque de la naviera Voyages of Discovery trajo a la ciudad a unos 500 pasajeros que se encuentran realizando estos días una travesía de 15 jornadas de duración con inicio en el puerto inglés de Portsmouth y que tras llegar a aguas herculinas iniciará un periplo por Portugal, con paradas en Horta y Ponta Delgada (Azores), Funchal (Madeira), Porto Santo y Lisboa antes de regresar al punto de partida en tierras británicas el próximo 6 de junio. Tras pasar buena parte del día en la ciudad finalmente el Voyager puso fin a su estancia  en la ría coruñesa a las seis de la tarde para continuar viaje rumbo sur. Con esta escala la nave británica cerró su agenda de visitas a A Coruña por este año, quedando su próxima recalada a la ciudad para el 2017.


Vista de popa del Voyager atracado al muelle de trasatlánticos.


El segundo protagonista de la concurrida jornada crucerística del pasado miércoles fue el pequeño National Geographic Orion que poco antes de las siete y media de la mañana maniobraba  en aguas interiores de las instalaciones portuarias para atracar proa con proa con el Voyager en el muelle de trasatlánticos. Procedente de Vilagarcía de Arousa, donde había hecho escala el día anterior el buque de  bandera bahameña llegó a aguas de Marineda con 100 pasajeros a bordo que estos días se encuentran realizando una singladura de 8 jornadas de duración con inicio en Lisboa, y escalas en Leixoes, la doble parada en tierras gallegas, Bilbao, San Juan de Luz, Bayonne y Burdeos, que será el punto de desembarco de la ruta. La estancia del National Geographic Orion fue bastante breve y cuando el reloj marcaba la una de la tarde el pequeño buque de expedición se puso de nuevo en movimiento rumbo al País Vasco. De momento no hay más visitas programadas en la ciudad herculina por parte de este vistoso barco de pasaje.


El National Geographic Orion llegó a la ciudad pasadas las siete de la mañana.


Con el grueso de la jornada ya finiquitada fue el turno del último de los protagonistas del trío, el Ocean Majesty, que llegó a la urbe herculina cuando sus dos compañeros de profesión ya habían dejado la ciudad. Procedente de Vigo el veterano buque de bandera portuguesa atracó a las 7 de la tarde para recoger a gran parte de su pasaje (poco más de 500 llevaba en esta ocasión) que habían desembarcado en la ciudad olívica a primera hora de la mañana para realizar las habituales excursiones. Si corta fue la experiencia del National Geographic Orion en la ciudad no le fue a la zaga el Ocean Majesty, que minutos antes de la medianoche y protegido por el anonimato de la oscuridad completa abandonaba las instalaciones portuarias rumbo al puerto de Belle Ille (Francia). Tampoco hay más visitas en el horizonte para este buque.


El Ocean Majesty llegó a última hora del día para recoger a parte de su pasaje.
(Foto: José Luís Porta)


Como reza el encabezado de la entrada el del pasado día 25 es uno de los tripletes crucerísticos más atípicos que se ha producido en la ciudad; al hecho de no coincidir los tres amarrados al mismo tiempo hay que sumarle el pequeño tamaño de los mismos, lo que redunda en el número de pasajeros. En total algo menos de 1.200 pasajeros en una jornada con tres atraques cuando en ocasiones la llegada de un único buque de grandes dimensiones supone el desembarco de 3.500-4.000 personas de una sola tacada. Aún así los shipspotters locales y aficionados a estos buques en general disfrutamos de lo lindo con el ir y venir de barcos durante todo el día.


Pese a la concentración de barcos, las cifras de pasaje fueron bajas debido al pequeño tamaño de los protagonistas.


Unas breves pinceladas ahora sobre las principales características de cada uno de los componenetes de este triplete atípico empezando por el que es sin lugar a dudas el más conocido del trío, al menos por estas aguas.


Empezamos el repaso por el Voyager.
(Foto: José R. Montero)


Y ese no es otro que el Voyager que desde su debut con su actual naviera, la británica Voyages of Discovery allá por el año 2012 es un asiduo visitante a nuestra dársena; de hecho su anterior visita fue hace tan sólo unos días, el pasado 19 de mayo. Evidentemente y tal como indican sus formas el Voyager no es un buque reciente y antes de su actual etapa comercial ya vivió mil y una aventuras (no todas ellas positivas) con distintos nombre y dueños. Construído en los astilleros españoles Unión Naval de Levante y puesto en servicio a finales de 1990 con el nombre de Crown Monarch, el actual Voyager es un buque de pequeño tamaño de 15.271 toneladas de registro bruto, y unas dimensiones principales de 150´7 metros, 20´6 metros de manga y un calado de 5´7 metros. En sus 7 cubiertas de pasaje el buque de bandera de Bahamas puede albergar a 556 pasajeros en capacidad máxima además de a sus 215 tripulantes.


El Voyager fue el más grande del trío.
(Foto: José R. Montero)


El Ocean Majesty por su parte comparte con el mencionado Voyager varias características comunes. Una, su veteranía, si bien en este navío de bandera lusa esta peculiaridad es mucho más acusada (fue construído en 1965) y la otra, una coincidencia mucho más llamativa: su común lugar de nacimiento en los valencianos astilleros Unión Naval de Levante. Teniendo en cuenta los pocos buques de pasaje de fabricación nacional que a día de hoy sobreviven, que dos de ellos atraquen el mismo día en A Coruña es como una rara conjunción planetaria. Como digo el Ocean Majesty vio la luz a mediados de la década de los 60 del pasado siglo con el nombre de Juan March para la Compañía Transmediterránea y no nació como buque de cruceros sino como ferry. Tras varios años trabajando para diversos intereses, en 1989 el otrora navío español fue comprado por la armadora griega Shipping & Commercial Corp. con el propósito de reconvertirlo en buque de cruceros y tras cinco años de trabajos surgió el actual Ocean Majesty, cuya peculiar imagen practicamente no recuerda en nada a la que presentaba con su aspecto original (quizás la proa). Tal y como conocemos hoy en día a este buque, propiedad de Majestic International Cruises pero fletado a diversos touroperadores mayoritariamente alemanes es un navío de discretas dimensiones con 10.417 toneladas de registro bruto, 135 metros de eslora, 15´8 metros de manga y un calado de 5´9 metros. El Ocean Majesty es capaz de transportar a 621 pasajeros en capacidad máxima con una dotación de 257 personas.


Apenas queda nada del que fuera ferry Juan March de la Compañía Transmediterránea.
(Foto: José Luís Porta)


Pese a que en principio el Ocean Majesty no tiene previstas nuevas visitas a nuestra ciudad en lo que resta de año, este veteranísimo navío volverá a ser protagonista en el blog en unas semanas. El motivo será celebrar su reciente 50 aniversario desde su botadura, un hecho que pocos navíos de cualquier clase alcanzan y que bien se merece un pequeño homenaje por mi parte en forma de post especial.


El Ocean Majesty se encuentra en la actualidad celebrando sus bodas de oro.
(Foto: José R. Montero)


Y vamos por último con el que es quizás el buque más desconocido de entre los tres que visitaron aguas coruñesas el pasado miércoles, el National Geographic Orion, el pequeño buque de expedición perteneciente a la división de cruceros de la famosa marca de divulgación científica que desde hace varios años se asoció con la naviera Linblad Expeditions. Construído en el año 2003 en los astilleros Cassens de Emden (Alemania) con el nombre de Orion para la naviera Explorer Maritime en 2014 la compañía donde operaba fue adquirida por Linblad incorporándose desde ese momento a su flota de pequeños navíos aventureros. El National Geographic Orion es una nave de 4.100 toneladas con unas dimensiones de 102´7 metros de eslora, 14´2 metros de manga y un calado de 3´8 metros que puede dar cabida a 106 pasajeros en máxima ocupación y a una tripulación formada por 75 personas. Aunque único en su especie, el National Geographic Orion es una versión mejorada y ampliada de los actuales Celebrity Expedition y Corinthian; este último presente hace unos días en la ciudad.


El National Geographic Orion despidiéndose de la ciudad.
(Foto: José R. Montero)


Ya ven que la jornada del 25 de mayo fue de lo más movidita. Para terminar quisiera agradecer a mis amigos y habituales colaboradores del blog José R. Montero y José Luís Porta su inestimable apostación en forma de fotos para elaborar esta entrada.



    viernes, 27 de mayo de 2016

    Sinfonía berlinesa





    Puede que suene a una obra de Beethoven o Schumann pero lo cierto es que el título del post hace alusión a los dos protagonistas de este pasado martes en el puerto de A Coruña, que no son otros que los buques  Berlín y Crystal Symphony. Los dos navíos fueron los encargados de abrir la presente semana crucerística, 7 días que estarán repletos de barcos de pasaje en nuestra ría con una previsión que augura hasta 8 atraques. Casi nada.


    El Crystal Symphony y el Berlín (en la foto) fueron los dos primeros cruceros de una semana muy prolífica en este tipo de tráficos.


    Pero no adelantemos acontecimientos y centrémonos en los dos citados navíos. El primero en asomar el hocico por la rada herculina fue el lujoso Crystal Symphony que a eso de las 06:30 horas ya se encontraba confortablemente instalado en el muelle de trasatlánticos. Procedente de Lisboa el barco de la naviera anglonipona Crystal Cruises trajo a la ciudad a 760 pasajeros que se encuentran realizando una travesía de 15 días de duración  con salida desde la capital portuguesa y escalas en nuestra ciudad, Bilbao, San Juan de Luz, Le Verdon, La Rochelle, Guernsey (Islas del Canal), St. Malo y Honfleur antes de desembarcar en Londres el próximo 5 de junio. El viaje, dotado de un gran atractivo por su enorme riqueza cultural, no sale barato: el alojamiento más "modesto" a bordo del Crystal Symphony para esta singladura cuesta unos 5.000 euros.(¡la leche!)


    El Crystal Symphony es uno de los buques de cruceros más exclusivos del mundo.


    El Berlín por su parte se hizo de rogar un poco más y hasta las 07:00 horas no apareció por las inmediaciones del dique de abrigo para atracar minutos después proa con proa con el Crystal Symphony sin ningún tipo de complejo de inferioridad a pesar de la contundente diferencia de tamaño (cinco veces en volumen) entre ambas naves. El Berlín, operado por la naviera germana FTI Cruises, trajo a A Coruña a unos 400 pasajeros que disfrutan estos días de un crucero de 10 jornadas de duración con salida en Lisboa y final en Zeebrugge, el que se considera puerto de la bellísima ciudad belga de Brujas. Tras este repaso del momento de la llegada es hora de comentar algunos aspectos de cada uno de los dos protagonistas del día empezando por el más grande del dúo...




    .. que lo es sin lugar a dudas pero está claro que catalogar al Crystal Symphony como "grande" es pasarse un poco y más viendo la tendencia que en los últimos años ha tomado el sector crucerístico con la construcción de mastodóticos barcos que cada vez se parecen menos a eso, a barcos, y más a enormes bloques de apartamentos dotados de propulsión propia. En el caso que nos ocupa y pese a tratarse de un objeto de un porte más que respetable se consigue mantener unas más que adecuadas proporciones sin comprometer el apartado estético. Construído en los astilleros finlandeses Masa Yards y puesto en servicio en marzo de 1995 el Crystal Symphony  es un buque de 51.044 toneladas de registro bruto con unas dimensiones de 237´1 metros de eslora, 30´2 metros de manga y un calado de 7´6 metros de calado que en sus ocho cubiertas de pasaje puede albergar a 1.010 pasajeros en capacidad máxima  a los que hay que sumar las 568 personas que componen su tripulación. El Crystal Symphony es uno de los navíos más lujosos de su tamaño con un ratio espacio-pasajero exorbitante que alcanza el 53´1 y un ratio pasajero-tripulante no menos espectacular de 1´7.


    El Crystal Symphony es grande... dependiendo de con qué lo compares.


    Por sus frecuentes visitas desde hace ya varios años el Crystal Symphony es un buque bastante conocido por la rada coruñesa. Más desconocido es su compañero de amarre del martes, el Berlín, a pesar de que ha estado por aquí alguna que otra vez. Sus líneas delatan que estamos ante un barco ya entrado en años; concretamente el buque germano (aunque luce una "conveniente" bandera maltesa) inició su andadura comercial a mediados de 1980 cuando fue entregado por los astilleros Howaldtswerke Deutsche Werft de la ciudad germana de Kiel a sus primeros propietarios, la también alemana Peter Deilmann, para la cual operó durante casi un cuarto de siglo (hasta 2004) con un paréntesis de 3 años, entre 1982 y 1985, donde estuvo al servicio de la Blue Funnel Cruises con el nombre de Princess Mahsuri. Tras concluír su etapa con Peter Deilmann en 2004 el buque pasó a manos de Saga Cruises que durante 2005 lo charteó a intereses rusos, donde fue rebautizado como Orange Melody. Tras esta breve experiencia el navío fue remodelado y renombrado de nuevo, esta vez como Spirit of Adventure para la marca homónima dentro de Saga Cruises. Durante esta etapa que duró 6 años la naviera británica ofreció rutas por destinos exóticos y poco frecuentados en el circuito crucerístico convencional, a la búsqueda de un target de cliente muy distinto al habitual en esta compañía, compuesto principalmente por cruceristas mayores de 60 años. En 2012 Saga decidió cancelar su "espíritu aventurero" y el buque fue vendido a sus actuales dueños, los alemanes FTI Group que lo operan bajo la marca FTI Cruises y al que tras una puesta a punto le devolvieron su nombre original.


    Durante su anterior etapa comercial, como Spirit of Adventure, este buque visitó A Coruña en varias ocasiones. La foto se corresponde con una escala realizada en mayo de 2011.
     

     El Berlín es un buque de pequeño tamaño (a la vista está) de 9.570 toneladas de registro bruto con unas dimensiones principales de 139 metros de eslora, 17´5 metros de manga y un calado de 4´8 metros. Nació más pequeño pero a finales de 1986 sus entonces dueños decidieron aumentarlo en casi 20 metros de eslora mediante la adición de una sección central en los astilleros Nobiskrug de Rendsburg (Alemania). El Berlín puede albergar a 412 pasajeros en capacidad máxima en alguno de sus 206 camarotes, 158 de los cuales son exteriores. La tripulación está formada por 180 personas.


    FTI Cruises es uno de esos nombres practicamente desconocidos para el gran público.


    Quizás aquí sea un gran desconocido pero en Alemania el Berlín es toda una estrella... de la tele; durante años se rodó a bordo de este navío la serie "Das Traumschiff" de la cadena ZDF, el equivalente germano de la mítica "Vacaciones en el mar". Se trata de una ficción televisiva de culto en el país centroeuropeo, que se comenzó a emitir en 1981 y que tras varios parones a lo largo de estos años sigue grabándose en la actualidad. Tras dejar la naviera Peter Deilmann, el Berlín dejó de ser el escenario de la serie y su relevo lo tomó el buque Deutschland, de la misma compañía y que desde ese mismo momento fue elevado a la categoría de mito por parte de los germanos. Actualmente "Das Traumschiff" se rueda en el buque Amadea, de la naviera Phoenix Reisen. Precisamente durante la última visita de este barco a A Coruña, el pasado 21 de abril, se aprovechó para rodar algunas escenas de la serie.


    El Berlín es un barco de película... bueno, de serie.


    Volviendo a la jornada del pasado martes a media tarde los dos protagonistas del día en el puerto herculino fueron despidiéndose de la ciudad. El primero en hacerlo fue el Crystal Symphony que a las cinco de la tarde partía rumbo a la dársena de Bilbao. Si no hay novedad la nave de Crystal Cruises volverá a aguas coruñesas el próximo año, más concretamente el 13 de octubre.


    Pego la vuelta y rumbo a Bilbao.
    (Foto: Manuel Candal)


    Apenas una hora después de la marcha del Crystal Symphony hacía lo propio el Berlín que partía también rumbo norte en dirección a su siguiente destino, la ciudad de Santander. Esperamos ver pronto a este televisivo navío de nuevo por nuestra ciudad aunque de momento no hay más visitas confirmadas a medio plazo.


    El Berlín durante su salida de la ciudad el pasado martes con la patrullera de la Guardia Civil Río Jallas en primer término.


    Agradecimientos a mi amigo y habitual colaborador Manuel Candal por la foto prestada de la salida del Crystal Symphony.





    Salvo las que así lo indiquen, las fotos de esta entrada  han sido realizadas por Diego Veiga. Por favor, respetad la autoría de todas ellas.



    jueves, 26 de mayo de 2016

    Ferrol parle français... et allemand.





    ¡Qué importante es saber idiomas!. Ferrol domina desde el pasado jueves la lengua francesa, o al menos tiene unas nociones básicas de ella, que por algo el dominio de algo se alcanza con la práctica. La primera lección eso sí dicen que es la más importante y nuestros vecinos recibieron el pasado día 19 toda una "masterclass" a cargo del buque Horizon, el primer crucero de habla francófona que recibe la ciudad ferrolana en su historia.




     Sobre las ocho de la mañana el Horizon hacía su entrada en el golfo ártabro y de paso en los libros de historia de la urbe departamental. Procedente de Leixoes el buque de bandera maltesa trajo a la ciudad vecina a unos 1.700 turistas, franceses en su totalidad, que estos días disfrutan de una travesía de 9 jornadas de duración con salida desde Marsella y escalas en Gibraltar, Cádiz, Lisboa, Leixoes y por fín aguas gallegas. Tras su parada en Ferrol el Horizon puso punto y final al viaje en el puerto de Calais.


    El Horizon, debutante la semana pasada en Ferrol, hizo su escala inaugural en A Coruña en 2014.


    Construcción nº619 de los astilleros Meyer de la ciudad de Papenburg (Alemania), y puesto en servicio en el año 1990, el Horizon fue el primero de dos buques gemelos (el otro es el Zenith) construídos para la Celebrity Cruises, sus primeros buques nuevos desde su fundación en el año 1989. Tras pasar por varias etapas comerciales en las que lució varios nombres (Island Star, Pacific Dream...) en el año 2010 el navío recuperó su nombre original y pasó a manos de la española Pullmantur, que tras operarlo brevemente bajo su marca lo transfirió a su filial francesa, Croisières de France, para sustituir al Bleu de France (el actual Saga Sapphire) de menor tamaño y capacidad que nuestro protagonista de hoy. El Horizon es un buque de 46.811 toneladas de registro bruto con unas dimensiones de 208 metros de eslora, 29 metros de manga y un calado de 7´3 metros. En sus 10 cubiertas de pasaje el navío de bandera maltesa tiene capacidad para 1.828 pasajeros en doble capacidad y una tripulación formada por 620 personas.


    El aspecto actual del Horizon dista bastante del que lucía en su primera etapa comercial al servicio de la Celebrity Cruises.
    (Fuente: shipspotting.com)


    Al tratarse de la primera escala del buque en la dársena se realizó a bordo la protocolaria recepción institucional con intercambio de regalos en la que los miembros de la Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao entregaron al capitán del navío una metopa como recuerdo de su paso por la ciudad. Desde la autoridad portuaria destacaron la impotancia de abrir un mercado de cruceros tan importante como el francés, que se caracteriza por la alta valoración de la gastronomía y su interés por los destinos con un importante legado patrimonial y cultural, características que reúne la ciudad de Ferrol.


    La importancia de esta visita es enorme ya que supone abrir un nuevo mercado, en esta caso el francés.


    Tras pasara toda la mañana atracado en Curuxeiras a las 4 de la tarde el Horizon se puso de nuevo en movimiento para dirigirse a tierras galas. Su estancia en la ciudad ferrolana no estuvo acompañada por el buen tiempo pero al menos el Horizon tendrá una nueva oportunidad para resarcirse y poder disfrutar de Ferrol en plenitud de condiciones; será el próximo 12 de septiembre si no hay cambios de última hora cuando volvamos a ver por la ría vecina al crucero francés.


    Ferrol parle français...


    Aprender idiomas está bien pero también es importante repasar los que ya se dominan. El alemán es una lengua que el puerto de Ferrol "chapurrea" con soltura desde que la naviera Aida Cruises se estableciese por allí desde el año 2014. La presencia puntual de otras navieras germanas como Phoenix Reisen sirvió para estrechar aún más los lazos de unión entre la ciudad gallega y el país de la Merkel y el pasado domingo una nueva compañía oriunda de esta nación centroeuropea se ha sumado a la nómina de visitantes germanos. Se trata de Plantours & Partner que trajo a aguas ferrolanas a su buque Hamburg.


    ...et allemand.


    A primera hora de la mañana el Hamburg atracaba en la ciudad ferrolana. En esta ocasión los pasajeros llegados a bordo del buque alemán, unos 400, pudieron disfrutar de una climatología más benévola a lo largo de toda su estancia que la vivida durante la escala del Horizon tres días antes. El Hamburg realiza estos días una singladura de 9 jornadas de duración con salida desde el puerto de Lisboa y llegada al de Hamburgo el próximo 28 de mayo. Ferrol es la primera escala de una travesía que tendrá paradas en Guernsey (Islas del Canal), Honfleur (Francia) y Ostende (Bélgica). Al igual que ocurrió con el Horizon, al tratarse de una escala inaugural en puerto durante la mañana se celebró la protocolaria recepción a bordo del Hamburg con intercambio de metopas incluído entre el director del puerto de Ferrol, Alejandro Rey y el capitán de la nave Igor Gaber.


    Vista de proa del buque Hamburg.


    Construído en los astilleros MTW Schiffswerft de la ciudad alemana de Wismar y puesto en servicio en 1997 con el nombre de C. Columbus, el actual Hamburg es propiedad del consorcio bávaro Conti Holding  GmbH que chartea el buque desde su construcción a diversas navieras. Así desde el comienzo de sus operaciones hasta 2012 el navío fue operado con su nombre original (aunque luego se cambió a simplemente Columbus) a la germana HAPAG-Lloyd. Una vez finalizado este chárter tomó el relevo la naviera Plantours & Partner, también alemana, que se hizo con sus servicios para sustituír al más pequeño Vistamar. El Hamburg es un buque de 15.067 toneladas de registro bruto con unas dimensiones principales de 144´1 metros de eslora, 21´5 metros de manga y un calado de 5´1 metros. En sus 6 cubiertas de pasaje el Hamburg puede albergar a 426 pasajeros en capacidad máxima a los que hay que sumarle sus 170 tripulantes. El buque navega bajo pabellón de Bahamas.


    Plantours, nuevo cliente del puerto de Ferrol.


    Tras pasar buena parte del día en la ciudad departamental poco después de las seis de la tarde el Hamburg dio por concluída su estancia en aguas gallegas poniendo rumbo hacia el canal de la Mancha no sin antes recibir la amistosa andanada a cargo de los miembros de la Asociación Batalla de Brión a su paso frente al Castillo de San Felipe a la que al buque germano contestó a bocinazo limpio.


    A su salida de Ferrol el Hamburg puso rumbo a Guernsey.


    Con el Hamburg Ferrol dio por cerrado el mes de mayo en lo crucerístico, un mes que en números ha resultado ser muy positivo con tres escalas (AidaSol, Horizon y Hamburg) que en total sumaron unos 4.500 pasajeros, 6.000 personas en total si les sumamos además sus tripulaciones. Junio también se presenta muy prometedor con otras tres escalas previstas a cargo de los buques Marina (día 9), Star Legend (el 12) y el Wind Surf, que cerrará el día 29.


    Buenos números en mayo para la dársena ferrolana.


    Y el segundo semestre del año será mucho mejor pero eso ya lo iremos viendo. De momento el blog "Cruceros en la ciudad de cristal" se despide de Ferrol hasta dentro de dos semanas. Au revoir!, Auf wiedersehen!.



    domingo, 22 de mayo de 2016

    Programa doble



    (Foto: J. Daniel Díaz)


    Este jueves tuvimos sesión crucerística de programa doble en el puerto herculino con la escala al unísono de los buques Voyager, de la naviera Voyages of Discovery y Silver Whisper, de la naviera Silversea. Dos por el precio de uno.


    (Foto: José R. Montero)


    Como es habitual cuando se dan estas coincidencias empezaré la crónica hablando por el más madrugador si bien en esta ocasión hay que decir que ambos navíos llegaron a la ciudad separados por muy poco margen de tiempo. Aún así el Voyager le ganó por unos minutos la partida a su compañero de atraque y a las seis y media de la mañana  transitaba a la altura de la Torre de Hércules a la búsqueda de práctico. Procedente de Lisboa el pequeño buque de bandera bahameña trajo a la ciudad a unos 500 turistas que disfrutan de una travesía de 13 días de duración con embarque en Gran Canaria y escalas en los puertos de Arrecife, Agadir, Safi, Casablanca y la citada capital lusa antes de tocar aguas gallegas. Tras la visita a A Coruña al buque le restará una parada en la ciudad francesa de St. Malo antes de poner fin a la singladura en Portsmouth, al sur de Inglaterra donde tiene su base de operaciones. Los pasajeros del Voyager no pudieron disfrutar a su llegada a nuestra urbe de unas condiciones climatológicas muy agradables pero afortunadamente con el paso de las horas la situación fue mejorando.


    (Foto: José R. Montero)


    La misma suerte corrieron los pasajeros del Silver Whisper que apenas media hora después del Voyager hacía su entrada en la dársena herculina procedente de Leixoes y tras maniobrar en aguas nteriores quedó atracado en el muelle de trasatlánticos popa con popa con su compañero de amarre. A bordo de esta lujosísima nave de cruceros llegaron unos 400 pasajeros que se encuentran en mitad de una travesía de 15 días de duración con salida desde el puerto de Montecarlo y escalas en Cartagena, Málaga, Portimao, Lisboa y Leixoes. Tras A Coruña le tocará el turno a los puertos de Gijón, Bilbao, Burdeos y St Malo antes de poner rumbo a Southampton, punto y final del viaje.


    El lujosísimo Silver Whisper de nuevo en A Coruña.
    (Foto: J. Daniel Díaz)


    Pese a compartir amarre por unas horas, tener un tamaño parecido y realizar, al menos en este tramo final una ruta bastante similar, Voyager y Silver Whisper son dos buques muy distintos como quedará muy claro a continuación a la vista de unos cuantos datos sobre ambos.


    (Foto: José R. Montero)


    Construído aquí en España, en los ya desaparecidos astilleros Union Naval de Levante y puesto en servicio en el año 1990 como Crown Monarch, el actual Voyager es un navío de 15.271 con 152´5 metros de eslora, 20´6 metros de manga y un calado de 6 metros. En sus 7 cubiertas de pasaje este pequeño navío puede albergar a 556 pasajeros en capacidad máxima atendidos por 215 tripulantes. El Voyager es propiedad del grupo inversor All Leisure Group pero está explotado comercialmente por el operador Voyages of Discovery.


    El Voyager durante su salida de la ciudad el pasado viernes con el castillo de San Antón en primer término.
    (Foto: José R. Montero)


    Construído en los astilleros T. Mariotti de la ciudad italiana de Génova y puesto en servicio en el año 2001, el Silver Whisper fue en su día el cuarto buque en incorporarse a la lujosa naviera monegasca Silversea, uno de los grandes nombres del sector más exclusivode los cruceros. Pese a tratarse de un barco de tamaño pequeño el Whisper fue en su día el navío más grande de la compañía con sus 28.258 toneladas de registro bruto y sus dimensiones de 186 metros de eslora, 24´8 metros de manga y un calado de 6´1 metros. En sus 7 cubiertas de pasaje el barco puede albergar a 396 pasajeros en capacidad máxima con una tripulación formada por 287 personas. Pese a ser un buque de tamaño sensiblemente mayor que el Voyager, el Silver Whisper tiene una menor capacidad de pasaje lo que se traduce en unos ratios de espacio por pasajero brutales, de los más altos de la industria crucerística, lo que habla bien a las claras de su mayor exclusividad.


    El ratio espacio/pasajero del Silver Whisper es de 71´3, una cifra astronómica pocas veces vista en el sector.
     (Foto: J. Daniel Díaz)


    Tras varias horas haciéndose mutua compañía a media tarde los protagonistas de la jornada en el muelle herculino se hicieron de nuevo a la mar. El primero en despedirse fue el Voyager que minutos después de las cinco de la tarde zarpaba rumbo a aguas inglesas aunque más que una despedida se trataba de un hasta luego ya que tras dejar a su pasaje actual en Portsmouth y embarcar al siguiente grupo de turistas la nave pondrá de nuevo rumbo a nuestra ciudad adonde llegará el próximo miércoles. El Silver Whisper por su parte decidió permanecer en su amarre hasta las seis de la tarde hora en la que puso fin a su estancia en la ciudad para dirigirse al puerto de Gijón. Al Whisper tardaremos más tiempo en verlo de nuevo por la ría coruñesa ya que su próxima escala en aguas de Marineda no está prevista hasta el próximo año.


    A su salida el Voyager coincidió con la llegada del buque escuela polaco STS Pogoria.
    (Foto: José R. Montero)


     Mis agradecimientos en esta ocasión a J. Daniel Díaz y a José R. Montero que han sido los encargados de ilustrar la entrada.



    miércoles, 18 de mayo de 2016

    Gran ovación (Parte II)





    El pasado 6 de mayo la ciudad de Vigo volvía a ser primera plana del panorama crucerístico mundial con la escala inaugural del Ovation of the Seas, el penúltimo prodigio flotante al servicio de la naviera Royal Caribbean. Con motivo de tal acontecimiento le dediqué una entrada a este gigante de los mares comentando algunos aspectos generales de la nave así como la crónica de aquella jornada histórica, una más que se apunta la ciudad olívica. Hoy quiero aprovechar para comentar con más detenimiento todo lo que ofrece en su interior este impresionante complejo de ocio autopropulsado.


    El Ovation of the Seas esconde muuuchos secretos en su interior...


    Que no es poco. Antes de empezar este breve repaso hay que aclarar que si bien a bordo del Ovation of the Seas se encuentran algunas de las instalaciones más asombrosas que se puedan encontrar a día de hoy en alta mar, ninguna de ellas es una verdadera primicia. Ello se debe a que como ya comenté en la entrada anterior el Ovation es el tercer integrante de la Quantum Class, lo que lo convierte en esencia en una fotocopia de los anteriores componentes de la serie, el Quantum y el Anthem of the Seas. Con motivo de la escala inaugural de este último el pasado año en A Coruña ya realicé un par de posts hablando de sus increíbles interiores así que por no repetirme demasiado haré una rápida reseña por las novedades más destacadas presentes en la clase Quantum y para comenzar el recorrido nada mejor que hacerlo por todo lo alto...


    Ovation of the Seas en fase de "excitación".


     Y es que si hay una instalación a bordo que marca completamente la estética exterior de este impresionante buque esa es la cápsula NorthStar. Situada en las cubiertas supeiores de la nave, cerca de la zona principal de piscinas, se trata de un mirador-grúa telescópica que se eleva 91 metros sobre el nivel del mar en su posición más extendida ofreciendo unas espectaculares vistas de 360 grados. De indudable inspiración en el famoso London Eye de Londres, la NorthStar tiene capacidad para 14 personas y ofrece trayectos de una duración aproximada de 10 minutos tanto en alta mar como cuando el barco está atracado, interrumpiéndose unicamente su servicio con condiciones climatológicas adversas o en determinados momentos puntuales.



    Arriba: La cápsula NorthStar se encuentra en la cubierta más alta del Ovation of the Seas.
    Abajo: Con el brazo completamente extendido el mirador supera los 90 metros de altura sobre el nivel del mar.
     


    Otra experiencia de altos vuelos que podemos vivir a bordo del Ovation of the Seas la encontramos a popa de la cubierta 16: Es el Ripcord. A los que estar suspendidos a casi 100 metros de altura en un mirador acristalado les parezca una experiencia carente de adrenalina, el buque americano ofrece la posibilidad de sentirse como un pájaro en este simulador de paracaidismo, la primera instalación de este tipo vista en un barco de estas características. El Ripcord es un túnel de viento vertical de 8 metros de altura y 2 metros de diámetro donde unos potentísimos ventiladores generan una corriente de viento que alcanza los 280 km/h y en el que, tras unas lecciones previas a cargo de un monitor y un poco de destreza podremos volar durante un par de minutos. La complejidad técnica de la actividad y sobre todo su peligrosidad no la hacen apta para todo el pasaje por lo que otra opción es ver desde el bar que se encuentra en sus proximidades como lo hacen los monitores de la instalación, que ejecutan demostraciones de manera continuada para que la gente venza al miedo y se atreva a probarla. Eso sí, cualquier parecido de nuestros movimientos en el tubo con los ejecutados por los profesores resultará pura coincidencia. En Vigo tuvimos la oportunidad de verlo desde la distancia y resulta realmente impresionante ver a los profesionales dar piruetas en el aire como si tal cosa. Cuando se montaban los pasajeros el resultado dejaba bastante que desear.



    Arriba: El Ripcord corona la popa del Ovation of the Seas.
    Abajo: Desde la distancia pudimos ver una demostración de lo que se puede hacer dentro de este simulador. Era un monitor, claro.



    La NorthStar y el Ripcord son las principales novedades de la clase Quantum pero no son, ni de lejos, las únicas. En el Ovation of the Seas encontramos otras sorprendentes opciones lúdicas como el SeaPlex, un complejo deportivo de primer nivel situado en la cubierta 15 en el que además de poder realizar los típicos deportes habituales en este tipo de barcos existe un área para la práctica de diversas modalidades circenses como el trapecio y destacando por encima de todo una pista de coches de choque con 30 vehículos, la primera instalación de este tipo en alta mar. Además del SeaPlex otra de las grandes atracciones a bordo del Ovation of the Seas es el Royal Esplanade, la ya habitual calle comercial presente en los navíos de Royal Caribbean desde 1999 con la aparición del Voyager of the Seas. El Royal Esplanade ocupa una altura de dos pisos (cubiertas 4 y 5 ) y en él podemos encontrar tiendas de todo tipo así como bares y restaurantes. También cabe destacar el Two70, a popa de las cubiertas 5 y 6 y que es el salón más grande del barco. Ofrece además de unas impresionantes vistas al mar de 270 grados (de ahí su nombre) espectáculos muy variados desde la mañana hasta la noche. Mención aparte merece la "frikada" del Bionic Bar, una bar cuyos camareros son dos brazos robotizados que preparan un sinfín de combinados diferentes. Puro espectáculo visual sin más contenido. Además de todo ésto a bordo del Ovation no faltan las instalaciones más típicas de Royal Caribbean y que fueron primicia en su día en otros componentes de su flota como el Flowrider o simulador de surf (cubierta 16), el rocódromo de 9 metros de altura, un cine al aire libre en su pantalla de 20 metros cuadrados, el enorme Casino Royale, el completo Vitality Spa e innumerables opciones gastronómicas, salones específicos para los más pequeños de la familia, etc. Si es que en este barco no falta de nada...



    Arriba: El Royal Esplanade es la calle comercial a bordo del Ovation of the Seas.
    Abajo: En el Ovation no podía faltar todo un clásico de Royal Caribbean: el simulador de surf Flowrider.

    (Fuente: Royal Caribbean)


    ...Hasta hay osos. ¿no me creen? pues es cierto aunque tiene truco. En el Ovation, al igual que en el resto de la flota crucerística mundial (salvo la excepción del Queen Mary 2 cuando realiza travesías transatlánticas) están prohibidos los animales a bordo pero nada se dice en el reglamento de los animales "de pega". La Clase Quantum presenta como característica propia la presencia de una gran figura de un animal situado en sus cubiertas superiores; en el iniciador de la saga, el Quantum of the Seas, el protagonista era un gigantesco oso magenta. En su visita a A Coruña del pasado año pudimos ver como de la cubierta superior del Anthem of the Seas emergía la figura de una enorme jirafa que atiende al nombre de "Gigi". En el Ovation of the Seas el protagonista no es uno sino dos osos panda que situados en el costado de estribor de la cubierta 15 parecen jugar el uno con el otro. La obra de arte se llama "Mama and baby" y representa exactamente eso: una mamá oso (de unos 10 metros de tamaño) que juega con su cría (de unos 3 metros) situada en un nivel inferior. En conjunto la obra de arte tiene un peso aproximado de seis toneladas y media y forma parte de una colección de unas 11.00 piezas repartida a lo largo de todo el buque y cuyo coste aproximado alcanza los 4 millones de euros. La colección de arte que se puede ver a bordo del Ovation of the Seas tiene como hilo conductor las palabras de Confucio: "Allá donde vayas, vete con todo tu corazón".


    "Mama and baby" disfrutando del crucero.


    Osos pandas, Confucio... Esta influencia china que se respira a bordo del Ovation of the Seas no es fruto de la casualidad. El Ovation of the Seas ha sido creado con la idea de operar en el emergente mercado chino. Así tras una breve "tourneé" por el viejo continente el buque inició hace unos días su singladura camino del país asiático, una ruta de 53 días que recibe el nombre de "Global Odyssey" y que le llevará desde el puerto de Southampton hasta el de Tianjin, que será su base de cruceros a partir del mes de junio. La inclusión del oso panda como animal identificativo de esta nave es un guiño a la cultura del que será su país de adopción en los próximos meses, donde este animal se considera un símbolo de buena suerte y prosperidad, la que a buen seguro le espera al Ovation of the Seas en aguas asiáticas.


    El Ovation of the Seas tendrá como destino en su primera etapa comercial el mercado asiático.


    No todas las novedades a bordo del Ovation se circunscriben al apartado del entretenimiento. Una de las principales primicias de la clase Quantum y que como no podría ser de otra forma también está presente en nuestro protagonista de hoy la encontramos en sus camarotes interiores que incorporan una original solución tecnológica para hacerlos más atractivos. Se trata de los llamados camarotes con balcón virtual, alojamientos interiores equipados con pantallas de alta definición del suelo al techo en las que se proyecta una imagen del exterior creando así la ilusión de un balcón. Para añadir más verosimilitud estos balcones virtuales llevan un sistema de altavoces donde se oye el sonido del mar. La imagen proyectada es la vista en tiempo real de manera que tanto los pasajeros de los camarotes exteriores como los de los interiores pueden ver lo mismo al mismo tiempo, con la salvedad de que unos lo hacen de manera real y para los otros es un simple efecto visual. En total el Ovation of the Seas ofrece 375 camarotes con esta característica. Además de los ingeniosos camarotes con balcón virtual el Ovation of the Seas incorpora las Loft Suites, alojamientos de lujo de dos niveles situados a popa entre las cubiertas 8 y 11 y que ofrecen además de un envidiable espacio y un completísimo equipamiento, unas inigualables vistas de la estela que va dejando el buque durante su navegación.


    Un resumen de lo que contiene la popa del Ovation of the Seas:
    1.- El Two70 Lounge
    2.- Alojamientos Loft Suites
    3.- Simulador de surf Flowrider
    4.- Rocódromo
    5.- Simulador de paracaidismo Ripcord


    Antes comentaba que tras su fugaz paso por Europa nuestro protagonista de hoy se nos marchará al lejano oriente lo cual nos plantea una cuestión: ¿La marcha del Ovation of the Seas a China nos impedirá volver a ver a este impresionante ingenio mecánico de nuevo por aguas gallegas?. No del todo. El pasado 12 de abril durante la presentación del Ovation of the Seas en el puerto de Southampton miembros de la naviera Royal Caribbean confirmaron que un buque de la Quantum Class sería posicionado en el Reino Unido estableciendo en el puerto de esta ciudad su base de cruceros, si bien no concretaron la fecha exacta en la que se producirá ni tampoco qué navío será el elegido. El plazo previsto variaría considerablemente dependiendo de si el barco elegido es uno de los tres ya existentes (Quantum, Anthem u Ovation) o si por el contrario se trata de los 2 que están previsto construírse en los astilleros Meyer y que verán la luz en 2019 y 2020 respectivamente. Algo más de la mitad de los buques que visitan la ciudad de A Coruña a lo largo de todo el año son buques cuya base de operaciones se sitúa en el puerto de Southampton por lo que la presencia de un buque de la clase Quantum en esta urbe del sur de Inglaterra aumentaría considerablemente las probabilidades de una posible escala en aguas herculinas. Cruzaremos los dedos.


    ¿Un Quantum Class de nuevo por A Coruña?. Es muy posible pero habrá que esperar.


    De momento nos tendremos que contentar (que no es poco) con la presencia de otras "criaturas" de la naviera Royal Caribbean como son el Navigator of the Seas en apenas unos días (28 de mayo) y el Independence of the Seas el próximo 11 de octubre. Pero el plato fuerte de la compañía norteamericana en tierras gallegas tendrá lugar dentro de dos semanas cuando el puerto de Vigo se convierta en la primera dársena española en recibir al grandioso Harmony of the Seas, que desde hace unos días se ha convertido en el mayor barco de pasaje de todos los tiempos. Prometo crónica de esa histórica jornada.


    El Harmony of the Seas ha iniciado su andadura comercial hace unos días. El próximo 1 de junio debutará en Vigo.
    (Fuente: Royal Caribbean)